viernes, 15 de febrero de 2013

Marvin Gaye en cinco discos


Siguiendo la línea de mis compañeros, voy a intentar aproximar la obra de un genio como Marvin Gaye en 5 discos que, de forma muy subjetiva, he seleccionado para esta entrada. Voy a dividir la obra de este “monstruo” de la música en dos partes, la primera va desde su entrada en Motown, allá por 1961, hasta 1970 y la segunda parte va desde 1971 hasta 1982, año en el que publicó su último disco. He seleccionado 2 discos de la primera etapa y 3 de la segunda.

Marvin Gaye fue contratado por Motown para tocar la batería en canciones de The Miracles y Martha & The Vandellas, pero su idilio con Anna Gordy, hermana del patrón de la escudería de Detroit, le ayudó a iniciar su carrera en solitario, carrera que comenzó con un primer disco que resultó ser un catastrófico fracaso comercial. Aún así, continuó contando con el apoyo del jefe y grabó una serie de discos dentro del formato Motown. Hasta que se descubrió su verdadero filón, los duetos con cantantes femeninas. Grabó con Mary Wells y con Kim Weston, pero fue con Tammy Terrell con quien verdaderamente formó un tándem sublime, con ella grabó tres LP’s con canciones inolvidables.


De los tres discos registrados con Tammy, “United” (1967) es, sin duda, el mejor. No solo porque contiene algunas de las más conocidas canciones del dúo ("Ain’t No Mountain High Enough",  "If I Could Build My World Around You" y "Your Precious Love"), también porque la producción y los arreglos musicales que proporcionan el tándem Harvey Fuqua y Johnny Bristol no se consiguen en los discos posteriores. El tema “Hold Me Oh My Darling” es un buen ejemplo. La compenetración tan natural que hacen en la interpretación de los temas le reportó a Motown numerosos éxitos.

Prueba también con “Together” (1964) y “Take Two” (1966).

















El segundo disco seleccionado de esta primera etapa es “In The Groove” (1968). Un disco que debe mucho de su éxito no solo a Marvin Gaye, también a Norman Whitfield, que hizo grabar a Marvin con falsete en la canción que abre el disco, “You”, y que perseveró para que la canción “I Heard It Through The Grapevine” fuera incluida en el álbum, ante la primera negativa de Berry Gordy, que no la veía como un éxito a la altura de MotownNo solo fue Nº 1, sino que aupó el álbum a los primeros puestos de ventas al re-editarse en 1969 con el título de la canción. Otro tema destacado del álbum es “Chained”, también publicado como single con gran éxito.

Prueba también con “M.P.G.” (1969) y “That’s The Way Love Is” (1970).

- - - - - - - - - - 

Para la segunda etapa la selección es más complicada, ya que a partir de 1971 se encadenan una serie de obras maestras, imprescindibles para entender lo que la música negra alcanzó en los años 70.


“What’s Going On” (1971) marca el punto de inflexión en la obra de Marvin Gaye y en su relación con Motown. Él se lo guisa y él se lo come; salvo Stevie Wonder, ningún artista de Motown se salía del férreo control de Berry Gordy, pero Marvin tenía calidad suficiente como para conseguirlo y este disco es la ‘Obra Suma’ del artista completo (compositor, músico, cantante y productor). Temática seria y comprometida socialmente, abandonando los cánones Motown de entretenimiento e introduciendo en la música arreglos de Jazz, líneas de bajo pesadas y mucha percusión. Este álbum está considerado como una de las obras maestras de la música popular del siglo XX.



Le sigue muy de cerca su siguiente trabajo, “Let’s Get It On” (1973). Si “What’s Going On” representa la cara más comprometida política y socialmente, este trabajo alcanza el ‘Sumun’ de lo sensual, lo carnal; un disco diseñado para el romance y el amor. El ritmo de las canciones, la interpretación que raya en la insinuación y el erotismo que rebosa en cada surco hacen de este disco el modelo para un tipo de música que a posteriori sería copiado por otros artistas. Aunque la canción que da título al disco es la más conocida, hemos de prestar también atención a “Keep Gettin’ It On”, “Come Get To This” y “You Sure Love To Ball”.



Y como no hay dos sin tres, “I Want You” (1976) completa el triplete, mezclando la sedosa sensualidad del antecesor con ritmos algo más funkies, contrapuntos entre la sección rítmica y la sección de cuerdas y un ambiente más próximo, más íntimo, que también será punto de partida para posteriores álbumes de ‘música disco’. Una excelente portada pintada por Ernie Barnes envuelve una obra llena de encanto y vibraciones amorosas. Destacan las canciones “I Want You”, “Feel All My Love Inside”, “Since I Had You” y “Soon I’ll Be Loving You Again”.

Prueba también con “Diana & Marvin” (1973); “Here, My Dear” (1978) y “In Our Lifetime” (1981).

Ni que decir que el universo Marvin Gaye lleva de la mano la música y la vida personal; una vida llena de relaciones turbulentas y continuos cambios, con 2 amores seguidos de 2 divorcios, su depresión tras el fallecimiento de Tammy Terrel, sus peleas profesionales y contractuales con Berry Gordy, su salida de Motown, su relación con las drogas, con su padre. Nada es ajeno al universo Marvin Gaye, un universo fascinante que no te dejará indiferente.

1 comentario:

bernardo de andres herrero dijo...

Nada que objetar a tu selección y a tu gran articulo. Marvin desde what´s going on no tiene disco malo ( sin contar los creados si su consentimiento) Here my dear me sigue pareciendo único In opur lifetime pese a sus criticas lo considero infravalorado y Midnight Lover gente que adora a Dángelo bien podia revisarlo. Hasta vulnerable es fabuloso. Enhorabuena por tu post www.mitocadiscosdual@blogspot.com