lunes, 27 de mayo de 2013

Matthew Sweet - Girlfriend

 

Escribo esta entrada un poco para equilibrar el karma después de criticar el power pop de los 90's en mi anterior entrada de Grandes disgustos: a propósito de los Teenage Funclub critiqué o más bien generalicé sobre todas las bandas poperas de aquellos años. Reconociendo de partida que el power pop no es precisamente mi estilo musical favorito, admito sin embargo que algunas bandas y discos de los 70's me gustan mucho: estamos hablando de Raspberries o Badfinger, Big Star por supuesto, y otros que ya pasaron por aquí como Paul Collins Beat o The Rubinoos. Pero no ocurre lo mismo cuando nos trasladamos a los 90's: nunca me llamaron la atención bandas como The Posies, Redd Kross, Velvet Crush o los ya mencionados Teenage Funclub. Más de una vez me han recomendado tal o cual banda, pero al final me resulta casi siempre lo mismo: mucha guitarra y mucho coro sesentero, pero no me llegan.

Aunque hay excepciones desde luego, viejos conocidos como Brendan Benson o Jason Falkner (con los Jellyfish principalmente), y probablemente la mayor figura entre todas ellas (metafórica aunque físicamente también) sea Matthew Sweet. Lo descubrí por medio de un viejo amigo que me prestó uno de sus peores trabajos, Blue Sky on Mars, pero así y todo me pareció que el de Nebraska tenía talento de sobra y hacía cosas bastante interesantes. Cuando descubrí el álbum que hoy nos ocupa fue como pasar del blanco y negro al color: este disco era cálido y luminoso, lleno de bellas melodías, estupendas guitarras y perfectas armonías.

Descubrí entonces que Sweet era un tipo que había estado unos cuantos años dando bandazos intentando abrirse camino en el mundo de la música (llegó a formar un dúo con el mismísimo Michael Stipe, llamado Community Trolls), y publicó un par de discos en solitario en dos importantes sellos como son Columbia y A&M, pero a pesar de las buenas críticas no obtuvo mucha atención del público; tras estos dos intentos fichó por un sello menor como era Zoo Entertainment y sorprendió con este Girlfriend (1991), una auténtica obra maestra del pop de todos los tiempos.

 Matthew Sweet ilusionado por aparecer en MIMS


El inicio del álbum es simplemente demoledor: Divine intervention es un medio tiempo con unas guitarras más que notables, y aquí apenas empezamos a vislumbrar los coros que el señor Sweet nos tiene reservados en otros temas, como por ejemplo la siguiente I've been waiting, un auténtico himno pop difícilmente superable; las armonías y segundas voces son absolutamente deliciosas, por no hablar de esas guitarras tan a lo byrds. Girlfriend, por su parte, es una extraña declaración de amor (algo así como tú buscas a alguien, yo también, se me ocurre por qué no nos juntamos) a ritmo de rock que, por méritos propios se ha convertido ya en un clásico. Por cierto, para los amantes del MIMS Deluxe, señalar que Sweet acababa de divorciarse cuando grabó este disco, lo que nos lleva a buscar nuevas lecturas a la citada Girlfriend... caiga quien caiga xD

En Winona tenemos uno de los momentos más emotivos del álbum, y es más que evidente las resonancias del mismísimo Neil Young de Harvest. Evangeline nos devuelve a los temas pop de punzantes riffs y pegadizos estribillos, y el Sweet más sentimental vuelve a descubrirse con el maravilloso reproche que es Thought I knew you, así como en las dulces baladas You don't love me y Your sweet voice, donde se marca unas armonías vocales gloriosas. Su otra cara, más dura y rockera, la muestra en temas como Does she talk? o Holy war. Y qué decir de Don't go, una de las preferidas del maestro revolver. La despedida nos llega con Nothing lasts, un sencillo tema en el que su voz y su guitarra acústica llevan todo el peso, y que a punto estuvo de dar título al disco. Y esto no ocurrió curiosamente porque Tuesday Weld, la actriz cuya foto aparece en la portada, al parecer puso pegas a que ese pesimista título estuviera asociado a su imagen.

 

Estamos sin duda ante uno de los hitos de los años 90's y, muy probablemente, de la historia del pop. Si quieres escucharlo en spotify pulsa aquí.

5 comentarios:

PPK dijo...

Totalmente de acuerdo con este comentario del gran músico norteamericano, un perfecto desconocido en nuestro país.
Yo, como tú, también lo descubrí a través de un amigo; pero, a diferencia de ti, si lo hubiera conocido con "Blue sky on Mars", no habría descubierto al Matthew Sweet que me sorprendió en los primeros 90, porque no habría tenido curiosidad por ahondar en su obra. Es cierto que entre uno y otro hay un mundo.
Por último (después de tu análisis, con el que coincido plenamente, no hay nada que añadir), me atrevería a recomendar a quien se anime a "descubrir" al de Nebraska los que para mí cierran la trilogía de grandes discos de Sweet: "Altered beast" y "100% fun". El resto de su obra es prescindible. Ah, por cierto, tiene un disco de versiones con Susanna Hoffs, que merece muy mucho la pena; amén de algunas versiones Beatles ("And your bird can sing", por ejemplo).
Saludos.

revolver dijo...

Descubrí a Matthew en el 95 con "100% Fun".
Me lancé a buscar sus discos anteriores y "Altered Beast" y "Girlfriend" fueron un regalo para mis oídos.

La verdad es que no ha conseguido llegar al nivel de estos tres en el resto de su producción, aunque a "In Reverse" se le puede dar una oportunidad.

Este es uno de los mejores discos de la década de los 90.
Saludos.

bernardo de andres herrero dijo...

Lo compre solo por la portada. Tuesday Weld en ella imposible ser malo. Obra Maestra

Bruno dijo...

PPK: desde luego: Girlfriend, 100% fun y Altered Beast es lo mejor de Sweet; del resto se salva alguna cosa, pero no son tan destacados como estos tres. En cuanto a sus discos de covers con Susanna Hoffs... lo que más me gustó fue precisamente la Hoffs (sigue estando potente la tía). Saludos.

revolver: desde luego, uno de los mejores de los 90's sin duda alguna, pop en estado puro. Un abrazo.

bernardo: comprar discos por las portadas es arriesgado a la par que interesante xD Daría para una buena entrada... Saludos.4

¡Gracias a los tres por comentar!

Manuel J dijo...

Hubo un tiempo en el que estuve muy enganchado a Matthew Sweet, pero sobre todo a Altered Beast y 100 % Fun. Este Girlfriend nunca llegó a gustarme del todo, así que no es mal momento para recuperarlo y darle otra oportunidad después de leer esta entrada ;)