domingo, 2 de junio de 2013

TOP 5: Películas sobre rock

Cine y música van de la mano desde aquel El cantor de jazz (1927), si no antes: pensaba en aquellos pianistas que amenizaban las proyecciones de cine mudo con sus expresivas melodías proporcionando la banda sonora en directo a lo que se veía en pantalla (algo que Les Luthiers parodiaron genialmente en aquel sketch). Desde entonces la música ha acompañado de una manera u otra al cine. En la mayoría de casos en forma de bandas sonoras, algunas de ellas míticas y que merecerían una o varias entradas para ellas. En otros casos se trata de películas protagonizadas por músicos/bandas célebres. Ocupan un lugar destacado los musicales, algunos de ellos auténticas maravillas que, por qué no, tal vez merezcan una entrada propia más adelante. De unos años a esta parte han tomado forma también los llamados biopics, biografías cinematográficas en las que se narra la vida de músicos famosos, y en los que normalmente se acaba recordando (o criticando, según el caso) la interpretación/imitación del protagonista más que la película en sí. Y por otro lado tenemos los documentales: pueden tratarse de narraciones biográficas, o filmaciones de conciertos o giras o grabaciones de discos, o cualquierotracosaquesenosocurra

Volvemos a echar mano de la sección más socorrida del blog para hablar un poco sobre cine y música: un TOP 5 de películas cuyos argumentos giren alrededor del mundo del rock, pero sin ser musicales (como Hair o Jesucristo Superstar), ni biopics (como En la cuerda floja o The Doors)… ni documentales sobre bandas míticas o conciertos (como No direction home o The Last Waltz), falsos documentales (como Spinal Tap o All you need is cash) ni por supuesto películas protagonizadas por bandas o cantantes (como A hard day’s night o El ídolo de Acapulco). Nos hemos dejado en el tintero algún que otro film que nos ha costado sacar de la lista definitiva: Once es una sencilla pero emotiva película, que no ha entrado por poco. Y me ha costado no meter la película de The Blues Brothers (Granujas a todo ritmo en nuestro país), pero dejando a un lado las acojonantísimas actuaciones musicales de las que hace gala (Ray Charles, James Brown o Aretha Franklin entre otros) la película es una payasada sin mucho sentido. Como siempre en estos casos, no están todas las que son, pero sí son todas las que están. Empecemos.



Alta fidelidad

Probablemente la película de los melómanos de mi generación y, al fin y al cabo, la culpable de esta sección tan recurrente en el blog. Basada en el también muy recomendable libro homónimo de Nick Hornby, en ella se narra la vida de Rob Gordon, dueño de una tienda de vinilos y con una desastrosa vida amorosa a sus espaldas: con el acompañamiento musical de la Velvet Underground, Dylan, Costello o The Kinks entre muchos otros, seguimos las aventuras y desventuras del protagonista con el bello sexo. Además de todo ello tenemos un cameo del mismísimo Springsteen, al tiempo que Jack Black se descubre al gran público como un más que aceptable cantante (aunque su banda, Tenacious D, no dé para mucho). Una comedia muy bien armada, donde el director sabe darle ritmo y su visionado resulta más que interesante. Por poner alguna pega, el papel de Tim Robbins siempre me ha resultado un poco ridículo, y el tema de Royal Trux (The inside game) muy cargante. 


Siempre locos

Esta película británica no es tan conocida como la anterior pero sí que es igualmente interesante: en ella se narra el reencuentro y regreso a los escenarios de una banda de rock de los setenta, llamada Strange Fruit, veinte o treinta años después. Los protagonistas podemos decir que homenajean a míticos rockeros reales, o al menos a servidor así le parece: el batería bien podría ser una mezcla de Keith Moon y John Bonham; el “desaparecido” guitarrista nos recuerda al mismísimo Syd Barrett, y el bajista, aunque sea por su físico, a Roger Waters. Los otros dos miembros de la banda merecen punto y aparte: mi admirado Stephen Rea interpreta al teclista de la banda (y miembro más lúcido de la misma, por lo que se ve en film), y Bill Nighy borda su papel de rockstar egocéntrico y pasadísimo. Señalar que el propio Nighy canta las canciones de la película, compuesta por temas originales; a destacar la sensiblera The flame still burns y la pegadiza All over the world


The Commitments

Este film sí que tuvo bastante repercusión en su época. Tendría yo 14 o 15 años y por aquella época mi dieta musical prácticamente se limitaba a Beatles, cuando el soul llegó a mi vida de la mano de estos borrachines irlandeses. La historia de una banda que surge a partir de un anuncio en un periódico y que lucha contra viento y marea para hacer música negra en un mugriento Dublín (Los irlandeses son los negros de Europa decían). La banda sonora, formada por versiones de clásicos soul como In the midnight hour o Mustang Sally, se aupó hasta casi lo más alto de las listas de medio mundo, y estoy seguro que más de un grupo se formó a resultas de esta película. Como curiosidad, el pelirrojo guitarrista es Glen Hansard (sí, el prota de la ya mencionada Once). 


Radio Encubierta

No abandonamos las islas británicas para detenernos en esta otra comedia ambientada en los sixties, pero no precisamente en el glamuroso swinging London, sino unas cuantas millas náuticas más lejos:en aquellos años la BBC apenas emitía rock, por lo que los jóvenes británicos se apañaban con emisoras piratas que emitían desde barcos, radiando rock, pop y blues las 24 horas del día. Una banda sonora con canciones de Kinks, Who, Cream, Hendrix o Bowie entre muchos otros y una troupe de locutores y groupies de lo más pintoresca completan el cuadro. A destacar las actuaciones de Bill Nighy (sí, de nuevo aparece por aquí) como director de la emisora, Philip Seymour Hoffman como carismático locutor y Kenneth Brannagh como ministro cazabrujas.


Casi famosos

Película semi-autobiográfica de su director Cameron Crowe, quien siendo un adolescente trabajó como reportero para Rolling Stone cubriendo giras de bandas como Led Zeppelin o The Allman Brothers Band. Precisamente la banda retratada en el film, Stillwater, es una especie de mezcla de ambas a tenor de semejanzas entre lo narrado en el guión y la realidad (de hecho el personaje interpretado por Billy Crudup es increíblemente parecido físicamente a Dickey Betts, guitarrista de los Allman). Lo que tenemos es la historia de un joven melómano que, haciéndose pasar por alguien mucho mayor, consigue cubrir la gira de una prometedora banda para una revista musical con todo lo que ello conlleva: así descubre cómo es el mundo de la música desde dentro (groupies y drogas incluidos), el amor, los celos, etc... Muy buena ambientación, grandes interpretaciones y una estupenda banda sonora.

5 comentarios:

Manuel J dijo...

Yo sólo puedo hablar de las películas que conozco:

- Siempre Locos: Me encantó, es una película muy divertida que habla de las viejas glorias del rock en clave de humor. Lo que me hizo soltar la carcajada fue cuando el cantante cae en el hielo y sale de allí pegando una patada con uno de sus taconazos xD

- Casi Famosos: Hace tiempo que la vi, pero me gustó también. Tiene momentazos como el Tiny Dancer en el autobús. Hay que ver lo que ha perdido Kate Hudson desde que hizo esta película. De joven promesa ha ido degenerando en interprete habitual en comedias de medio pelo.

El resto de pelis no las he visto, pero me las apunto después de esta interesante entrada.

revolver dijo...

Igualmente, solo comento las que he visto y creo que "Alta Fidelidad" es una maravilla de película relacionada con la música. La escena en que tiene los LP's apilados por el piso porque va a empezar la gran reorganización me recuerda a mí mismo cuando limpio y ordeno mi estudio. Hay escenas extra en el dvd, que en el libro son geniales, como cuando va a ver una colección de singles de soul a casa de una mujer despechada que se la quiere vender por 1 $...

También "Radio Encubierta" me gusta mucho, esas vivencias de radios piratas en los 60 descubriendo singles geniales...disfruté como un enano...

Manuel, te las recomiendo, son "peliculones". ;)

Mansion On The Hill. dijo...

Casi Famosos me encanta. Tiene algo y la he visionado muchas veces.

Quizas en este top podria haber entrado 24 hours party people. :-)

Mar dijo...

Lo comento por aquí, que se me ha ido la olla! xD

Yo radio encubierta lo flipé cuando empezó, pero a pesar del reparto que tiene (sobre todo por Phillip Seymour Hoffman) se me hizo pesadísima... la banda sonora es para enmarcarla pero al final la película me parecía más bien una excusa para meter las canciones que otra cosa.

Las otras me las apunto!

Bruno dijo...

¿Y no tenéis ninguna que recomendar que no nombre en la entrada? Tan solo Mansion propone "24 hour party people" (solo vi un trozo hace tiempo, no puedo opinar).

Gracias a todos por comentar.