jueves, 7 de marzo de 2013

Bunbury en cinco discos.

Incluir a Bunbury en esta sección reservada a artistas con un bagaje musical de varias décadas puede ir contra natura. Realmente, el aragonés no puede competir con otros nombres ilustres del rock/pop estatal con varios lustros de carrera a sus espaldas. Mucho menos si pensamos en los nombres internacionales para los que esta sección fue creada. Corro el riesgo de pervertir el objetivo de esta sección incluyendo y comentado discos de una músico que empezó sus andaduras en 1988 y que visto en perspectiva, no tiene una discografía oficial que realmente requiera una guía para iniciados. Aunque podemos verlo de otra manera y afirmar que su carrera ha sido tan cambiante y tan sugerente, que fobias aparte, bien merece un repaso de sus cinco obras más importantes, o las que creemos que un neófito de la música de Enrique Ortiz de Landazuri debe conocer. Os parece? 

Heroes del Silencio – El Mar No Cesa (1988). 



Lógicamente, no podemos entender la carrera de Bunbury sin tener en cuenta su trabajo con su primer grupo. Quizás, uno de los dos o tres grupos que mayor cantidad de seguidores han arrastrado en este país. Solo hace falta ver las entradas masivas a sus conciertos en la gira de reunificación de 2007. Una gira donde el gigantismo propio de las grandes bandas internacionales fue su carta de presentación. Héroes del Silencio también fueron el grupo que mas división entre amores y odios generó en su época. Su música grandilocuente, su ambición, su pose provocadora, etc…, les granjeo bastantes enemigos pero también muchísimos seguidores no solo a nivel nacional sino a nivel internacional. Su primer disco, me sigue pareciendo una excelente muestra del pop iniciático que les caracterizó en un principio. Temas como Mar Adentro, Héroe de Leyenda, El Estanque, Olvidado, No Mas Lagrimas o La Lluvia Gris siguen sonando hermosos a pesar de la pobre producción y la particular voz del entonces imberbe Enrique


Héroes del Silencio – Senderos de Traición (1990). 


Lo que en El Mar No Cesa eran meras declaraciones de intenciones y ejercicios de estilo, aquí se muestra en todo su esplendor. El disco mas relevante del grupo y el mejor. Situado a medio camino entre el sonido pop-épico de su primer LP y el cargante sonido de sus siguientes entregas, Senderos de Traición es un álbum redondo si te gusta el particular sonido del grupo. Arreglos suntuosos, letras apasionadas, ambientes etéreos y melodías seudo-épicas. Quizás lo mas cerca de U2 que han estado nunca. Pero también una gran colección de canciones rock. Entre Dos Tierras y Maldito Duende calaron muy hondo entre aquella generación, pero Oración, La Carta, Decadencia o Hechizo son aún mucho mas sugerentes. 

Bunbury – Pequeño (1999).
Harto de la cada vez mayor aparatosidad del sonido de Héroes del Silencio (Avalancha, su ultimo disco, jamas me gustó y hoy día su escucha me resulta un suplicio) y consciente del callejón sin salida al que habían llegado, Bunbury, previo acuerdo con el resto del grupo, pone punto final a su etapa con el grupo que le hizo famoso. Afronta su carrera en solitario con ambición y con la promesa de ser consecuente con sus inquietudes y con la libertad creativa que le otorga el ser único dueño de su destino. Empezó su aventura con Radikal Sonora, que adoptaba a su estilo los sonidos electrónicos tan de moda en aquella época. Pero el salto de gigante lo dio con Pequeño. Un disco que conseguía tres cosas. La primera, dar carpetazo definitivo a su imagen de líder de Héroes del Silencio. La segunda, abrirle un abanico de posibilidades estilísticas inmejorable (cabaret, la música latina, coqueteos con la música oriental, etc…). Y la tercera, el reconocimiento expreso de critica y el publico. Hubo mucha gente que conectó con Bunbury a partir de este disco sin haberlo hecho nunca con el sonido de su antigua banda. Para mi, es su mejor disco con otro que comentaré mas adelante. Aquí las canciones son todas excelentes: El Extranjero, Algo en común, la deliciosa Viento a Favor, Pequeño, etc… Un disco ejemplar. 

Bunbury - Flamingos (2002).


Siguiendo la senda abierta con Pequeño, y consciente de su triunfo con aquel disco y gira (recomiendo el álbum Pequeño Cabaret Ambulante), ahora nos propone un viaje musical con el boxeo como tema central. Su portada, con el cantante en pleno k.o en un ring pugilistico ya nos señala claramente por donde van a ir los tiros. Bunbury disfruta de un reconocimiento bien asumido aunque aquí, en mi opinión, vuelven algunos excesos del pasado (El Club de los Imposibles). En cualquier caso, otro buen disco del aragonés con cosas como Sácame de Aquí, San Cosme y San Damian, Si, Enganchado a ti, etc… En las entrevistas de la época, Bunbury señala a Bowie como gran influencia. Y mas que influencia yo creo que se torna en obsesión. El tema Lady Blue (para mi, su mejor canción), es un claro homenaje al Duque Blanco, del que adopta poses y estilos en directo. Poco a poco a Bunbury le cuesta menos mostrar sus influencias de una forma mas explícita. Y desde luego, así es como mas cómodo se encuentra. 

Bunbury - Las Consecuencias (2009). 


Este es un disco que he descubierto hace relativamente poco. Tengo que decir que el doble álbum Viaje a Ninguna Parte no me gustó nada y me distanció totalmente de su música. Como digo siempre, creo que tensó demasiado la cuerda con sus influencias latinas y me agotó. Con Herville de Luxe apenas le presté atención, pero Las Consecuencias pasa por ser su disco mas personal y todo un descubrimiento. Lo mas cerca que ha estado nunca de hacer un disco de autor. Una especie de Blood On The Tracks bunburyano, aunque salvando las distancias lógicas con la obra maestra de Dylan, absoluta referencia para Enrique. Las Consecuencias es un álbum emocionante, compacto, sorprendente. Le desmarca de su obra reciente y casi lo podría considerar como una isla desierta dentro del global de su carrera. Maravillosa la versión del Frente a Frente. Comienzo arrebatador con Las Consecuencias y Ella Me Dijo que No. Bunbury canta mejor que nunca y canciones como 21 de Octubre y El Boxeador suenan colosales. El disco que mas gusta a aquellos que no comulgan con su música.

6 comentarios:

eric waits dijo...

De todos creo que me quedo con Pequeño. Estaba algo cansado de tanto Heroes y el giro me encantó en su dia. Saludos,

Mansion On The Hill. dijo...

eric: Gracias por pasarte por Music Is My Savior. Coincido contigo, y me quedo con Pequeño aunque Las Consecuencias irian a la par.

A mi Heroes si me gustan y me pillaron con quince años. Pero solo me gustan sus dos primeros discos. Luego me resultaron muy pesados.

Un abrazo

Johnny dijo...

Yo añadiría a estos como disco destacable "El viaje a ninguna parte" aunque quizás peca excesivamente de demasiadas canciones. Pero como concepto de álbum es después de "Las consecuencias" el que más valoro. Ahora bien, en cuanto a canciones es posible que me decantara por algunas de los otros discos que aquí mentas. Abrazo.

Mansion On The Hill. dijo...

Johnny: Gracias por comentar. A mi Viaje a Ninguna Parte se me hace muy cuesta arriba. Ese disco me distanció mucho de Bunbury, aunque aplaudo el interés de su autor en intentar buscar nuevos caminos en su carrera con aquel disco. Tampoco me dice mucho Herville Deluxe, aunque lo prefiero. Un abrazo

Esteban dijo...

Me parece que negar la calidad de Bunbury como compositor sería a estas alturas un absurdo. Sin embargo, de igual manera creo que los excesos del tipo le han jugado demasiado en contra. Se la ha ido la mano demasiadas veces y aquello le ha jugado en contra a su música.

Mi favorito es "Las consecuencias", disco con el que enganché con Bunbury, ya que me pareció honesto y muy desnudo en cuanto a arreglos, asunto que me pareció positivo. "Es hora de hablar" me parece lo más desgarrado que ha compuesto en su vida. "Pequeño" también me parece un gran disco, aunque algo más convencional.

Ahora, hablando de la etapa "Heroes", a mi "Avalancha" me encanta. Cosa de gustos, no?

Saludos! Buen blog!

http://politomusica.blogspot.com

Mansion On The Hill. dijo...

Esteban: Estoy de acuerdo en lo que comentas sobre los excesos. Cuando mas exagerado se ha mostrado, menos he conectado con el. Las Consecuencias es delicioso, un señor disco.

Con Avalancha no puedo...lo siento. Se les fué la mano sobrecargandolo, Bunbury chilla demasiado, y ya estaban llegando a un callejón sin salida.

Gracias por pasarte a comentar.