martes, 22 de abril de 2014

Top 5: Guilty Pleasures (III)

La verdad es que no me he podido resistir a la tentación, y tras las confesiones de Bruno y Manuel en sendas entradas, he sentido la necesidad imperiosa de abrir mi corazón y señalar aquellas cinco canciones que a uno le gustan cuando lo tienen todo para horrorizarme. Me deja muy tranquilo saber que ya somos varios los que hemos dado el paso (falta revolver) y que no estoy solo. Trago saliva y ahí voy.

Europe - The Final Countdown (1986).


Pues así es el asunto. Me gusta el ninonino de Europe. Uno de los primeros discos que cayeron en mis manos con doce años. Me flipaba el sonido y la voz. Claro que por entonces casi no sabia que era esto del rock and roll. Pero tengo un bonito de recuerdo de aquellas primeras verbenas de barrio a las que acudí con esa edad y de todas aquellas horas pasadas en los autos de choque mientras la susodicha canción sonaba por los altavoces. Que tiempos y que canción. Recuerdo también haberles visto en el televisivo Un,Dos,Tres presentándola y en ese momento, sentir por primera vez algo de grima. Ahora Europe es un grupo bastante respetado en el mundillo heavy, pero yo me despegué de ellos poco después de este pelotazo.

All Saints - Pure Shores (1999).


La banda sonora de la película The Beach es bastante notable. Entre aquella amalgama de sonidos y musicas sobresalía el tema principal de la película. Este adictivo tema cantado por cuatro chicas a cada cual mas hermosa. Confieso que escuché este tema veces y veces por aquella época. Me sigue pareciendo un ejercicio en la producción absolutamente brillante, ademas de tener una melodía y un estribillo del que es muy difícil escapar. Si a eso sumamos los parajes tropicales y paradisíacos que se muestran en la película, pues imaginaos. 

Desireless - Voyague Voyague (1986).


Otro pelotazo del orterismo ochentero ante el que no tuve mas remedio que claudicar. Era joven e inexperto y esta canción sonaba todos los días y en cualquier recopilación de lo mejor (en realidad, lo peor) del año. Aquí reconozco que el tema es horroroso pero pegó muchísimo. De chaval la tenía metida en el subconsciente y era incapaz de no tararearla a diario. Ahora casi no me acuerdo de ella, pero estoy seguro que si la vuelvo a oir volveré a soltar una sonrisa. Y no solo de sonrojo...De todos modos, las hubo peores, para que negarlo.

Tam Tam Go! - Voy Cruzando el Rio (1990).


Confieso que esta canción me sigue gustando. Como aquella otra de La Frontera y una de La Guardia. De las de estos dos grupos no me acuerdo del título. Fuí victima del RockoPop de la época, para que negarlo. Tam Tam Go! me parecían el no va mas del rock español. Otro pecado de juventud. No se que fue de ellos tras aquel famoso single del correo electrónico que me generó tantas nauseas y sudores fríos, pero esta canción del río me molaba y me sigue molando. Producción horrible, una épica mas falsa que un billete de monopoly, pero en general, el tema tiene su aquel gracias a un estribillo resultón. Infalible canción en aquellas juergas de adolescencia.

Los Sencillos - Bonito Es (1992).


Voy a decir una burrada, pero esta canción no es solo que me guste y tararé de vez en cuando sino que me parece realmente un buen tema. Sí, el cantante que luego se hizo famoso en programas de "talento", no le hacía ningún favor a la imagen del grupo, pero esto es un single pop tremebundo. Recuerdo cantarla en clase en una versión propia cambiando el nombre de "bonito" por el mote de una profesora de lengua y literatura de cuyo nombre prefiero no acordarme. En cualquier caso, un tema adictivo y bailongo que siempre me ha hecho tilín.

sábado, 19 de abril de 2014

El dia que Prince igualó a los Beatles.

Durante el verano de 1984, Prince consiguió un hito en la historia de la música con su proyecto Purple Rain. Ese año, logró ser el único artista en solitario capaz de conseguir un número uno en la lista americana de los discos mas vendidos, un numero uno con el single de presentación del disco, la impecable When Doves Cry, y por si esto fuera poco, la película a la que el álbum servía de banda sonora, fue también la película de mayor recaudación durante un breve período de tiempo. Tres números uno en tres "disciplinas" diferentes. Algo que solo los Beatles, en 1970, con el album/canción/película Let It Be habían logrado con anterioridad. Por si fuera poco, y tal y como hicieron los Beatles en su momento, Prince también obtuvo el Oscar a la mejor canción en la ceremonia de premios de la academia de 1985. Suficientes logros para que le dediquemos una nueva entrada al genio de Minneapolis, al que por otra parte, profeso una gran admiración.

El album con la banda sonora de Purple Rain.
El proyecto global de Purple Rain estaba predestinado al éxito. Quizás la realidad posterior superó cualquier expectativa, pero el momento de Prince en 1983/84 era excelente. El album 1999 de 1982 habia sido numero uno en su pais y había colocado al menudo cantante en la primera fila de la nueva generación de talentos, compartiendo portadas y atención con su eterno rival, Michael Jackson. Purple Rain, editado en Junio de 1984, aún permanece como su obra mas imperecedera y con diferencia, el mas exitoso de sus discos. A finales de 1984 las ventas, solo en Estados Unidos, habían alcanzado los mas de diez millones de copias. Y no solo la citada When Doves Cry alcanzó el número uno en listas sino que la también sensacional Let´s Go Crazy repitió en el mismo puesto meses después. Prince, con Purple Rain, alcanzó cotas de popularidad extraordinarias, llegando a desbancar del número uno en ventas al mismísimo Bruce Springsteen y su famoso Born In The U.S.A. Estamos hablando por tanto, del momento de mayor fiebre comercial discográfica de la historia. La época dorada de los discos llamados superventas.

El album Purple Rain no vendió lo que vendió por casualidad. Su contenido resulta imponente y el paso del tiempo le sigue dejando en uno lugar destacadísimo entre los mejores discos de los años ochenta. Dejando al margen los dos temas citados que nadie debería dejar de escuchar, el album contiene dos de mis baladas favoritas de todo su repertorio como la dramática y brillante The Beautiful Ones y la inmortal Purple Rain, con diferencia, la canción mas conocida de Prince. Pero también hay temas mas estándar pero absolutamente deliciosos como Take Me With U o I Would Die For You. El funk marchoso marca de la casa en Baby I´m Star o extraños experimentos como Computer Blue. Sin duda, uno de esos discos que adquieren el cartel de clásicos apenas poco tiempo después de ponerse a la venta.

Estreno de la película Purple Rain en 1984.
Pero lejos de conformarse con un album de semejante dimensión y un éxito de tal impacto, debemos recordar que Purple Rain no es sino la banda sonora de un film del mismo titulo protagonizado por Prince. Hablamos por tanto no solo de un album superventas dentro del espectro del rock o del pop, sino que estamos ante la segunda banda sonora mas vendida de todos los tiempos, solo por detrás de la Saturday Night Fever de 1977. Desde luego, todo lo que rodea a Purple Rain es grande en términos cuantitativos y cualitativos. La excepción es el propio valor artístico del film, que porque no decirlo, es bastante pobre. Hablamos de una película colorista en el que lo mejor son las escenas musicales con Prince en el escenario y la música que ya disponemos en el album. El resto, es mas que olvidable por conocido e intrascendente. Un mero pero inteligente vehículo promocional del genio, que todo sea dicho, tuvo un éxito mayúsculo llegando a ser una de las películas mas taquilleras de aquel año en las salas de Estados Unidos.

Que supuso para Prince todo esto? Visto en perspectiva, le otorgó un lugar de privilegio en la historia del rock y dejar para la posteridad una de sus obras maestras mas incuestionables. Por otro lado, aunque llevó a Prince a un estado de megaestrella que anhelaba desde que editara su primer album en 1978, afortunadamente no le condicionó su posterior obra discográfica ni los siguientes pasos artísticos, siempre arriesgados. De hecho, apenas nueve meses después de ponerse a la venta Purple Rain, Prince publicó su siguiente album, el también excelente Around The World In A Day, que coincidió con Purple Rain en los primeros puestos de las listas, aunque acabó siendo mucho menos vendido y mucho menos popular.

Prince en una escena de la película.
Va a ser muy difícil que algo así se repita en la música. Como titula esta entrada, solo dos pesos pesados como los Beatles y Prince han conseguido este triplete de números uno para un mismo proyecto y en trabajos multidisciplinares. También tengo claro que la música no se debe medir en números uno o en el volumen de ventas (y mas ahora), pero no deja de ser importante que a veces, los éxitos masivos van de la mano de los éxitos creativos. Prince, durante los 80, disfrutó de muchos tipos de éxitos, al mismo que entregaba, por lo menos, media docena de obras maestras. El ser numero uno, debe ser una consecuencia lógica, no un fin que justifique los medios. Un ejemplo de la fama y popularidad que alcanzó Prince con este disco, lo podemos ver en la mítica película de adolescentes The Goonies de 1985, donde uno de los chicos protagonistas (el famoso "bocazas") viste a lo largo de todo el film, una camiseta de Purple Rain. Irresistible.

                                         
Igualmente en youtube disponeis del trailer oficial de la película Purple Rain.


miércoles, 16 de abril de 2014

Mark Oliver Everett - Cosas que los Nietos Deberían Saber


Este libro siempre me produjo mucho interés, aunque no sabía muy bien de que iba. Tengo amigos aficionados a la música de Eels que hablaban maravillas de él, pero me desorientaba una portada tan extraña y hasta hace poco desconocía la música que hacia el tal Mark Oliver Everett. Ahora que ya he escuchado algunos discos de Eels, el amigo Bruno aprovechó para pasármelo mientras almorzábamos en el Puerto de Santa María. Tras terminarlo esta misma tarde tengo que decir que me ha tocado muy hondo y que merece la pena hacerse con él, no sólo para los aficionados a la música de Mr. E, si no también para cualquiera que quiera conocer una conmovedora historia de superación personal ante horribles adversidades.

Cosas que los Nietos Deberían Saber es un libro extraño en el género de la literatura rock, ya que nos ofrece la descarnada biografía de un músico en la que quizá lo menos importante sea precisamente la música. La vida de Mark Oliver Everett es digna de ser plamada al papel y es de agradecer que se haya tomado la molestia de hacerlo cuando, a todas luces, parece una persona reservada y carente del ego necesario como para escribir una biografía con tan solo 42 años. El libro comienza en su edición en castellano con una presentación de Rodrigo Fresán en la que el susodicho te cuenta de pe a pa los hechos más importantes del libro a modo de resumen. Se podría considerar que reventarte lo que vas a leer en un libro desde el mismo prólogo es una maniobra bastante torpe, pero este libro es valioso, no por la historia en sí, si no por la filosofía vital que su autor va destilando en sus páginas acerca de superar los malos momentos en la vida y continuar hacia delante a pesar de todo. Mr. E narra además su peripecia vital de una forma tan ingeniosa que saca casi sin proponérselo la sonrisa al lector en cada página. Cuando llegan los terribles momentos que ya se anticipaban al principio, el lector los vive de una forma más intensa al verlos desde la óptica del propio autor . De hecho, tengo que confesar que en cierto momento del libro se me escaparon algunas lágrimas, porque me vi desbordado ante lo que se estaba contando. Y advierto que yo soy de los que pocas veces llora viendo películas y nunca hasta ahora leyendo libros.


Antes dijimos que el aspecto musical no era lo más importante, pero cualquier fan de Eels podrá disfrutar de una pormenorizada descripción de la génesis de sus discos hasta Blinking Ligths And Other Revelations. Toda su carrera musical hasta 2005 se encuentra reflejada en estas páginas, aunque entretejida y ligada con el transcurrir de la vida del protagonista. Desde los tímidos comienzos musicales al conseguir su primera batería siendo un niño hasta la falta de entendimiento con la discográfica de turno para sacar adelante y publicar cada uno de sus trabajos. Por otro lado, también resulta muy interesante un libro en el que el mismo músico te va desvelando sus pensamientos a la hora de tomar cada decisión profesional: su motivación para cruzar el país e irse a la Costa Oeste con el objetivo de buscar fortuna, lo que supone para él crear música como terapia para enfrentarse a la cruda realidad o el retrato vital previo a la génesis de cada álbum gracias al cual podemos entender porqué cada nuevo trabajo suena como suena. De esa forma, además de acompañar a Mr. E en su intenso drama personal, el lector tiene la oportunidad de involucrarse en la evolución musical de Eels disco a disco.

Al final del libro, el propio autor espera que no sea necesario escribir una segunda parte, ya que eso significaría que no le ha ocurrido nada tan grave como para publicar tan temida secuela. Te quedas con las ganas de estrecharle la mano y desearle lo mejor. En cualquier caso, lo que Mr. E ha sido capaz de plasmar en este libro es algo que pocos escritores saben hacer. Si alguien decide comprarlo después de leer esta reseña, descubrirá una apasionante historia de la que podrá extraer interesantes reflexiones. No en vano, una de las mejores frases del prólogo y que aparece en la portada del libro es la siguiente: "El mejor libro de autoayuda que no intenta ayudar a nadie pero que lo consigue casi sin proponérselo".

domingo, 13 de abril de 2014

Traduciendo a Dylan: Like A Rolling Stone

Retomamos hoy una sección algo abandonada los últimos meses. El principal motivo para dejarla en barbecho durante tanto tiempo ha sido que se nos colara el extenso Top 20 acerca de las canciones inéditas de Dylan. No era cuestión de saturar a nuestros lectores con una sobredosis del genio de Duluth, aunque la verdad es que también me daba algo de miedo abordar un tema tan emblemático como Like a Rolling Stone, canción de la que se han escrito libros enteros (y si alguien no se lo cree, que le pregunte a Greil Marcus). Espero a pesar de todo hacerlo medianamente bien y redactar algo conciso sobre lo más importante que se ha escrito sobre el tema.

Empezamos como siempre por el principio, cuando Dylan recibió la inspiración para componerla. Según cuenta Paul Williams en el primer libro de su trilogía sobre el músico, después de publicar Bringing It All Back Home y promocionar aquel álbum por el Reino Unido, Dylan se encontraba en una encrucijada creativa. Se veía incapaz de componer nuevas canciones e incluso se planteó abandonar su carrera en aquel punto. Al volver a su país, comenzó a escribir un largo poema de varias páginas (diez o veinte, según la fuente) a partir del cual comenzó a cristalizar la canción. Cuando se habla de que Dylan resumió aquel largo texto en las cuatro estrofas de Like a Rolling Stone, se supone que la canción logra captar la esencia musical de aquello que Dylan había escrito. Con aquel ejercicio de síntesis compositiva, Dylan logró reinventarse y salir de aquel atasco creativo que le impedía seguir sacando nuevo material.


Al Kooper y Bob Dylan

Like a Rolling Stone fue tocada por Dylan las primeras veces en un ritmo de 3/4 al piano, pero poco a poco fue evolucionando a su forma final en un ritmo de 4/4. El tema fue registrado en el estudio bajo la producción de Tom Wilson y contó con la participación de músicos tan destacados para darle su forma definitiva como Mike Bloomfield y Al Kooper. De hecho, la osadía de Al Kooper para situarse en el órgano sin que nadie se percatara cuando apenas sabía tocar ese instrumento fue un hecho fortuito que terminó siendo en beneficio para el tema, dando a Like a Rolling Stone esas largas notas de órgano tan características que parecen ir con algo de retraso respecto al resto de instrumentos. Según Howard Sounes, la discusión entre Dylan y el productor Tom Wilson acerca de si el órgano debía o no terminar en la mezcla final provocó una especie de cisma que terminó con la relación profesional que ambos habían mantenido hasta ahora. De hecho, el resto de temas de Highway 61 Revisited sería registrado con otro productor, Bob Johnston, el cual trabajaría con Dylan en sus siguientes álbumes.

Like a Rolling Stone es un punto de inflexión no solo para la carrera de Dylan, sino también para la música en general. Con sus seis minutos de duración desafiaba la longitud normal de un single para la radioformula y con su temática misógina y vengativa también rompía con los ligeros temas que hasta entonces se trataban en la música popular. El tema influyó en músicos contemporáneos como los Beatles y sembró una semilla en aquellos que estaban por venir como, por ejemplo, Bruce Springsteen. La canción dejó una enorme huella en la cultura popular y aún a día de hoy es reivindicada por su autor como una de las mejores canciones que ha escrito nunca. A comienzos del presente siglo, varias publicaciones musicales como Uncut o MOJO colocaban sin discusión Like a Rolling Stone como la mejor canción del último siglo.



Once upon a time you dressed so fine
Hubo un tiempo en que ibas muy trajeada
You threw the bums a dime in your prime, didn’t you?
En la flor de la vida arrojabas moneditas a los mendigos, ¿recuerdas?
People’d call, say, “Beware doll, you’re bound to fall”
La gente ya te avisaba: "Ojo, niña, vas a acabar mal"
You thought they were all kiddin’ you
Tú pensabas que bromeaban
You used to laugh about
Y te reías
Everybody that was hangin’ out
De todo bicho viviente
Now you don’t talk so loud
Ahora ya has bajado el tono
Now you don’t seem so proud
No pareces tan orgullosa
About having to be scrounging for your next meal
De tener que rebuscar tu próxima comida
How does it feel
¿Qué se siente
How does it feel
Qué se siente
To be without a home
Vagando sin hogar
Like a complete unknown
Por todos ignorada
Like a rolling stone?
Como un canto que rueda?
You’ve gone to the finest school all right, Miss Lonely
Si, doña Soledad, fuiste al mejor colegio
But you know you only used to get juiced in it
Pero no nos engañemos, te pasabas el día mamada
And nobody has ever taught you how to live on the street
Y nadie te enseñó a vivir en la calle
And now you find out you’re gonna have to get used to it
Y ahora te toca acostumbrarte a eso
You said you’d never compromise
Dijiste que jamás transigirías
With the mystery tramp, but now you realize
Con el vagabundo misterioso, pero ahora entiendes
He’s not selling any alibis
Que él no vende coartadas
As you stare into the vacuum of his eyes
Mientras contemplas el vacío de sus ojos
And ask him do you want to make a deal?
Y le preguntas si quiere hacer un trato
How does it feel
¿Qué se siente
How does it feel
Qué se siente
To be on your own
A solas en la vida
With no direction home
Sin hogar en tu destino
Like a complete unknown
Por todos ignorada
Like a rolling stone?
Como un canto que rueda?
You never turned around to see the frowns on the jugglers and the clowns
Nunca te volviste a ver el ceño de malabaristas y payasos
When they all come down and did tricks for you
Cuando acudían a hacerte sus números
You never understood that it ain’t no good
Jamás comprendiste que no conviene
You shouldn’t let other people get your kicks for you
Dejar que otros vivan en su piel tus emociones
You used to ride on the chrome horse with your diplomat
Montabas el caballo cromado con ese diplomático
Who carried on his shoulder a Siamese cat
Que llevaba un gato siamés al hombro
Ain’t it hard when you discover that
Debió de ser muy duro descubrir
He really wasn’t where it’s at
Que no era tan estupendo
After he took from you everything he could steal
Cuando te sopló todo lo que tenías
How does it feel
¿Qué se siente
How does it feel
Qué se siente
To be on your own
A solas en la vida
With no direction home
Sin hogar en tu destino
Like a complete unknown
Por todos ignorada
Like a rolling stone?
Como un canto que rueda?
Princess on the steeple and all the pretty people
Princesa en el campanario y toda esa gente guapa
They’re drinkin’, thinkin’ that they got it made
Que bebe convencida de su éxito
Exchanging all kinds of precious gifts and things
E intercambia preciosos obsequios
But you’d better lift your diamond ring, you’d better pawn it babe
Pero más vale que te quites y empeñes el anillo de diamantes
You used to be so amused
Te hacía mucha gracia
At Napoleon in rags and the language that he used
Aquel napoleón andrajoso y cómo se expresaba
Go to him now, he calls you, you can’t refuse
Ve ahora con él, te llama y no puedes rechazarlo
When you got nothing, you got nothing to lose
Cuando no tienes nada, nada tienes que perder
You’re invisible now, you got no secrets to conceal
Ya eres invisible, no tienes secretos que ocultar
How does it feel
¿Qué se siente
How does it feel
Qué se siente
To be on your own
A solas en la vida
With no direction home
Sin hogar en tu destino
Like a complete unknown
Por todos ignorada
Like a rolling stone?
Como un canto que rueda?