jueves, 7 de julio de 2011

Desmontando a McCartney - Coming Up

Parece que me he propuesto abordar lo peor de la discografía de Paul en las últimas entregas de Desmontando a McCartney. En fin... a veces una crítica saca más jugo de lo peorcito que de la obra más excelsa.

¿Que te chupe el qué?

Se me ha ocurrido abordar este álbum por la inminente publicación de su edición remasterizada y por que lo suelo relacionar con el comienzo del verano. Me lo compré a finales de los noventa en la tienda Virgin Megastore que había abierta en Sierpes aquí en Sevilla una semana antes de comenzar los exámenes de Selectividad. Me guíe exclusivamente por el magnetismo de la portada, y es que siempre me ha parecido de las mejores de su discografía a pesar de lo errático del contenido del álbum. No me hace falta decir que esa expresión facial es emblemática de McCartney e inherente a su forma de tocar el bajo. De hecho, esa cara de extrañeza tan característica puede verse en las primeras apariciones televisivas de los Beatles. Es además la última imagen de McCartney en la que se le puede ver relativamente joven, ya que a partir de entonces podemos seguir paso a paso su transformación paulatina en una señora mayor con papada.

Comprar McCartney II antes de hacer la selectividad fue un error, aún no me explico como conseguí aprobar los exámenes después de semejante shock. Nos encontramos ante el álbum más alejado del estilo clásico de Macca si dejamos a un lado todos sus proyectos paralelos en música clásica o bajo el pseudónimo de The Fireman. Durante aquel verano de 1979, Paul se familiarizó con los sintetizadores y se dedicó a experimentar con ellos para evadirse un poco de la línea declinante que ya se intuía en Wings después de los malos resultados comerciales del álbum Back To The Egg. McCartney II fue su tercer álbum en solitario después de veinte años de carrera y, en un principio, lo grabó como un proyecto paralelo sin saber que Wings había muerto como grupo de estudio... quizá por ese motivo se le fue tanto de las manos. Durante las sesiones caseras de grabación con un Studer de 16 pistas grabó veinte temas en total, mucho material nuevo que le hizo plantearse la publicación de un doble álbum (¡¡¡nooooo!!!). Finalmente incluyó once en McCartney II y buena parte de los descartados aparecieron como caras B en los singles de la época. Aquellas canciones que no vieron la luz durante aquellos años se pueden encontrar desperdigados en diversos bootlegs bastante fáciles de conseguir por internet.

Además de uno de los mejores compositores del siglo XX, un maestro del disfraz

Las primeras escuchas de McCartney II fueron bastante chocantes para mí, no me podía creer lo que estaba escuchando cuando me enfrenté con Temporary Secretary por primera vez, posiblemente su creación más horripilante. El álbum da tumbos constantemente cayendo en instrumentales vacuos y canciones que no hay por donde coger, Nobody Knows y Bogey Music son buen ejemplo de ello. Sin embargo, con los años le he cogido cariño a varias canciones que podrían formar un EP bastante decente: Coming Up / On The Way / Waterfalls / One Of These Days. Es más, creo que At The Speed Of Sound es un álbum mucho peor que el que estamos tratando ahora. Waterfalls en concreto es un gran tema, seguro que en cualquier otro disco y con una instrumentación en condiciones podría haber llegado a ser mucho más de lo que en realidad fue. El álbum recibió críticas dispares como es natural y ha quedado por desgracia como el último trabajo que John Lennon escuchó de su ex-compañero antes de morir asesinado. En una de sus últimas entrevistas, le preguntaron a Lennon cual era su canción favorita de McCartney, a lo que respondió Coming Up sin dudarlo. Teniendo en cuenta la mala leche que se gastaba John, la ironía es más que evidente. Después de este álbum, McCartney volvió dócilmente a la línea más clásica de su producción musical, triunfando con Tug Of War y Pipes Of Peace para después volver a decaer con sus siguientes entregas.

Coming Up es un temazo para el que esto suscribe, uno de los pocos experimentos que le salió redondo en este desastrozo álbum. Cuesta varias escuchas cogerle el gusto a ese batiburrillo de sonidos que se escuchan por detrás, pero esa voz distorsionada cantando tan irresistible melodía pop vale su peso en oro. El videoclip es una delicia y el mejor de todos los que ha realizado, ya que en pocos de los que ha hecho posteriormente se le ha visto tan colaborador y paciente. Aquí podeis ver el clip original en el que Paul aparece caracterizado como Ron Mael de Sparks, Andy Mackay de Roxy Music, Frank Zappa, Buddy Holly o el mismisimo beatle Paul. La canción fue nº 2 es Inglaterra y nº 1 en Estados Unidos. Curiosamente, el single traía la canción oficial del álbum y una versión de Coming Up en directo grabada en Glasgow con Wings el 17 de Diciembre de 1979. En Estados Unidos se decantaron por esa versión en vivo antes que por la oficial y, sorprendentemente, fue la que coronó el nº 1 en ese pais durante tres semanas. Único nº 1 grabado en directo de su carrera y primero de McCartney estrictamente en solitario en Estados Unidos. Aquí la dejo para curiosos.

4 comentarios:

Beatles dijo...

Pues a mí siempre me ha parecido uno de sus mejores álbumes.Imagino que será por el número de veces que lo he llegado a escuchar.Durante bastante años solo estuvieron en mis manos las casettes,de Paul en solitario,"Tug of war","Press to play","Pipes of peace" y el mencionado "McCartney II".
Comprendo y sé que no es su mejor obra,pero me dan a elegir entre "Band on the run" y "McCartney II" para poder escucharlo una vez en la vida y ya ninguna más y,de lejos,me quedo con el "II".

revolver dijo...

Pues yo tengo una opinión diferente a JJ.
Este disco no me gusta nada, nada, nada.
Para mí es de los más prescindibles, nunca me lo llevaría a una isla...

Manuel J dijo...

Beatles: De la trilogía que mencionas, al que le tengo más cariño es a Pipes Of Peace (fue el segundo que compré de Macca). En cuanto a McCartney II, me parece un truño. Intentó innovar y le salió fatal.

revolver: Coincido. Gracias por comentar.

Sebastián Mora dijo...

El comentario de Lennon sobre Coming Up no fue irónico, a él realmente le gustaba la canción. De hecho el no dijo que Coming Up fuera su tema favorito de McCartney, sino que era una gran canción ( de hecho lo dijo en dos entrevistas en la de Playboy y una con Newsweek). Además Fred Seaman,asistente de john y yoko, quien estuvo con lennon la primera vez que éste escuchó Coming Up, dijo que john habia quedado sorprendido por la alta calidad de la canción su excompañero. En este video de you tube se puede ver hablando a lennon bien de Coming Up.
http://www.youtube.com/watch?v=nW4ErIXTKfI

Por favor no tevigersemos la historia.