jueves, 16 de enero de 2014

El dia que Bob Dylan cantó para Michael Jackson.


El título de la entrada puede despistar. Evidentemente, nunca Bob Dylan cantó en exclusiva para Michael Jackson y jamás ambos registraron nada conjuntamente. El titulo de la entrada tiene pues algo de provocador, pero nos va a servir para contar todo lo que rodeó a la grabación del famoso tema benéfico We Are The World (1985) para el proyecto USA For Africa y que sorprendentemente y contra todo pronóstico, tuvo el honor de ser el único momento de la historia en el que dos artistas tan antagónicos como Dylan y Jacko compartieron cartel. Había mas estrellas (yo creo que mas que nunca) pero los focos apuntaban a ellos. Cada uno por diversas razones, pero el hecho en sí mismo, no deja de tener su historia paralela. Repasémosla.

A mediados de los años ochenta hubo un increíble boom de acciones benéficas por parte de muchos de los músicos mas importantes de la época. Detrás de la mayoría de esas campañas se escondía el loable objetivo de ayudar a esas causas, mientras que algunas no eran sino meros vehículos autopromocionales. La moda fué pasajera, una vez que el mundo vivió una sobredosis de mega-conciertos y discos de tributo a causas algunas de ellas de muy dudosa veracidad. Pero el gran hepicentro de todo aquella explosión de generosidad se concentró fundamentalmente entre los años 1984 y 1985. Por un lado estaba el ínclito Bob Geldoff en Reino Unido, principal impulsor del famoso Live Aid y del villancico coral Do They Know It´s Christmas Time de 1984 y que contó con la colaboración de muchas de las mas rutilantes estrellas de la escena británica (Sting, George Michael, Simon Lebon, Bono, Paul Weller, e incluso Paul McCartney al bajo). El previsible y extraordinario exito de aquella canción, agitó la conciencia de sus camaradas americanos y estos, lejos de quedarse al margen, organizaron su propio tributo en forma de canción al mismo pueblo de Etiopía, que por entonces vivia una de las mayores tragedias humanas del siglo. Y los cabecillas de todo aquello fueron ni mas ni menos que Michael Jackson (en plena resaca post-Thriller) y Lionel Richie, un cantante de color del que nunca tuve consciencia de que existía ni antes ni despues de aquello. Los llamo cabecillas irónicamente porque estoy convencido que el verdadero artífice de la canción no es otro que el otrora genial Quincy Jones, que actuó como maestro de ceremonias. 



El objetivo era reunir a lo mas granado del universo musical americano, y hacerles cantar el épico We Are The World. Hubo artistas a los que fué sencillo convencer, bien por su predisposición, bien por la estrecha amistad con los dos promotores del asunto o bien por la oportunidad que veian en todo el tinglado para aupar aun mas sus incipientes carreras: Paul Simon, Stevie Wonder, Diana Ross, Tina Turner, Harry Belafonte, Cindy Lauper o Ray Charles entre muchos otrosHubo algunos que directamente pasaron del asunto (sorprendentes las ausencias de Prince, Madonna o Johnny Cash), y hubo un pequeño grupo de artistas de primer nivel que aunque fueron convencidos, tengo la sensación que aceptaron a regañadientes. Entre ellos, Bruce Springsteen y Bob Dylan. Dos músicos, que ya tenian un conocido pasado dentro del mundo de la canción protesta y el apoyo a causas humanitarias. Ocurre que en estos casos, su presencia chirriaba con el tono luminoso, glamuroso y pelín oportunista del proyecto. Pero al final, ambos cantaron, ya lo creo. De hecho, la parte de Springsteen junto a Stevie Wonder me parece lo mas provechoso, y con diferencia, de toda la grabación.

Y ahí estaba Bob Dylan. Creo que aún mas incómodo que Springsteen. El maestro llevaba años un poco perdido en lo creativo y reconozco que en esta sesión de grabación parece desembolverse con la misma destreza que la de un pulpo en un garaje. Da algo de extrañeza verle embutido en esa chaqueta de cuero, con esos pelos alborotados, compartiendo tablas con personajes tan estrafalarios como la propia Lauper o el mismo Michal Jackson. De hecho, Dylan y Bruce parecen una copia calcada a nivel estético. Pero la presencia de Bob Dylan, se entendía que era fundamental para la plena viabilidad del proyecto. Y es que mucha gente por esa epoca, todavia asociaba al genio de Duluth con el concepto de canción protesta y con la lucha por la igualdad y los derechos sociales. Su participación en la canción se remite solo a unos versos "Theres a choice were making, Were saving our own lives, It's true we'll make a better day Just you and me" hacia mitad del tema.


Lógicamente hubo video promocional del tema y su emisión fué constante a lo largo de todo el año 1985. Tanto que la canción de marras acabó ganando varios premios Grammy al año siguiente. Al final creo que tuvo tanta popularidad que nadie se acordó del objetivo de la misma, que no era otro que recaudar dinero para paliar la hambruna de Etiopia. Ese dinero también vino derivado de las ventas del album recopilatorio en el que alguno de esos artistas incluian alguna canción de su repertorio (o ajeno) para hacer mas atractivo el producto. En este caso, sobresale la maravillosa versión del clásico de Jimmy Clift Trapped, por parte de Springsteen y la sorprendente inclusión, esta vez si, del tema 4 the Tears in Your Eyes por parte del ausente Prince. Dylan, no contribuyó en la colección final del disco, que ni te decir tiene, fué numero uno de ventas en medio mundo.

Anecdotas de la grabación hay muchas y muy jugosas. Siempre me hizo gracia una pequeña parte del video (minuto 4:25) en el que se ve levemente como Bruce observa con cierta extrañeza a Michael Jackson (situado a su derecha, en la primera fila) el cual ya por entonces, iniciaba su particular camino vital hacia el surrealismo mas incomprensible. También siempre me sorprendió saber que todas las estrellas del proyecto llegaron a los estudios de grabación del tema (que se grabó en un solo día por cierto) en lujosas limusinas, contrastando con el objeto de semejante inciativa. El único que lo hizo a pié, andando y como si la cosa no fuera con el, fue Bruce Springsteen, que recordemos, en esa epoca estaba en plena gira y voragine del album Born In The U.S.A. Pocos meses depues vino el Live Aid, el proyecto Sun City, el homenaje a Mandela y muchos mas acontecimientos socio-musicales, que en los noventa descendieron en número e impacto. Pero nadie olvida que a mediados de los ochenta, juntar a muchas estrellas en un estudio para grabar canciones de dudosa calidad, era muy beneficioso...para casi todos.



7 comentarios:

Jose Navas dijo...

Buen remember. Una colección musicos para algo de dudoso resultado. Para mi representante una parte muy importante de la BSO de los aborrecibles 80´s. Mucho maquillaje, excesos en producciones, y demasiadas discotecas. Grandisima entrada

Menlove Avenue dijo...

Sea como sea, como momento histórico de la música no tiene precio. Será la nostalgia, porque era muy pequeña, pero se me ponen los pelos de punta cada vez que la escucho o recuerdo aquella época.

Mansion On The Hill. dijo...

Jose Navas: Gracias por comentar. Dudoso resultado, es verdad. Pero vaya alineación!

Yo soy un gran amante de la mejor musica de los 80. Crecí en ella y le debo mucho.

Menlove: Gracias por comentar. Momento hiper-histórico diria yo. Nadie habia juntado a tanta gente de tanto nivel para una sola cancion. Mi momento favorito es el de Springsteen con Wonder. El resto, pues sin mas.

eloy martinez dijo...

Lo de Wonder es prodigioso y la creatividad de Ray Charles son, para mí, lo más destacable además de la impecable producción de Quincy Jones. Gran época, época de looks excesivos y de mucha buena música y una alegría social que no veo hoy. A mi también me cogió pequeño y me emociona escucharla siempre. Echo de menos a James Taylor y a Garfunkel haciendo dúo con Simon. Gran canción, gran momento.

eloy martinez dijo...

Me ocurre lo mismo.

Anónimo dijo...

Tu articulo me ha molestado. No me gusta tu perspectiva, en primer lugar, me da la impresión de que no sabes nada sobre Michael Jackson mas que lo que haz escuchado en la prensa amarillista. Dejad ya de tratarlo como un maldito bicho raro y mejor poneos a investigar verdaderamente sobre el. Si queréis conocer al verdadero Michael Jackson os recomiendo que sigan un usuario de Facebook llamada "Blues Aways". Ella tiene compilada anecdotas reales y testimonios sobre la vida de este maravilloso ser humano. Dejad ya de verlo de manera superficial, de tratarlo con asquito, menospreciando su enorme talento, no lo infravoloreis. Otra cosa: Michael fue que escribio la letra junto con Lionel Richie, la iniciativa fue tanto de Quincy como de Michael. Entre ellos idealizaron todo y empezaron a trabajar para concretarlo, de hecho, Michael fue que empezo a llamar a cada artista, uno por uno, para invitarlos.

Ciro dijo...

Al anonimo 18:13, entiendo tu molestia, pero es que el articulo es tendencioso. La conclusion que sacas de leerlo es que Dylan y Springsteen son dos santos ("sus presencias chirrian entre tanto glamour", "vinieron caminando al evento", "Springsteen miraba con extrañeza a Jackson", etc., etc.) y los demas, y sobre todo Jackson, extravagantes y por asi decirlo, superficiales. Personalmente no creo que a Dylan o a Springsteen les hayan puesto un revolver en la espalda para que acepten estar ahi. Si estuvieron es porque quisieron, no? Ademas, quien escribio el articulo debe ser un joven de esa epoca, cuando existia un grupo de gente con un prejuicio estupido de aceptar el exito de un artista tremendamente talentoso como Michael Jackson. El grupo se fue reduciendo con los años pero quedan algo residual. Pruebas a la vista. Lo unico, es que los "extravagantes" ahora son la gente como quien escribio este articulo, que por cierto, tiene bastantes errores ortograficos.