viernes, 10 de enero de 2014

The Jayhawks - Rainy Day Music


Muchas veces uno disfruta más con las cosas pequeñas que con las excesivas, esos pequeños placeres que se abren paso poco a poco sin levantar la voz. Bastante alejado temporal y musicalmente de sus mejores trabajos, entendiendo como tales los geniales Hollywood Town Hall y Tomorrow the green grass, este disco del grupo de Minneapolis es un trabajo nada pretencioso y bastante sencillo, con el que la banda viró a sus primerísimos orígenes con un resultado más que notable. 

Tras la marcha de Olson, en parte frustrado por la falta de éxito de la banda, Gary Louris (también conocido como El Niño de El Puerto en la intimidad) tomó el mando de The Jayhawks con resultados desiguales: Sound of Lies resultó ser un ambicioso trabajo, pero sobre todo en el caso de Smile desconcertaron un tanto a sus seguidores. Con este Rainy Day Music parecen retomar el rumbo a base de lo que mejor saben hacer: dulces canciones, de maravillosas melodías y sobrios arreglos, conformando con ellas un disco modesto y sencillo. 

Para suplir los abandonos ficharon al guitarrista Stephen McCarthy y se metieron en el estudio con un puñado de buenos temas que grabar. Para ello contaron con el productor y multiinstrumentista Ethan Jones (quien ha trabajado con gente como CSN, U2, Brendan Benson, Ryan Adams o más recientemente con Paul McCartney), y colaboraciones especiales de artistas de la talla de Matthew Sweet y Jakob Dylan. Casi nada. 


Precisamente un tema escrito entre Louris y Sweet abre el disco, el precioso Stumbling through the dark con su intro tan byrd y el maravilloso juego de voces de los dos artistas. La emotiva All the right reasons es para servidor uno de los mejores momentos del disco con su desnuda y emotiva sencillez, aunque el momento más inspirado es sin duda Save it for a rainy day, una bella y emocionante canción. Otros temas destacables son la frágil You look so young, Angelyne (donde echamos de menos las armonías Olson-Louris tan características) o la pegadiza Come to the river. En el otro extremo, los momentos menos inspirados vienen cuando Louris cede galones y entran las composiciones de los otros miembros de la banda: O'Reagan aporta dos temas, mientras que Perlman presenta uno.

Todos sabemos el resto de la historia: tras este modesto aunque bastante bien valorado disco la banda se metió en una gira de varios meses que finalizó en Valencia, llegando a la separación de The Jayhawks. Eso no fue inconveniente para que Olson y Louris salieran de gira como dúo y que incluso sacaran un disco no demasiado interesante titulado Ready for the Flood, lo que propició una nueva gira (Manuel y yo pudimos verles en uno de aquellos conciertos). Tras un parón de cuatro años la banda volvió a reunirse para un concierto curiosamente también en nuestro país, en el vitoriano Azkena para más señas, lo que condujo a la publicación en 2011 de su último trabajo, el interesante Mockingbird Time.

Escucha Rainy Day Music en spotify pulsando aquí.

5 comentarios:

Jose Navas dijo...

Buenisimo el post. Un disco de los Jay a rescatar. Todos nos quedamos con su periodo Tomorrow...pero en Smile y Sound hay magnificas cositas al igual en Rainy..Gran post. Un placer visitar tu blog

Mansion On The Hill. dijo...

Bruno, genial que recuperes este disco. Me pasa como a Jose Navas. Me quedo con Tomorrow the green grass de entre todos sus discos, pero este tambien es muy bueno.

J Aybar dijo...

Llevo demasiado tiempo sin escuchar esta preciosidad de disco. Soy un convencido asi que es dificil que vea algo malo en esta gente. Incluyo el disco de reunion del duo del que si, esperaba mas, pero me parecio muy aceptable. Tal vez ese productor de relumbron no era el adecuado por grandioso cantante que sea. ¡Hasta en Smile encuentro momentos sublimes!. Saludos,

Manuel J dijo...

Fue el primer álbum que les escuché a los Jayhawks y me gustó mucho. Entonces no tenía como referencia sus grandes obras porque no las conocía y Rainy Day Music brilló con luz propia. Es un disco que tengo muy abandonado, pero, ahora que vuelvo a escucharlo después de leer tu entrada, me trae muy buenos recuerdos.

Bruno dijo...

Gracias a todos por pasaros por aquí y comentar.

Desde luego que es un disco que uno quizá no suele recordar, pero que se disfruta al recuperarlo. Es uno de esos "tapados".

Saludos.