viernes, 19 de septiembre de 2014

Canciones de juventud 1991-1995 (1 de 2)

En una entrada anterior hablé de como la música empezó a convertirse en mi afición principal durante la adolescencia. Encontré varias casetes grabadas por mí a mediados de los noventa y he confeccionado un ranking con las diez canciones que más me impactaron de aquel momento. Por supuesto, he seguido mi criterio actual... quizá mi yo de 1994 no estaría muy de acuerdo con la selección realizada. Me da igual, que le den al pajillero ese. Comenzamos:



Del Amitri - Here And Now
Twisted, 1995

En cierta ocasión se me ocurrió grabar una casete entera con todas las canciones seguidas que fueran emitiendo por la radio. A desgana tuve que meter temas de Barricada, Laura Pausini, Two Unlimited... vaya época nos tocó vivir. Escuché esa casete mucho aquel verano y entre todas las canciones que fui incluyendo, Here And Now de Del Amitri fue uno de los temas que más me llegó después de reiteradas escuchas. He vuelto a escucharla estos días y debo reconocer que tiene cierto aroma de clásico. Años después recordé aquel tema e intenté ahondar en la trayectoria de la banda escuchando su recopilatorio Hatful Of Rain de 1998. Debo reconocer que sus otros éxitos no me dicen tanto como aquella canción incluida en su álbum Twisted de 1995. He estado buscando en wikipedia para saber que ha ocurrido con el grupo y parece mantenerse en un extraño standby desde 2002. Doce años hace ya que no publican nuevo material y tampoco se dignan a pronunciarse para hacer oficial la separación del grupo.

Del Amitri - Here And Now



Spanic - Sister Golden Hair
1993

A mediados de los noventa se puso de moda el eurodance gracias a gente como Whigfield, Capella o Two Unlimited. Era un género que abarcaba gran cantidad de estilos y que se caracterizaba por una percusión electrónica machacona de muy mal gusto. A mí me gustaba, todas mis casetes están infectadas por aquellas canciones que a día de hoy parecen un mal chiste. Quiero pensar que, a pesar de todo, el buen gusto permanecía en mí de forma latente, ya que no recuerdo una canción que me llegara tanto de aquella apestosa tendencia musical como la versión de Sister Golden Hair a cargo de Spanic. Por supuesto, yo no sabía que la versión original de aquel tema había salido en 1975 bajo la firma de America (lo descubrí años más tarde escuchando uno de sus recopilatorios). Spanic como grupo no aparece en la wikipedia, pero si en una página llamada The Eurodance Encyclopaedia (a saber que clase de enfermos llevan semejante página). Acabo de conocer que eran españoles y que su carrera no llegó más allá de 1995. Con Sister Golden Hair pegaron el pelotazo en los Paises Bajos manteniéndose en el número 1 durante seis semanas consecutivas. La verdad es que muy mal tenían que hacerlo para cagarla con semejante obra maestra.
Erasure - Always
I Say, I Say, I Say, 1994

Descubrí esta canción mientras veía los videoclips que el bueno de Fernandisco presentaba en el programa Del 40 al 1. Me dejó muy impactado y no cejé en mi empeño hasta hacerme con Always capturándola para la posteridad en una de mis casetes. Merece la pena ver el vídeo de esta canción por varios motivos: el tema en sí es una maravilla, el vídeo te cuenta una épica historia ambientada en el Japón feudal y, además, el vocalista Andy Bell con el gorrito dorado está para darle con una babucha en la boca. Bromas aparte, me gusta mucho Always, creo que tiene uno de los estribillos más bellos de los que pude escuchar por entonces. Nunca he intentado ahondar en la trayectoria de Erasure porque el new wave electrónico no es uno de mis géneros favoritos. De hecho, me ha sorprendido descubrir que el dúo británcio comenzó su carrera a mediados de los ochenta y a día de hoy aún continúa publicando discos con relativo éxito.

Erasure - Always



Enigma - Return To Innocence
The Cross Of Changes, 1993

Esta canción me la pasó un compañero de instituto que cursaba el ya extinto primero de BUP haciéndome una copia gracias a una minicadena de doble pletina. Me obsesioné con ella de mala manera, la escuchaba en bucle una y otra vez mientras leía El Señor de los Anillos (cosas de la edad). Es por eso que siempre que vuelvo a escucharla me vienen a la memoria escenas del libro de Tolkien. Años después mi pareja actual me pasó un recopilatorio de Enigma gracias al cual pude escuchar otros temas firmados por Michael Cretú aparte del manido Return To Innocence. Ahora puedo decir con conocimiento de causa que no me gusta la música new age ni ninguno de los clones de Enigma que proliferaban por aquella época. Recuerdo a bote pronto aquellas canciones corales de ElBosco (Julian Ruiz en realidad) o aquel infame proyecto con canciones de los nativos americanos bajo el nombre de Sacred Spirit.

Enigma - Return To Innocence



Pizzicato Five - Sweet Soul Revue
1993

Después de hablar del eurodance, el new wave electrónico y el new age... que mejor que embarcarnos en el japanese pop xD Descubrí esta canción como cabecera del programa de radio Déjate Besar dirigido por Jorge Albi. Como dato curioso, recuerdo que en esa misma emisora un imberbe Pablo Motos (el mismo que después dirigiría El Hormiguero) presentaba otro programa llamado Hacia el 2000 (corría el año 1994). Déjate Besar empezaba a las tres de la tarde y Sweet Soul Revue sonaba sin falta mientras sacaba mis cuadernos y libros del instituto después de almorzar. Me encantaba esta canción, aunque el programa de radio en sí no me parecía gran cosa. Con la perspectiva del tiempo, y habiéndome tragado mucho japanese pop como aficionado al anime que soy, tengo que reconocer que Sweet Soul Revue esta muy por encima de la media en el género. Los japoneses no saben hacer pop de calidad por norma general, al menos no como yo lo concibo, y Pizzicato Five fueron un soplo de aire fresco en un panorama tan desolador.

Pizzicato Five - Sweet Soul Revue

martes, 16 de septiembre de 2014

The Beach Boys - The Beach Boys Today!


Brian Wilson me robó el corazón cuando descubrí Pet Sounds. Los que me conocen saben que considero la obra maestra de los Beach Boys como el mejor album de pop de todos los tiempos. Tras aquel descubrimiento atravesé una etapa medio obsesiva con el grupo de California y con Wilson en particular. Hoy día, pasado el subidón de aquellos primeros descubrimientos, sigo manteniendo que Wilson ha sido uno de los grandes genios musicales del siglo XX y que lamentablemente, sus enfermedades mentales y sus altibajos anímicos, nos privaron de mas discos y canciones memorables. Pero menos es nada, y su legado creo que sigue siendo deslumbrante, sobre todo en aquella época de mediados de los sesenta donde su inspiración alcanzó cotas sublimes.

Cuando empecé a descubrir los "otros discos" de los Beach Boys anteriores a Pet Sounds, me sorprendió encontrarme con discos que poco tenían que ver con la cima del 66. Discos en donde no había una estructura clara y donde sobresalían las canciones mas comerciales y brillantes por encima de otras claramente prescindibles. Pero hubo un momento en que esa sensación de desequilibrio, cambió. Y fue cuando escuché el album The Beach Boys Today! (1965). Un disco que me descubrió a un Brian Wilson en pleno proceso de madurez creativa. Es el album, dentro de aquellos años, que supuso un cambio verdaderamente cualitativo y de tendencia en su forma de componer música. Algo así como el equivalente al album Help! para los Beatles. Un puente entre la inocencia de sus albumes primerizos y la complejidad y excelencia de Pet Sounds. Entre medias de ambos discos, los Beach Boys grabarían dos albumes mas Summer Days (And Summer Nights!!) y Beach Boys' Party!, que tampoco deberíamos pasar por alto (ahí están joyas como California Girls, entre otras), aunque a gusto personal, me parecen mas deslavazados que el Today! o Pet Sounds.



Dejando al margen su ridículo título, que no hace justicia al contenido y que era un mal que sufrían muchos discos de la época, The Beach Boys Today! es un album cuyas dos caras se hayan muy diferenciadas entre sí. Mientras la primera contiene canciones fácilmente asimilables a la primera escucha (la algo cansina Help Me Ronda compuesta por Al Jardine, Good To My Baby, la excelente When I Grow Up To Be A Man...), la segunda recoge varios de los momentos mas brillantes en toda la carrera del grupo en general y del mayor de los hermanos Wilson en particular. Por eso, esta entrada esta pensada, sobre todo, para reivindicar ese lado B del album. 

Siempre he visto esa segunda parte del disco como el verdadero inicio de la época dorada de Brian Wilson como compositor y la génesis real del concepto Pet Sounds que materializaría al año siguiente. Esta opinión la he podido corroborar posteriormente en biografías como la que repasaba Manuel hace un tiempo. Aunque el tú a tú en las labores de composición con su primo, el inefable Mike Love, todavía era capaz de brindar grandes momentos, es evidente que las canciones tienen, mas que nunca, todo el aroma y la esencia de Brian. Y es este, quien ya, plenamente consciente de su innato talento, empieza a volar solo (liberado por fin de la autoridad paterna) y con ayuda, porque no decirlo, de las drogas (llevaba unos meses consumiendo LSD sin ningún control), llegando a confesar públicamente y unos cuantos años después que compuso las canciones de este disco completamente colocado. 


Please Let Me Wonder, el tema que abre esa sensacional cara B, es sencillamente arrebatador. Una de mis canciones favoritas de todo el repertorio de los Beach Boys, y que sitúo armónicamente a la altura de lo mejor de su legado (California GirlsGod Only KnowsCaroline No). Es increíble escuchar la voz de Brian, pura, luminosa y nada afectada por los excesos. Podemos decir lo mismo con la siguiente de la colección: la excepcional adaptación del clásico I´m So Young. La tercera canción de esta memorable tanda la representa Kiss Me Baby. De nuevo, otra joya que tiene todo el aroma de la clásica balada sentimental del mejor Brian Wilson, que también lidera la canción en las voz principal. La madura She Knows Me Too Well es quizás la mas compleja de las cinco y la que cuenta con una mayor sofisticación armónica. Nuevamente, es Brian el que sobresale en las voces, cantándola con pleno sentimiento. Y por último, In The Back Of My Mind, esta vez con Dennis Wilson en la voz principal. Una maravilla. 

Son muchos los analistas de la obra de los Beach Boys y de Brian Wilson en particular, quienes señalan a estas cinco canciones como la cima creativa de su autor, situándolas incluso, por encima de lo que vino después (Pet Sounds). Como todo, son meras opiniones, pero lo que yo tengo claro es que una vez que escuchas este disco y sobre todo, esa enigmática segunda cara, es cuando empiezas a constatar el talento inmenso de Brian Wilson para la música. 

sábado, 13 de septiembre de 2014

Yo Mismo en Retrospectiva

Normalmente suelo evitar ponerme abuelo cebolleta cuando escribo una entrada, pero después de más de 500 publicaciones voy a consentirme a mí mismo varias entradas recordando viejos tiempos.

Han pasado justamente 20 años desde que empecé a aficionarme a la música, lo atestiguan varias casetes que he encontrado en casa de mis padres grabadas por mí y fechadas entre 1994 y 1995. Antes de aquellos años, la música era para mí algo meramente circunstancial. Simplemente sonaba como sintonía en las cabeceras de los dibujos animados o durante las películas que emitían por televisión. En casa no solíamos escuchar emisoras de música comercial, mi padre siempre ha tirado más de tertulia radiofónica pura y dura. No teníamos discos de vinilo ni casetes, aunque si una radio de una pletina que recuerdo en casa desde tiempos inmemoriales. Los únicos momentos musicales de mi infancia vienen de programas de televisión como Rockopop o Tocata y supongo que los veíamos porque no había otro remedio, por aquella época tan sólo existían dos emisoras. Recuerdo varias canciones que me llamaron mucho la atención con seis o siete años como No More Lonely Nights de Paul McCartney, Is This Love de Whitesnake o In The Army Now de Status Quo, pero eran casos muy puntuales. Mi interés principal siendo tan niño era inventar historias para mis figuras de playmobil y construirles castillos medievales con cajas de cartón.



Mi adolescencia comenzó precisamente en los años 1994/95, momento en el que grabé esas casetes mencionadas al principio. No sé si fue también por la tormenta hormonal, pero mi afición por la música surgió de la nada acompañada por la voz grave y los primeros pelos del bigote a lo Cantinflas. Al principio me limitaba a escuchar la radio y grabar los temas que más me gustaban. Recuerdo que me hacía mucha gracia poder grabar cualquier canción directamente de la radio, ¿cómo esperaban ganar dinero las discográficas si podías conseguirlas gratis pegando un trozo de fiso a una casete? Por aquella época no me interesaban los álbumes, tan sólo los éxitos que me convencían de todos los que sonaban en la radio. Mis gustos de entonces eran muy variados y estaban totalmente libres de cualquier prejuicio según he podido constatar: Mariah Carey, Take That, Mike Oldfield, Gloria Estefan, grupos de eurodance que nadie recuerda, etc. Al escuchar ahora semejante mezcla de estilos los remordimientos no tienen cabida ante los buenos recuerdos de una época en la que empezaba a dar mis primeros pasos en un terreno tan desconocido como la música.

Creo que me volví tan ecléctico, dicho de forma elegante, por falta de referencias. De hecho estoy seguro de que mi criterio habría derivado en algo totalmente distinto al que tengo ahora si no hubiera hecho un descubrimiento crucial en algún momento de 1996. Aquel fue el año en el que descubrí a los Beatles. Ellos cambiaron el mundo durante los sesenta, pero también me cambiaron a mí en los noventa con efecto retroactivo. En diciembre de 1995 compré The John Lennon Collection y nada volvió a ser igual. En el montón de casetes que he encontrado no hay ninguna fechada en 1996, ya que aquel año me sentí absorbido por todo lo que tuviera relación con los Fab Four. En aquella época era difícil comprar cualquiera de sus CDs al costar una media de 3.400 pesetas. Afortunadamente encontré un programa de radio llamado Beatlemania los sábados a las nueve de la noche para saciar mi curiosidad por su música. Aquella cita semanal era para mí una hora sagrada en la que dejaba de estudiar para los exámenes del instituto y me aislaba del mundo. No creo que merezca la pena seguir hablando más sobre la irrupción de los Beatles en mi vida, el blog entero está repleto de entradas escritas de mi puño y letra sobre ellos.


Mi primera radio. Ya no la conservo, es una fotografía de todocoleccion.net

Al principio de esta entrada dije que iba a dedicar varias entradas a recordar viejos tiempos. Este texto es una especie de prólogo a un ranking que he confeccionado después de escuchar aquellas casetes de mediados de los noventa. Ha sido una ardua tarea seleccionar mis diez canciones favoritas de aquella oscura época pre-beatle. En las dos siguientes entradas hablaremos de ellas, canciones de grupos que nunca habíamos traído al blog hasta ahora.

PD: Con esta entrada queda revelado por fin el misterio de las casetes azuladas que dominan la cabecera del blog. Las casetes fueron primordiales para mí cuando empecé a aficionarme a la música. Sin ellas no estaría escribiendo en el blog y se merecen un puesto privilegiado en Music Is My Savior.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

The Cavedogs - You're Put Away (Folderol)

The Cavedogs son una banda de Boston con tan solo dos álbumes publicados.
Esta canción pertenece a su segundo LP "SOUL MARTINI" de 1992.