domingo, 12 de mayo de 2013

Morrissey en cinco discos.

Odiado por muchos, querido por otros tantos, la carrera en solitario de Steven Patrick Morrissey bien merece ser reseñada en esta sección. En un principio me propuse hacer un repaso a los cinco mejores discos abarcando tanto la obra de los Smiths como la de Morrissey, pero después de mucho pensarlo, creo que la discografía en solitario de Mozz se basta ella sola para soportar esta entrada por sí misma. No hablamos de una discografía de largo recorrido como las anteriores que he reseñado, aunque a lo tonto ha abarcado ya dos décadas entre las que se ha producido algún que otro parón. Teniendo en cuenta que son diez discos de estudio sin contar recopilatorios, directos ni rarezas como Under The Influence, no está mal un balance en el que vamos a destacar casi un 50 % de su obra completa.

Morrissey es un personaje fascinante musicalmente, ya que ha sabido reciclarse y sobrevivir a la cada vez más alargada sombra de los Smiths, cosa que por ejemplo Johnny Marr no ha sabido hacer. En una de las biografías escritas sobre la banda por Johnny Rogan, se decía que Marr era el autor de la música de las canciones de los Smiths, mientras Morrissey ejercía como letrista. ¿Cómo se explica entonces ese continuísmo entre el último álbum de los Smiths y el Viva Hate de Morrissey? ¿Acaso Mozz se ha sabido rodear siempre de extraordinarios compositores para mantener el nivel de su obra? Si aparece como coautor de sus canciones, será que tiene algo que ver en la creación musical, aunque bien es cierto que una voz tan personal es capaz de hacer suya cualquier línea melódica que le pongan para interpretar. No sé hasta que punto es capaz Morrissey de implicarse en sus trabajos, aunque una cosa está clara: hablamos del músico con la carrera más coherente de su generación, que abarca ya la friolera de casi treinta años.


Viva Hate (1988)

Los Smiths se separaron sin que mediara discusión o enfrentamiento entre ninguno de sus miembros, de hecho cuenta Johnny Rogan que fue el abandono de funciones por parte de Johnny Marr lo que precipitó la defunción de los Smiths como grupo. Marr no dijo en ningún momento que abandonaba, pero bastaron seis meses de incomunicación con sus compañeros para que Morrissey se sintiera traicionado y decidiera golpear primero con la publicación de su álbum debut en solitario. Los medios de la época no esperaban nada de Morrissey, ya que la fama de genio musical en los Smiths recaía en Johnny Marr casi por completo. Por ese motivo, Viva Hate pilló desprevenidos a propios y extraños. Morrissey comparte en este álbum la autoría de los temas con Stephen Street y consiguen entre ambos un nivel de excelencia que supera en mi opinón lo conseguido por los Smiths en Strangeways Here We Come. Morrissey golpea con rotundidad con temas como Everyday Is Like Sunday, Suedehead o The Ordinary Boys. Resulta curioso que en Viva Hate no existe canción que pueda calificarse como relleno. Todo corte puntúa en el total, desde la suavidad de Bengali In Platforms hasta la fascinante oscuridad de Late Night, Maudlin Street.



Bona Drag (1990)

No hablamos en este caso de un álbum oficial, sino de una recopilación de singles que abarca el periodo de Mozz entre 1987-1989. Y alguno dirá, ¿un recopilatorio después de tan sólo dos años de carrera? Aunque Viva Hate tuvo un éxito inesperado incluso para el propio músico, Morrissey se propuso cambiar de táctica y conquistar al gran público a base de singles rompedores durante los dos años siguientes a su álbum debut. El nombre Bona Drag se quería utilizar en un principio como hipotético título para su segundo álbum oficial, pero terminó reciclado en este recopilatorio de singles (algo así como su Louder Than Bombs particular). Bona Drag es una compilación minuciosa con caras B incluidas, además de un tesoro para cualquiera que se considere fan de Morrissey. Al estar formado por singles, el cuidado y el esmero en cada una de sus canciones suma para crear un disco excepcional en su conjunto. Bien es cierto que repite canciones como Everyday Is Like Sunday o Suedehead, pero rescata a cambio temas tan imprescindibles como November Spawned A Monster, Hairdresser On Fire, Piccadilly Palare o The Last Of The Famous International Playboys. Lo más curioso de todo es que incluso las caras B incluidas aquí mantienen un increíble nivel.



Your Arsenal (1992)

Tras el pequeño traspiés de Kill Uncle, Your Arsenal recupera al mejor Morrissey sin llegar, eso si, a alcanzar lo niveles de su álbum debut. Producido por el ex-guitarrista de David Bowie en su etapa glam, Mick Ronson, Your Arsenal es un álbum rocoso y contundente en su sonido. Este nuevo trabajo supone además una vuelta a la senda de la calidad que desembocaría dos años después en el que sería para mí su mejor trabajo en solitario hasta la fecha, Vauxhall And I. Los temas más interesantes coinciden con aquellos que acertadamente fueron seleccionados como singles: el irónico y brillante We Hate It When Our Friends Become Succesful, la contundente y sólida Tomorrow (que es para mí la mejor canción del álbum sin lugar a dudas) y el despreocupado pop de You're The One For Me, Fatty. Your Arsenal no sólo vive de sus singles y es necesario destacar también temas como Glamorous Glue, con percusión marcial incluida, otro single potencial como The National Front Disco o el lirismo y la grandilocuencia de I Know It's Gonna Happen Someday. Poco más que decir de un álbum cuya única pretención era afinar comercialmente salvando el prestigio perdido después de un paso en falso como Kill Uncle.



Vauxhall And I (1994)

Vauxhall And I debe guardar un amargo recuerdo para Morrissey, ya que durante la génesis de este álbum se produjeron las perdidas de varias personas muy cercanas a él (como por ejemplo el productor de su último disco y ex-Spider From Mars, Mick Ronson). Vauxhall And I parece por ese motivo un disco mucho más profundo y reflexivo que cualquiera de sus otros trabajos anteriores. Hablamos de un álbum casi redondo, ya que atesora una colección de temas imprescindibles en su discografía. Y digo casi, porque parece flojear en dos cortes de la cara B como Lifeguard Sleeping, Girl Drowning o Used to Be a Sweet Boy. El comienzo en cualquier caso es brutal con ese Now My Heart Is Full, que empieza lento para descubrirse como un intenso y emocionante himno. Este álbum contiene además uno de sus mayores éxitos comerciales, The More You Ignore Me, The Closer I Get, una canción de la que resulta difícil no quedar prendado desde las primeras escuchas. Vauxhall And I guarda además mi canción favorita de toda la discografía de Mozz, una canción que no aparece en ninguno de sus recopilatorios y que es una gran desconocida para todo aquel que no sea rendido fan del músico: Why Don't You Find Out For Yourself. No sé que tiene, pero me parece sublime en todas sus partes. Me extraña que no se explotara como single en su momento, ya que tiene un potencial enorme.



You Are The Quarry (2004)

¿Cual fue el motivo por el que Morrissey no publicó nuevo álbum de estudio desde Maladjusted de 1997? Algunos dicen que no encontraba discográfica y otros que se sentía desubicado después de lo fuerte que había pegado el brit pop a mediados de los noventa. Con el nuevo milenio volvieron a alzarse voces que reivindicaban su legado, por lo que no tuvo más remedio que ponerse manos a la obra para un regreso más que esperado. You Are The Quarry es una vuelta tan a lo grande que algunos piensan en este álbum como lo mejor de Mozz. Yo personalmente me quedo con Vauxhall And I, pero hay que reconocer que You Are The Quarry es un álbum increíble. Aunque en mi opinión va un poco cuesta abajo a partir de Let Me Kiss You, los ocho primeros cortes no dan tregua al oyente en cuanto a calidad y excelencia pop. Podría deshacerme en alabanzas con cada uno de ellos, pero me gustaría destacar tan sólo por encima la arriesgada letra de I Have Forgiven Jesus, temazos tan sólidos como Come Back To Camdem o I'm Not Sorry, el dramatismo en las melodías de The World Is Full Of Crashing Bores o el pop inmaculado del single First Of The Gang To Die.

6 comentarios:

Bruno dijo...

Nunca me he puesto con Morrissey en solitario (con sus discos me refiero, con él personalmente no estoy interesado precisamente xD), tan solo conozco el You are the Quarry que me parece absolutamente genial y otro que no aparece aquí y cuyo título no recuerdo pero que en la portada Moz aparecía tocando un violín, ese no me gustó nada.

Mr. Meeple dijo...

Pues totalmente de acuerdo con todo y en especial con Why don't you find out for yourself. Siempre me ha encantado esa canción. Sencilla, directa y lelga!

Saludos

Mansion On The Hill. dijo...

Fantastico repaso Manuel.

Yo soy de los que le odian. De hecho, seria de mi Top 5 de musicos odiados. Pero solo por su forma de ser y su prepotencia irritante. Musicalmente, pocos peros. Con los Smiths era incontestable y en solitario me quedo con You Are The Quarry, que es un disco mayusculo con una cancion buena detras de otra.

Morrisey, nunca te deja indiferente.

Manuel J dijo...

Bruno: El disco que mencionas al final es Ringleader Of The Tormentors. Efectivamente, es un álbum decepcionante después de You're The Quarry. Te recomiendo catar tan sólo las 7 primeras canciones de Vauxhall & I.

Mr. Meeple: Gracias por comentar. Why Don't You Find Out For Yourself es increíble. Espero que te sigas pasando por aquí.

Mansion: Te recomiendo, al igual que a Bruno, la primera parte del Vauxhall & I. Yo no es que odie a Morrissey, todo lo contrario: me parece el último icono genuino del rock. Ahí queda eso ;)

Miquel dijo...

El disco Viva Hate de Morrisey fue uno de los discos del verano del 88. Que importa lo que diga la gente si para mí fue una perfecta banda sonora para mi paisaje sentimental de entonces. Por cierto, muy intenso. Un saludo, y enhorabuena por el blog.

Manuel J dijo...

Gracias a ti por pasarte y comentar, Miguel. Un saludo!