viernes, 24 de mayo de 2013

Nick Drake - Recopilatorio MIMS

Este recopilatorio sobre Nick Drake que voy a enlazar desde spotify lleva confeccionado la friolera de dos años. Es una antigua entrada que llevo mucho tiempo queriendo escribir, pero me ha frenado mucho la falta de confianza para hablar de uno de los músicos más importantes de la escena folk británica de principios de los setenta.


La imagen que tengo de Nick Drake como oyente cautivado por su música es la de un chico sensible y talentoso cuya timidez enfermiza terminó por destruirle. Es uno de esos compositores con un estilo tan personal que parecen haber creado un género en sí mismos, aunque viendo algún que otro documental parece claro que su principal referencia a la hora de componer música era curiosamente su propia madre, Molly.

En entradas anteriores dije que aquello de la autenticidad en la música es más bien una quimera que otra cosa, pero por el carácter y la personalidad de Drake, me atrevería a decir que hablamos de la excepción que confirma la regla. Un músico tan intimista que parece desnudar su alma en cada canción y que se negaba a ofrecer entrevistas o conciertos para promocionarse, parece lo más cerca que un profesional de la música puede estar del arte en su expresión más pura. Además, es de los pocos músicos cuya pose me parece auténtica en su totalidad. Nick Drake es quizá el más humano de todos ellos, un tipo en cuyos defectos podríamos vernos reflejados todos. Esto le da un plus a su música, ya que nos demuestra como no es necesario ser precisamente un superhombre para llegar a alcanzar tan altas cotas artísticas. Lo humanizada que nos ha llegado la figura de Drake gracias a los testimonios de amigos y familiares no hacen otra cosa que engrandecer aún más su gran legado.

Si a alguien le recomiendan la música de Nick Drake y se va a allmusic para buscar información sobre cuales son sus discos más importantes, se llevará la sorpresa de que sus tres discos de estudio son puntuados con cinco estrellas sobre cinco. Esta selección de canciones que voy a presentar es muy personal, supongo que cualquiera siguiendo su propio criterio habría sacado un listado totalmente distinto. Lo que si he intentado es ser ecuánime rescatando el mismo número de canciones de cualquiera de sus tres trabajos publicados. Y es que resulta difícil para cualquier fan del músico decantarse claramente por uno de sus álbumes en concreto, cuando todos sin excepción están repletos de grandes y excelentes canciones.


Five Leaves Left es el álbum debut de Nick Drake, publicado con la ayuda del productor estadounidense Joe Boyd. Un tipo con gran olfato para el folk inglés, ya que tuvo mucho que ver en otros lanzamientos del género como la Fairport Convention o la Incredible String Band. El primer álbum de Drake fue grabado en los descansos de la grabación del Unhalfbricking de la Fairport y nos muestra en un primer contacto a un músico ya en su madurez como compositor. Se podría decir que Nick Drake nació a la música como mariposa sin haber necesitado de cierto rodaje para encontrar un estilo propio. Con una depurada técnica a la guitarra de la que también hará gala en trabajos posteriores, Drake va desgranando creaciones propias en un álbum insuperable como carta de presentación.

Me gustaría destacar de este álbum la primera canción, Time Has Told Me, un corte que habrá introducido en el intimista mundo de Drake a incontables seguidores por aquello de ser la primera de todas. Uno de los temas que más impactan por su halo de misterio es River Man, con esa partitura de Harry Robinson que enfatiza aún más todo ese extraño halo que lo envuelve. Man In The Shed es mi canción favorita, un encantador tema que podría tener en su letra ciertos toques autorreferenciales. Es una de las canciones que más tardó en llegarme, pero que ahora me parece indispensable. El cuarto en discordia es Saturday Sun, un tema al piano algo más solemne que guarda entre sus melodías la indescriptible sensación de sosiego de un día de descanso.

Bryter Layter fue su segundo trabajo, un álbum único en su corta discografía que fue punto de inflexión entre Five Leaves Left y el posterior Pink Moon. Debido sobre todo a las escasas ventas de su álbum debut, el productor y el propio músico intentaron cambiar el enfoque para hacer este segundo trabajo lo más accesible posible para el gran público. Para ello, añadieron un acompañamiento mucho más elaborado y Drake aportó temas compuestos bajo un prisma algo más optimista. Por desgracia, todos aquellos esfuerzos resultaron en vano al ser un nuevo fracaso comercial y de crítica, ya que varias reseñas indicaron que la extraña fusión entre el pop y el jazz no llegaba a funcionar. Mientras tanto, el estado mental del músico no hacia más que agravarse, dejando de ofrecer conciertos por su enfermiza timidez y sintiéndose desamparado por la marcha a Los Ángeles de su mentor, Joe Boyd.

De Bryter Layter he seleccionado ambos temas llamados Hazey Jane I y Hazey Jane II. El primero que se nos presenta es Hazey Jane II, una vitalista canción acompañada por metales en la que Drake vuelve a mostrar su maestría como compositor usando una paleta de colores mucho más luminosa. Hazey Jane I, por su parte, tiene un magistral acompañamiento de violines que enfatiza aún más si cabe las virtudes de la canción. Entre ambas, At The Chime Of A City Clock, un tema que despliega su grandeza en unos fatalistas y delicados estribillos. Para terminar, mi canción favorita de Bryter Layter y puede que de toda su discografía, Northern Sky. Es necesario escucharla, porque aquí sobran las palabras.

En Pink Moon, su último trabajo antes de morir, Drake rechazó tajantemente la suntuosidad de los arreglos de Bryter Layter. Quería una sobriedad aún mayor que la de su álbum debut y lo consiguió, a falta de Joe Boyd en la producción, con su ingeniero habitual John Wood. Al igual que había hecho Bob Dylan con Another Side Of, Drake acudió durante dos noches al estudio para ejecutar a la guitarra con oficio y precisión las canciones que tenía preparadas para aquel tercer álbum. Ya por entonces la compañía discográfica consideraba a Drake como una causa perdida, ya que era un caso atípico al negarse a promocionar su música en entrevistas o conciertos. Al terminar la grabación de este álbum, se produjo la archiconocida anécdota según la cual Drake dejó en la recepción de Island Records la cinta máster de Pink Moon sin mediar palabra con nadie, siendo hallada la semana siguiente por el personal de los estudios.

En este caso, mi tema favorito es el que da nombre al álbum. Pink Moon es una encantadora canción apoyada al piano con una enigmática e inquietante letra. Place To Be me encanta por ese soberbio acompañamiento de guitarra que adorna la melancólica voz de su autor. Pink Moon no es precisamente un álbum de contrastes debido a su sobriedad y describir otros temas seleccionados como Which Will o Parasite podría resultar algo repetitivo. Se podría decir como conclusión final que la melancolía, la tristeza y el intimismo dominan una obra destinada a ser el canto de cisne de su autor. Se puede palpar el estado de introspección de Nick Drake a través de los surcos de este álbum.

Pink Moon by Nick Drake on Grooveshark

Nick Drake falleció el 25 de noviembre de 1974 y aún hoy no queda claro si fue un accidente al tomar sus medicamentos o un suicidio. Se podría decir que murió sintiéndose un fracasado, cuando su obra se convertiría en referencial para importantes y destacados músicos de décadas posteriores. De hecho, cada vez son más los oyentes inquietos que año tras año van introduciéndose en su música, porque es difícil no sentirse conmovido o identificado por las canciones de alguien tan frágil, pero a la vez tan grande. Espero que esta entrada sirva para reclutar algunos más a nuestras filas.

Escuchar Nick Drake - MIMS

6 comentarios:

SVS dijo...

Five Leaves Left me encanta, tiene ese aura de melancolía densa que me atrapa cada vez que lo escucho, al igual me pasa con el Grace de Jeff Buckley, discos y artistas similares.

Mansion On The Hill. dijo...

Excelente trabajo Bruno. Era una entrada que tenia muchas ganas de leer.

Gran musico y tremendo personaje Nick Drake. Mi favorito es Bryter Layter porque creo que es el mas mezcla de arreglos y estilos puede tener. Aunque toda su obra es monumental a pesar de ser escasa en volumen.

Bruno dijo...

Gracias por tus palabras, Mansión, me siento halagado aunque la entrada es de Manuel xD

En cualquier caso buenísima entrada y muy interesante, aunque echo en falta temas Day is done o Way to blue.

Un abrazo.

Mansion On The Hill. dijo...

Coño, no me he dado cuenta que era de Manuel. Conociendo tu pasion por Drake, ni pensé que pudiera ser de otra persona que no fueras tu, Bruno.

Rectifico entonces: Gran entrada Manuel :-)

HARI dijo...

Un tío especial este Drake.

Lo descubrí por no sé quien de vosotros y siempre me ha parecido genial.

Este fin de semana he estado escuchando en el coche su A Tresaure.

Me sorprende no encontrar entre tus "elegidas" a Way To Blue que, para mí, está entre sus tres mejores cancioens.

Manuel J dijo...

SVS: A mi me pasa con los tres. Yo quizá sea más de Bryter Layter, pero todos me gustan una barbaridad.

Mansion: Mira que le dije a Bruno que escribiera él esta entrada. Al final tuve que lanzarme yo... es normal que se produzcan estas confusiones xDD

Bruno: Es cierto, te pedí opinión sobre el set list del recopilatorio y me recomendaste que metiera esos dos temas. Al final se me olvidó y terminó publicado tal cual.

HARI: Seguro que fue Bruno el que te hizo la recomendación. A mi me encantan sus tres discos oficiales, pero añadidos como A Treasure no terminan de engancharme.

Gracias a todos por comentar ;)