viernes, 25 de marzo de 2016

Canciones del momento. Marzo 2016.

Nunca es mal momento para comenzar una nueva sección. ¿De qué va la cosa esta vez? Pues en Canciones del Momento vamos a hablar de los temas que más me han impresionado o más estoy escuchando. El objetivo es hacer una especie de instantánea del momento musical actual. Aquí cabe todo, de hecho las canciones no tienen porqué ser recientes. La cuestión es hablar de ellas para recomendarlas y darlas a conocer. Así de paso puedo hablar de esos discos que a veces me planteo llevar al blog, pero siempre se quedan en el tintero. Comenzamos...

Julia Holter - Feel You (Have You In My Wilderness, 2015)


Estoy algo obsesionado con el disco de esta chica publicado el pasado año. Al parecer sus discos anteriores eran menos accesibles y con pretensiones bien distintas. En cambio, Have You In My Wilderness guarda un buen puñado de temas más poperos como Silhouette, Sea Calls Me Home o Everytime Boots. Feel You es el corte que abre el disco y se ha convertido en el primer tema indispensable para mí este año. Comienzo con clavicordio, violín y melodías maravillosas. Unas estrofas que enganchan desde el primer momento con frases entrecortadas hábilmente junto a unos estribillos evocadores, brillantes y luminosos.

Grimes - Flesh Without Blood (Art Angles, 2015)



Los vídeos de esta chica no eran precisamente un reclamo para mi, aunque ya estoy curado en salud con Die Antwoord. A simple vista podría entrar dentro del cajón de Rihannas, Arianas, Lanas, etc., pero no. Grimes compone todas sus canciones (sólo hay que revisar la autoría de sus temas en allmusic), ejecuta sus canciones sin ayuda de nadie (hay una actuación de ella en KEXP rodeada de aparatejos) y es capaz de aportar a su música ese toque de riesgo que la desmarca totalmente del pop mercantilista diseñado al milímetro. Flesh Without Blood es una canción realmente emocionante, más bien parece un ingenioso Frankenstein de éxitos de los ochenta de un pasado que nunca existió. Otras canciones a destacar de este álbum serían Kill V. Maim y Easily en un estilo más convencional.

David Bowie - 'Tis a Pity She Was a Whore (Blackstar, 2016)




Fue muy triste la perdida de David Bowie a principios de año, de hecho le debemos una entrada homenaje que publicaremos en breve. Reconozco que me ha costado ponerme con Blackstar después de la muerte del músico, no por la perdida en sí... más bien mis circunstancias personales no eran las idóneas para echar más leña al fuego con un trabajo tan triste y lóbrego. Una vez escuchado, y dejando a un lado la evidente calidad musical, me quito el sombrero ante la valentía de componer y crear música en circunstancias tan horribles y adversas. De todos los temas, el que más me ha llamado la atención ha sido este 'Tis a Pity She Was a Whore. Me parece una canción cautivadora que aglutina de una forma magistral varios estilos del pasado del Duque Blanco. En ella soy capaz de escuchar el estilo inconfundible de Black Tie White Noise, el estilo vocal de Let's Dance, el riesgo experimental de la trilogía berlinesa. Todo ello aderezado con una letra sin pelos en la lengua.

Conor Oberst - Zigzagging Toward the Light (Upside Down Mountain, 2014)




Conozco poco de la obra de Conor Oberst. Quizá lo único que le he escuchado hasta ahora ha sido su álbum Cassadaga publicado bajo el nombre de Bright Eyes, y aquellas canciones suyas que entraron en Monsters Of Folk. No hace mucho me atreví con su álbum Upside Down Mountain y, desde la primera escucha, me llamó poderosamente la atención el tema Zigzagging Toward The Light. Creo que es lo mejor que le he escuchado con esos estribillos tan pegadizos que huelen a clásico desde lejos. A partir de este tema me veo en la necesidad de revisar su obra anterior para comprobar si realmente me estoy perdiendo algo importante.

Hinds - Easy (Leave Me Alone, 2016)




Estas chicas han conseguido dividir a prensa nacional e internacional como ningún otro fenómeno musical de nuestro país. La prensa internacional las alaba, mientras los de aquí le quitan hierro a tanto éxito. Dejando a un lado que cualquier opinión es respetable, queda claro una vez más que nadie es profeta en su tierra. Su álbum Leave Me Alone me gusta bastante, tanto que lo he recomendado a varios amigos. Polémica de nuevo, esta vez a menor escala: me dicen que las Hinds no saben tocar, que su música es horrible. Esta claro que nos encontramos ante un extraño fenómeno de percepción. Igual estoy metiendo la pata, pero yo sigo en mis trece recomendándolas todo lo posible. Me recuerdan un poco a Real Estate (y lo digo con la boca pequeña porque alguien se ha llevado las manos a la cabeza con esa comparación). En fin... además de Easy, me encantan otros temas como Warts, Castigadas en el Granero, Solar Gap y I'll Be Your Man.

martes, 22 de marzo de 2016

Elvis Costello & Me (2 de 2): Top 10 Canciones

Y después del preámbulo de días anteriores en el que hablaba de como la música de Elvis Costello había entrado en mi vida, nos metemos de lleno en el fin primordial por el que empecé a escribir la entrada anterior: un ranking con mis diez canciones favoritas del susodicho a día de hoy. Aprovecharé por supuesto para dejar algunas pinceladas sobre lo que pienso de cada álbum en el que esté incluida cada canción. Comenzamos...

10. Couldn't Call It Unexpected No 4
Mighty Like a Rose, 1991

No hace mucho vi un ranking que situaba a Mighty Like a Rose como el peor álbum de Elvis Costello. Me chocó mucho, porque es un disco que me gusta bastante a pesar de que sé reconocer que no es una obra redonda. En cualquier caso, Mighty cuenta en su haber con cuatro o cinco temas que me parecen de lo mejor de Costello además de la canción que nos ocupa: All Grown Up, Georgie And Her Rival, Playboy To a Man, por poner algunos ejemplos. Couldn't Call It Unexpected es una marcha militar con un estilo similar al Rainy Day Women de Dylan donde Costello deja su impronta personal con una majestuosa y sentida interpretación. Me parece una canción solemne y bastante melancólica. ¿Que ocurrió con las tres versiones anteriores del tema? No sé tanto sobre el álbum como para poder hablar de eso.

09. Brilliant Mistake
King Of America, 1986

En una biografía que leí sobre Costello y de la que escribí una reseña hace algún tiempo, se decía que King Of America había sido el reencuentro del músico con el éxito después de publicar el peor disco de su carrera. Tuvo que volver a empezar de nuevo definiendo en este trabajo un estilo más maduro que le acompañaría en su carrera a partir de aquí. Otros temas de este álbum que me parecen a la misma altura que el que nos ocupa son Indoor Fireworks, American Without Tears, Jack Of All Parades y Suit Of Lights. He elegido Brilliant Mistake de entre todos ellos porque, quizá al ser el primer tema del álbum, le he dado más escuchas que a los anteriores. No lo sé. El caso es que me parece una canción tan contundente como deliciosa. Estoy seguro de que los fans de Costello de la época supieron a ciencia cierta que había vuelto en su mejor forma musical con sólo escuchar este tema.

08. Blue Chair
Blood & Chocolate, 1986

Blood & Chocolate salió medio año después de King Of America y continuó como si nada la misma estela de excelentes canciones. Si King Of America era un disco más aperturista en cuanto a géneros musicales, Blood & Chocolate es más pop de la vieja escuela. Hablamos de un álbum que contiene canciones tan capitales para la carrera de Costello como I Hope You're Happy Now, Battered Old Bird, Crime Of Paris y Poor Napoleon. No he mencionado I Want You, porque me parece una canción insoportable y aburrida. Sé que soy de los pocos que piensa así, pero qué le voy a hacer. Blue Chair me parece un tema muy vitalista que retrotrae al oyente casi sin proponerselo a la mejor obra de los Beatles, igual puede tener algo que ver esa parte vocal sacada directamente del Anna (Go To Him).

07. Crime Of Paris
Blood & Chocolate, 1986

Repetimos álbum y no será la única vez que lo hagamos en el presente ranking. Crime Of Paris es uno de las grandes canciones de la segunda mitad de Blood & Chocolate junto con Poor Napoleon. Es un tema pop en la misma línea que Blue Chair con una inteligente estructura del que poco más puedo decir.

06. Baby Plays Around
Spike, 1989

Spike es un álbum con el que aún me estoy peleando, me parece demasiado excesivo. Soy consciente de que tiene canciones geniales, pero como conjunto me parece un batiburrillo poco consistente. Chewing Gum, por ejemplo, ha envejecido fatal, Satellite es una aparatosa obra maestra, los instrumentales a la mitad cortan el ritmo del álbum y las canciones escritas con McCartney andan desperdigadas peleándose por un hueco. Entre estilos tan diferentes se cuela una intimista balada a guitarra que habla de forma magistral del fin de una relación remarcando el fuerte contraste entre los problemas adultos y los banales juegos infantiles. Magistral.

05. Men Called Uncle
Get Happy!!, 1980

La primera vez que escuche Get Happy!! en spotify pensaba que era un álbum doble por la ingente cantidad de canciones. De hecho, aún me sorprende que pudieran haber metido tanto material en un sólo vinilo. Quizá por el hecho de ser tan inabarcable en una primera toma de contacto, me costó hacerme con él y al principio lo consideraba uno de sus discos menos interesantes. A base de escuchas ha terminado por convertirse en uno de mis favoritos. Entre las veinte canciones que componen el álbum, Men Called Uncle es una genialidad. Me parece una canción sublime, sobre todo por esas estrofas tan vitalistas. A partir de este álbum nos damos cuenta de que el Costello de los tres primeros discos se ha transformado en un autor mucho más amable.

04. New Amsterdam
Get Happy!!, 1980

Otra canción de Get Happy!!. New Amsterdam es un medio tiempo encantador con un fuerte aroma inglés. Al menos es lo que a mí me parece, no sé si será por esas notas tocadas al órgano por Steve Nieve.

03. I Still Have That Other Girl
Painted From Memory, 1998

Creo que ya hablé largo y tendido de este álbum en las pasadas semanas. Poco puedo añadir a lo ya dicho entonces. I Still Have That Other Girl es mi tema favorito de Painted From Memory y, por lo que se puede ver en este ranking, mi tercera canción favorita de toda la carrera de Elvis Costello. Es fácil enamorarse de un tema tan exquisito.

02. Beyond Belief
Imperial Bedroom, 1982

Imperial Bedroom aparece en casi todas las quinielas como el mejor álbum de Costello. Incluso algunos fans hablan de este trabajo como  de su Sgt. Pepper particular al ser más elaborado que los discos anteriores y contar con Geoff Emerick como productor. Yo no diría tanto y entre mis preferencias situaría un buen puñado de otros álbumes por delante de éste. Sin embargo, es innegable que Beyond Belief es una de las canciones más magnéticas y originales de toda su carrera. Siempre que la escucho tengo la sensación de que no repite una maldita línea melódica, el tema crece y crece sin descanso conservando en todo momento la coherencia que la hace un todo indisoluble. Beyond Belief me parece uno de los mayores logros de su carrera, aún no me explico cual es la magia que envuelve a una canción así. Es única.

01. Alison
My Aim Is True, 1977

Adoro My Aim Is True, es uno de mis discos favoritos sin lugar a dudas. Me gusta esa contundencia en la ejecución, la influencia clara de géneros clásicos, la inteligente autoría compositiva, la descarada actitud new wave... y entre todos estos aspectos se cuela hacia la mitad del álbum una sentimental obra maestra que habla del encuentro con una chica del pasado. La letra de la canción parece un diálogo abierto con la chica en cuestión, pero después de escucharla infinidad de veces parece más bien la plasmación de los pensamientos del propio Costello al verla. Con una economía lírica sin parangón se nos insinúa que Alison había salido en el pasado con un amigo cercano al propio Costello. Después ella se había casado con alguien que no la había tratado precisamente bien. La chica no para hablar y hablar... y entre medias el autor confiesa sentir algo por ella. En cuanto a la ejecución instrumental no me cansaré de decir que los acordes de guitarra alternándose con la voz de Costello me parecen sublimes.

sábado, 19 de marzo de 2016

Elvis Costello & Me (1 de 2)

Recuerdo lo mucho que me gustaba confeccionar un ranking cuando el blog estaba tan activo años atrás. Algunos de ellos me llevaron largas semanas de preparación, como el de las versiones sobre canciones de los Beatles en MOJO o el de los temas inéditos de Bob Dylan. Hoy vamos a recuperar esa sana costumbre, aunque no emplearemos cinco o seis entradas en ir desgranando cada posición (eso espero).

La verdad es que llevo mucho tiempo queriendo hablar de mi idilio musical con Elvis Costello gracias a la recomendación del amigo Héctor. No me considero un erudito en su obra y por tanto no me veo capacitado para dedicar una entrada a cada disco que considero reseñable de su trayectoria como músico. Es por ello que he decidido publicar un pequeño ranking con las diez canciones que más me gustan de todo lo que le he escuchado. Este tipo de entradas, ágiles y compuestas por pequeñas partes, son ideales cuando quiero hablar de discos sin tener que elaborar largas parrafadas. Ordenar los temas dentro del ranking me ha llevado menos de un cuarto de hora.



Me gustaría comentar antes de entrar en faena como empecé a escuchar al bueno de Elvis y la percepción que tengo de él como músico y creador. Y es que la música de Costello no ha sido precisamente para mí un amor a primera vista como ya me ocurrió en su día con Bob Dylan o los Beatles. Sus discos han ido horadando mi mente a base de escuchas y supongo que mi persistencia en escucharle a pesar de las primeras malas sensaciones partía de la intuición de que al final terminaría por gustarme. No fue fácil, la verdad. Sus tres primeros discos con los que empecé no me gustaron nada de nada de primeras, de hecho me desagradaba su voz y no me cuadraba su forma de componer. Toda su música me parecía cortada por el mismo patrón, demasiado agresiva y sin momentos de auténtico disfrute. Lo veía demasiado cerebral, en definitiva. Me di por vencido después de probar varias veces con My Aim Is True y Armed Forces. En esta primera intentona no fui más allá de sus tres primeros álbumes.

Pasó el tiempo y entonces recordé King Of America, el único disco que le conocía de muchos años atrás y que había escuchado por recomendación de un amigo (quizá por 2002 más o menos). King Of America había sido para aquel chico que me lo recomendó el álbum de su vida. Lo tenía en cassette, vinilo y CD, varios formatos a su vez en varias versiones. Cuando escuché King Of America por primera vez por su insistencia no tendría más de veintipocos años. Recuperarlo por segunda vez pasada la treintena y después del bombardeo de las canciones de su primera obra fue una especie de bálsamo. Me sonaban todas las canciones de años atrás y, por primera vez, era capaz de disfrutar verdaderamente de la música de Costello. Esta experiencia me hizo ver de otra forma los discos que hasta entonces me habían mortificado. Recuperé My Aim Is True y, casi por arte de magia, empecé a percibir la música que contenía de otra forma muy distinta.



Supongo que los prejuicios nos juegan malas pasadas a veces y, si lo que esperamos de un músico no es finalmente lo que nos ofrece, terminamos frustrados. Elvis Costello es pop, pero su música no tiene nada que ver con, por ejemplo, los Beatles. La melodía inmediata no es precisamente su fuerte y escucharlo con la mente más abierta me ayudó a apreciar su original forma de componer. Ahora lo veo como un creador de canciones bastante versátil capaz de nadar en cualquier género musical ajeno al pop. Sus canciones encierran un fuerte componente visceral, quizá por estar cantadas con esa indomable y bronca voz, pero también poseen a su vez ese matiz más académico por los inteligentes y originales textos que rubrica como letrista. Me parece una combinación difícil de ver en un artista pop y, quizá cuando entendí su música desde ese prisma, empecé también a disfrutarla como correspondía.

Como ya he dicho, después de King Of America volví a comenzar con Costello escuchando su primera y genial trilogía de álbumes. Me llevé meses desgranando cada canción de esos primeros trabajos y, a partir de ahí, me decidí a recorrer su discografía completa por orden cronológico. No creo que entonces tuviera la más mínima idea de las agradables sorpresas que me deparaba esta decisión: Get Happy!!, Blood & Chocolate, etc. Esta iba a ser una mera introducción al ranking, pero se ha convertido en una entrada por sí misma. Espero poder hablar de las diez canciones del top en las próximas entradas. Quizá pueda hablar de todas ellas en una sola... quién sabe :)

miércoles, 16 de marzo de 2016

Aries - La Magia Bruta / Mermelada Dorada

En una entrada anterior hablábamos de los dos últimos álbumes de Charades. Ahora vamos a continuar con los dos interesantes trabajos de su líder Isa Fernandez en solitario bajo el nombre de Aries.

Revolución Solar de Charades salió publicado en 2010 y, a partir de ese año, nunca más se volvió a saber del grupo. La separación de Charades sólo tuvo eco en los medios más especializados del mundillo y la noticia se hundió en el olvido casi al instante sin apenas comentarios. Según podemos leer en entrevistas posteriores, el motivo principal de la separación fue el traslado de su líder Isa Fernández a Galicia. No hubo malos rollos y, de hecho, en el Instagram de Isa podemos encontrar fotografías recientes de ella con otros ex-miembros de Charades (a veces me sorprendo a mí mismo cotilleando demasiado).


El caso es que aquellos que teníamos interés en la música de Charades le perdimos la pista al grupo sin apenas darnos cuenta. No había nuevos lanzamientos y la separación había pasado prácticamente desapercibida. En mi caso, no fue hasta el año pasado cuando me enteré y, a medida que iba leyendo noticias relacionadas sobre el tema, me iba surgiendo la inevitable pregunta... ¿quién es Aries? Tuve que indagar hasta descubrir que era el nuevo proyecto de Isa. Pocas escuchas en spotify me convencieron de que la música de Charades había encontrado un digno sucesor en la encarnación de Aries. Y tengo que decir que es una alegría encontrar de repente dos nuevos y flamantes álbumes, casi salidos de la nada, en los que la música conserva el mismo espíritu que ya existía en En Ningún Lugar o Revolución Solar. Mismo espíritu con distintas formas, ya que la música de Aries es mucho más intimista en Magia Bruta o, por ejemplo, mucho más psicodélica en Mermelada Dorada. Estos nuevos enfoques nos ofrecen desde luego nuevas visiones de Isa como autora.

He visto algunas de sus actuaciones en youtube y me parece muy valiente como defiende su música totalmente sola en el escenario, rodeada de cables y teclados por doquier. El sonido que ha logrado conseguir en directo es todo un logro considerando que ha trasladado casi a la perfección el poliédrico material de sus álbumes de estudio. A finales del año pasado me enteré de que Aries preparaba nuevo álbum para abril de este año bajo el nombre de Adieu or Die y que además contará con el apoyo de un sello internacional como K Records, el cual se encargará de promocionarlo en EE UU y Canada. Espero que le vaya genial.

Y sin más dilación pasamos a hablar de los dos álbumes que aparecen en el título de esta entrada.


Aries - Magia Bruta (2012)

Como ya hemos dejado caer en el párrafo de presentación, Magia Bruta es un trabajo más comedido desde el punto de vista instrumental que, por ejemplo, Revolución Solar. Isa toca todos los instrumentos a excepción de algunas colaboraciones por parte de su hermana Virginia, Santi García o Marc Clos en canciones puntuales. Si nos fijamos en las letras, nos daremos cuenta en seguida de que mantienen ese estilo tan abstracto que ya se apuntaba en Revolución Solar y que deja total libertad de interpretación por parte del oyente. Me gustaría destacar también el gran trabajo en segundas voces para cada canción del álbum, todas ellas cantadas por la propia Isa: voz principal, segundas voces superpuestas, otras voces en segundo plano con diferentes texturas... es impresionante. Mi canción favorita de este disco es Ballada a J. Un tema de disculpas con una sobresaliente melodía que nada tiene que ver con el cantante de los Planetas. También merecen una mención especial otros temas como Dilo Mañana, la propia Magia Bruta, que da título al álbum, y Mientras Digo Adiós. Todas ellas canciones excepcionales cuidadas al máximo en las voces y plagadas de grandes momentos.



Aries - Mermelada Dorada (2014)

Este álbum da un paso más respecto al anterior y se vuelve más electrónico. También cambia por primera vez en años el sello distribuidor y B Core Disc, que publicó todos los discos anteriores, cede el testigo a La Castanya. Ciertas páginas webs comienzan a hablar de la música de Isa comparándola con El Guincho o Animal Collective. En la Voz de Galicia colocan Mermelada Dorada como el mejor álbum nacional de 2014 y en Jenesaispop destacan Visiones como una de las mejores canciones del año. La música de Aries se vuelve tan compleja y recargada (en el buen sentido) como el collage realizado por la propia Isa para la portada del álbum. Es obligado destacar el impacto de Visiones como primer single del álbum. Una de las mejores canciones de su autora plagada de emocionantes momentos y con un gran potencial comercial. En Jenesaispop dicen que lo mejor del tema está a los quince segundos de comenzar (en los estribillos), pero para mí el arranque con las estrofas es realmente emocionante. Y eso que Visiones no es mi canción favorita de Mermelada Dorada (casi), ya que Migrañas tiene el dudoso honor de serlo. Me encanta esa canción, me parece impresionante desde el minuto uno hasta esa original coda final. En el Sur es otro de los grandes temas pop del álbum que pudo haber salido como single en lugar de Visiones según confiesa su autora en otra entrevista. Destacar también para finalizar Luz Dorada, Moverme de Aquí y el experimental Transmisión, un tema de once minutos de improvisación instrumental siguiendo las pautas del tarot de estrategias oblicuas de Brian Eno.