martes, 16 de septiembre de 2014

The Beach Boys - The Beach Boys Today!


Brian Wilson me robó el corazón cuando descubrí Pet Sounds. Los que me conocen saben que considero la obra maestra de los Beach Boys como el mejor album de pop de todos los tiempos. Tras aquel descubrimiento atravesé una etapa medio obsesiva con el grupo de California y con Wilson en particular. Hoy día, pasado el subidón de aquellos primeros descubrimientos, sigo manteniendo que Wilson ha sido uno de los grandes genios musicales del siglo XX y que lamentablemente, sus enfermedades mentales y sus altibajos anímicos, nos privaron de mas discos y canciones memorables. Pero menos es nada, y su legado creo que sigue siendo deslumbrante, sobre todo en aquella época de mediados de los sesenta donde su inspiración alcanzó cotas sublimes.

Cuando empecé a descubrir los "otros discos" de los Beach Boys anteriores a Pet Sounds, me sorprendió encontrarme con discos que poco tenían que ver con la cima del 66. Discos en donde no había una estructura clara y donde sobresalían las canciones mas comerciales y brillantes por encima de otras claramente prescindibles. Pero hubo un momento en que esa sensación de desequilibrio, cambió. Y fue cuando escuché el album The Beach Boys Today! (1965). Un disco que me descubrió a un Brian Wilson en pleno proceso de madurez creativa. Es el album, dentro de aquellos años, que supuso un cambio verdaderamente cualitativo y de tendencia en su forma de componer música. Algo así como el equivalente al album Help! para los Beatles. Un puente entre la inocencia de sus albumes primerizos y la complejidad y excelencia de Pet Sounds. Entre medias de ambos discos, los Beach Boys grabarían dos albumes mas Summer Days (And Summer Nights!!) y Beach Boys' Party!, que tampoco deberíamos pasar por alto (ahí están joyas como California Girls, entre otras), aunque a gusto personal, me parecen mas deslavazados que el Today! o Pet Sounds.



Dejando al margen su ridículo título, que no hace justicia al contenido y que era un mal que sufrían muchos discos de la época, The Beach Boys Today! es un album cuyas dos caras se hayan muy diferenciadas entre sí. Mientras la primera contiene canciones fácilmente asimilables a la primera escucha (la algo cansina Help Me Ronda compuesta por Al Jardine, Good To My Baby, la excelente When I Grow Up To Be A Man...), la segunda recoge varios de los momentos mas brillantes en toda la carrera del grupo en general y del mayor de los hermanos Wilson en particular. Por eso, esta entrada esta pensada, sobre todo, para reivindicar ese lado B del album. 

Siempre he visto esa segunda parte del disco como el verdadero inicio de la época dorada de Brian Wilson como compositor y la génesis real del concepto Pet Sounds que materializaría al año siguiente. Esta opinión la he podido corroborar posteriormente en biografías como la que repasaba Manuel hace un tiempo. Aunque el tú a tú en las labores de composición con su primo, el inefable Mike Love, todavía era capaz de brindar grandes momentos, es evidente que las canciones tienen, mas que nunca, todo el aroma y la esencia de Brian. Y es este, quien ya, plenamente consciente de su innato talento, empieza a volar solo (liberado por fin de la autoridad paterna) y con ayuda, porque no decirlo, de las drogas (llevaba unos meses consumiendo LSD sin ningún control), llegando a confesar públicamente y unos cuantos años después que compuso las canciones de este disco completamente colocado. 


Please Let Me Wonder, el tema que abre esa sensacional cara B, es sencillamente arrebatador. Una de mis canciones favoritas de todo el repertorio de los Beach Boys, y que sitúo armónicamente a la altura de lo mejor de su legado (California GirlsGod Only KnowsCaroline No). Es increíble escuchar la voz de Brian, pura, luminosa y nada afectada por los excesos. Podemos decir lo mismo con la siguiente de la colección: la excepcional adaptación del clásico I´m So Young. La tercera canción de esta memorable tanda la representa Kiss Me Baby. De nuevo, otra joya que tiene todo el aroma de la clásica balada sentimental del mejor Brian Wilson, que también lidera la canción en las voz principal. La madura She Knows Me Too Well es quizás la mas compleja de las cinco y la que cuenta con una mayor sofisticación armónica. Nuevamente, es Brian el que sobresale en las voces, cantándola con pleno sentimiento. Y por último, In The Back Of My Mind, esta vez con Dennis Wilson en la voz principal. Una maravilla. 

Son muchos los analistas de la obra de los Beach Boys y de Brian Wilson en particular, quienes señalan a estas cinco canciones como la cima creativa de su autor, situándolas incluso, por encima de lo que vino después (Pet Sounds). Como todo, son meras opiniones, pero lo que yo tengo claro es que una vez que escuchas este disco y sobre todo, esa enigmática segunda cara, es cuando empiezas a constatar el talento inmenso de Brian Wilson para la música. 

7 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Precisamente lo estaba escuchando. Me encanta el surf, esas melodías, la maestría a las seis cuerdas, el bajo crepitando entre esa marisma sonora fina y delicada y, cómo no: Help Me Ronda y Dance, Dance, Dance.

¡Una maravilla! ¡Genial entrada!

lasaga dijo...

Varias erratas.
Al Jardine no compuso "Help Me Ronda" pero sí fue cantante solista en ella y su versión single que aparecia en "Summer Days (and Summer Nights!!)" donde añaden una H a Ronda.
En "In The Back Of My MIND" (y no HAND como apuntas) al único chico de la playa que se oye es a Dennis.
¡Saludos y Surf's Up!

Mansion On The Hill. dijo...

Alex: Me pasa como a ti. Soy muy fan de los Beach Boys, aunque es su etapa de mediados de los 60 la que realmente me fascina. Gracias por comentar.

Iasaga: Gracias por pasarte. Y muchas gracias por las correcciones. Es lo que tiene a veces escribir de memoria sin contrastar alguna informacion. Corregido.

Surf´s Up!

Luis de vigo dijo...

Completamente de acuerdo, la cara B de ese disco es completamente distinta de la A y de lo que habían sacado antes o incluso despues hasta Pet Sounds. Es una maravilla la producción es superadelantada para ese momento y dentro de lo que se hacía entonces causa asombro. El Pet Sound son palabras mayores, pero esa cara b es una de las grandes joyas de la historia del pop, seguramente desconocida para muchos, yo cuando la escuché por primera vez nunca había oido hablar de ella, el disco pasaba como uno de tantos de los anteriores al Pet Sounds.

Mansion On The Hill. dijo...

Luis: Gracias por comentar.

Es clave lo que comentas de la producción. Se suele alabar al Brian Wilson compositor pero pocas veces se le valora como el extraordinario productor que fué. Fue un adelantado a su tiempo.

Manuel J dijo...

Es uno de mis álbumes pendientes. La primera y última vez que me lo puse entero, fue en el coche... y un patrullero de la policía me chocó saliendo de un aparcamiento. Me destrozaron la puerta del acompañante, menos mal que su seguro me lo cubrió todo. Lo intentaré en breve en el mp3, creo que nunca más me lo pondré al volante xD

wholeeofer dijo...

A mi se me volvió una (dulce) obsesión a partir de 2015. Hace mucho que tengo Pet sounds y coincido que está entre los dos mejores discos de la historia. Entonces ¿por qué no seguí explorando entre las otras maravillas que produjo Brian? No sé, supongo que será porque todo tiene su tiempo. Hasta llegué a escuchar el disco de su primera esposa con su excuñada y se disfruta, no solo porque hay varias canciones de él si no porque suya es la producción. Eso solo le da un toque de calidad garantizada. En fin, descubrí tu blog hoy y me parece apasionante.