martes, 21 de mayo de 2013

Grandes disgustos con Grandes discos (Parte 3 de 3)

A excepción de que el amigo revolver se animara y elaborase su propia lista, cerramos esta sección en la que públicamente hemos aireado nuestros trapos sucios y hemos repartido leña a algunos de los discos más importantes de la historia. Ya que mis compañeros no se han cortado un pelo y han puesto a caldo a algunos de mis discos favoritos (hablamos del Dark Side of the Moon, London Calling o In the Court of the Crimson King sin ir más lejos), no seré yo el que se prive de zurrar a diestro y siniestro...


The Beach Boys - Pet Sounds (1966)

Empecemos a lo grande: más de uno dirá que no tengo ni puta idea al incluir aquí semejante vaca sagrada, pero es que realmente no sé dónde está el mérito de este disco. Para mí el Pet Sounds se resume a Wouldn’t it be nice y God only knows, dos temazos acojonantemente buenos desde luego, pero es que el resto es muy pero muy del montón. Si en vez de un álbum se hubieran limitado a sacar un single con esos dos temas se trataría del mejor sencillo de la historia, en dura pugna con Strawberry Fields Forever/Penny Lane. Que sí, que en su momento supondría un avance en cuanto a paletas de sonidos y arreglos se refiere, y desde luego ha servido de inspiración y ha espoleado a múltiples bandas desde entonces (al mismísimo McCartney de la época sin ir más lejos), pero ¿realmente las canciones son tan buenas? No sé, quizá yo sea una especie de Dexter Morgan sin alma ni sentimientos, pero en serio que del resto apenas salvaría Sloop John B y eso que tampoco me llama poderosamente la atención. Las instrumentaciones soberbias y unos coros magistrales no salvan, en mi opinión, un disco por otro lado bastante ramplón.


Sex pistols – Never Mind the Bollocks (1977)

Que me aspen, pero de verdad que por más vueltas que le doy a este disco (literalmente) me parece una mierda del tamaño del sombrero de un picador. Huelga decir que no soy pro-punk precisamente, pero es que no le veo ninguna cualidad musical a este mítico álbum. De hecho el punk me parece un movimiento con fuertes repercusiones culturales, sociológicas, estéticas y reivindicativas… pero lo que son musicales, más bien pocas. Quizá la única sea haber conseguido convertir en músicos a personas sin ninguna aptitud para ello: lo que importaba era la actitud (con “c”, no con “p”), la pose y el aspecto. Véase el caso del mismísimo Sid Vicious, figura de culto y primer mártir de la causa, quien fue reclutado para la banda aunque no tenía ni idea de cómo tocar el bajo (de hecho en el disco es el guitarrista Steve Jones quien lo hace). Aunque reconozco que God save the Queen y sobre todo Anarchy in the UK siempre me han gustado, en este disco veo más marketing que cualquier otra cosa. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, recomiendo a todos los interesados el documental The filth and the fury (de Julien Temple) sobre los Pistols.
 


Tom Waits – Swordfishtrombones (1983)

Servidor no es precisamente seguidor del de Pomona y, que conste que pese a haberlo intentado en más de una ocasión, en mi humilde y cuasi analfabeta opinión este álbum me parece de los discos más sobrevalorados de la historia. Y eso que sus primeros trabajos me parecen bastante interesantes, pero este sin embargo es como una bofetada en toda la boca. El amigo Mansion opina, en su entrada sobre Waits, que se trata de una “obra maestra a escuchar en soledad y de forma persistente”, reconociendo que de entrada es un trabajo chocante. Pues bien, yo no he podido pasar de esa primera impresión. Lo he intentado en varias ocasiones, y realmente no puedo hacerme ni al sonido ni, sobre todo, a su caricaturesca voz de estreñido. Hay un par de temas que reconozco que me gustan bastante, y son precisamente los más convencionales: Soldier’s things y Johnsburg, Illinois, que  me parecen dos canciones preciosas. Down, down, down y Gin soaked boy me parecen igualmente que no están nada mal, pero en conjunto el disco me resulta muy cargante y excesivamente pretencioso.




Teenage fanclub – Bandwagonesque (1991)

Aunque el pop-rock de los sixties es mi debilidad no me vale cualquier cosa que tenga aire sesentero; de hecho los revivals me suelen tocar bastante las narices (como me pasa por ejemplo con Tarantino: con la excusa de homenajear géneros como el cine de artes marciales, la serie B o los spaghetti westerns lleva años ofreciendo auténtica mierda enlatada, donde su único mérito suele consistir en títulos de crédito retro y bandas sonoras bizarras). Este disco es uno de estos casos, como mucho power pop de la época, donde casi todo me suena igual: armonías bastante beatleras (o en el mejor de los casos beachboyeras) que no aportan nada, guitarras súper distorsionadas dominándolo todo y, siempre siempre, un imprescindible ritmo de 4/4 (bombo, caja, bombo bombo, caja). Y es que no hay nada más allá de esta manida capa de barniz, y me resulta todo tan pero tan aburrido... En serio, oigo hablar en ocasiones de este disco (como de tantos otros del mismo estilo), pero por más que lo intento es que no logro quedarme con una sola canción que me llame la atención, ni con una simple melodía o riff meritorio. Literalmente: lo he vuelto a escuchar unas pocas horas antes de escribir estas líneas y no recuerdo ni un solo título ni una sencilla melodía. En fin, que sí, que la impresión general es agradable y tal, pero me resulta totalmente insípido y olvidable. 

13 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Esta ha dolido Bruno..jejeje. Pet Sounds, como ya hemos comentado verbalmente en alguna ocasion, es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos. De esos que me llevaría a una isla desierta. Lo adoro, de arriba a abajo y es muy especial para mi. Sigo pensando que es quizas, el mejor disco de pop puro de la historia.

Respecto a Swordfishtrombones, reconozco que es un disco que puede repeler en unas primeras escuchas, pero para mi es arrebatador. Tom Waits me desarma y este disco es una de sus cumbres. Inaugura un periodo tan sugerente o mas que sus primeros años.

Prefiero otros discos de los Teenege al que señalas, que tampoco esta mal.

Y respecto a los Pistols. Yo siempre me los he tomado a broma. No eran otra cosa que un invento. Pero dieron mucho de sí.

Beatlesque Pop dijo...

Lo que hace grande a Pet Sounds es la perfecta combinación de letra y música. Creo que es el primer album conceptual de la historia que ilustra musicalmente todas las fases del enamoramiento en un joven adolescente de los años 60 (y que sigue siendo vigente para los jovenes y no tan jovenes de hoy en dia).

El album empieza con los temas alegres y exhuberantes que describen el primer amor (Wouldn´t be nice?), el momento en el que te das cuenta de lo importante que es esa otra persona para ti (God Only knows), el posterior descubrimiento de que el amor una vez agotada la pasión es efimero (Here today) y el desencanto final tras la ruptura cuando vuelves a ver a la que una vez fue la chica de tus sueños (Caroline No).

Por cierto este tema que cierra el disco es absolutamente conmovedor por eso no entiendo cuando dices que Pet Sounds solo tiene dos temas buenos Bruno.

Para mi Pet Sounds es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos y cada vez que lo escucho encuentro nuevos matices que lo hacen crecer en grandeza y es que Brian Wilson era un genio y esta fue su obra maestra. :-)

bernardo de andres herrero dijo...

Pet Sounds innovador, complicado, y excelente. Caroline no, you still belive me i know there´s an answer por citra temas. La importancia se ve claramente en cuantos discos pretenden ser Pet Sounds (innumerables ) y ninguno se acerca ni de lejos. Los otros si estoy de acuerdo buenos discos si pero no obras maestras

revolver dijo...

Bruno, yo estoy contigo en un 75%.
3 de los 4 que indicas no me parecen tan espectaculares como nos han vendido durante años.
El 4º me gusta bastante, aunque no lo he considerado nunca una "masterpiece".

HARI dijo...

Si la cosa va de gustos... ¿quién soy yo para decirte nada en contra?

¡¡ QUE LE CUELGUEN, HOMBRE !!

Bruno dijo...

Mansion, Beatlesque, bernardo: sabía que la polémica iba a estar con Pet Sounds. A ver, que no es que me parezca malo, es que no me parece para tanto. Seguramente se deba a las ideas preconcebidas con las que se aproxima uno (en este caso yo) a este disco: con la etiqueta de "mejor disco de la historia" me esperaba algo acojonante, y la verdad es que mi ilusión se desinfló como un globo... Tampoco es que yo sea muy pop, cosa que no ayuda.

revolver: ¿qué eso de meter la puntita nada más? xD Aquí mójate: di en qué estás de acuerdo y en qué no.

Hari: nuestros gustos musicales no coinciden, no pasa nada, sabemos que con respecto a las féminas estamos siempre de acuerdo xD

Joserra Rodrigo dijo...

Voy a ser uno a los que has dado patente de corso para decir que no tienes ni ni puta idea pero en plan bien y sin enfado, eh?

No cabe duda que todos estos discos son sobresalientes y algunos putas obras maestras: dos en concreto Pet Sounds y Swordfisftrombones.
No les sobra ni una mihaja, son un todo, no canciones sueltas.

Y el Never Mind un grandioso disco de rockandroll que tiene lo que hay que tener, actitud y buenas canciones.Y los Fanclub , nunca han hecho un disco sobrevalorado, todos son excelentes y éste, su segundo, tb lo es.

De Dark side of the moon que no es favorito para mi ( no aguanto Money, lo siento) jamás me atreveria a llamarlo ramplón ni sobrevalorado porque no lo es, algo que ha aguantado de manera semejante el paso del tiempo nunca lo será. Si Pet Sounds es ramplón, ójala todo lo ramplón fuera Pet Sounds.Musica pop sinfónica, nunca mejor dicho pero no indicada para los que son poco de algo sino para los que son mucho de todo, la MÚSICA.

De todas maneras esta estrada es de chapeau porque está estupendamente escrita y trata de meter el dedo en en el ojo como el punk de los Sex Pistols pero con estos discazos no hay provocación que valga, se defienden sólos. Por cierto Sworfishtrombones tenian que enseñarlo en las escuelas pero me temo que con el plan Wert nada de nada.Es el disco más arriesgado y valiente + equilibrado del segundo Waits, tremendamente emocional y suburbial, ese en que creo algo nuevo bajo el sol. Un abrazo Bruno!

Víctor Hugo dijo...

En esta vida hay que ser valiente. Y lo eres :)

Los Beach Boys son una de tantas debilidades musicales mías, pero si todos opináramos lo mismo es que esto sería taaaaaaan aburrido ¿No crees?

¡Saludos!

Manuel J dijo...

Bruno, me siento muy identificado con lo que has escrito sobre Pet Sounds. Yo lo descubrí gracias a un documental sobre historia del rock en el que le dedicaban al menos 10 minutos. En él entrevistaban a Brian Wilson y después él, junto a Al Jardine y Carl Wilson, interpretaban God Only Knows al piano. Fue una canción que me impactó tanto que corrí al Pryca más cercano a comprarlo (de hecho, grabé la parte del piano en un VHS y no me cansaba de rebobinarla para escuchar ese trozo de canción). El hype era muy alto, porque Brian Wilson decía que Pet Sounds era el álbum favorito de Paul McCartney. Sin embargo, no me parece un disco redondo para nada. A mí me gustan las canciones que nombras y I Just Wasn't Made For These Time (del resto, siento cierta debilidad por Here Today o Waiting For The Day, pero no son temas que mantengan el nivel). Lo he intentado varias veces, pero no lo aprecio como muchos de los que habéis comentado. Quizá me falte sensibilidad para saborearlo como merece, puede que no esté hecha la miel para la boca del asno.

De los Sex Pistols y Tom Waits, poco puedo decir. No me veo capaz de ofrecer una opinión propia, porque no los he escuchado lo suficiente.

En cuanto al de Teenage Fanclub, también coincido. Es el álbum que todo el mundo nombra, pero yo los aprecio a partir de Songs From Northern Britain. Badwagonesque fue un álbum que les marcó la senda a seguir, pero que para mí deja mucho que desear. Es un trabajo que me satura por su sonido tan espeso, aunque tiene un par de temas bastante buenos.

Bruno dijo...

Joserra: por no repetirme, me remito a lo dicho más arriba. Son discos con los que no conecto, y puede que en parte debido a las expectativas con las que me aproximé a ellos. Gracias por pasarte. Un abrazo!

Victor Hugo: no sé si valiente o inconsciente, pero gracias por tus palabras. Gracias también a ti.

Manuel: Coincidimos, pizca más o pizca menos, en nuestras opiniones. Aunque pensé que el de los Teenage Fanclub sí te gustaba. Un abrazo.

Luis de Vigo dijo...

El Pet Sounds es una obra maestra, al mismo nivel de cualquiera de los grandes de los Beatles, lease, Sgt Pepper's Lonely Hearts Club Band, Rubber Soul, Revolver o Abbey Road y esos cuatro discos están por encima de todo. Me hizo un touché cuando lo descubrí y forma parte de mi vida.

Bruno dijo...

Luis: en mi humilde e iletrada opinión, Sgt Peppers, Abbey Road y Revolver están un escalón o dos por encima de Rubber Soul y, desde luego, de Pet Sounds. En fin, que viendo tantas y tan válidas opiniones opuestas a la mía no dudo que soy yo el equivocado, pero no puedo cambiar mi opinión ;) un abrazo

Luis de Vigo dijo...

Nada Bruno es cuestión de gustos, en lo del Sgt Peppers, Abbey Road y Revolver, estamos de acuerdo, no estamos tan lejos.