sábado, 6 de abril de 2013

Top Ten Beatles Songs - Nº 01: A Day In The Life

Llegamos por fin a la cúspide del Top Ten Beatles Songs. No será la última entrada, ya que quiero escribir una más a modo de epílogo donde ofrecer datos interesantes y porcentajes varios, pero si es la última que dedicaremos en exclusiva a una canción en concreto. No sé si alguien se habrá llevado una gran sorpresa al ver A Day In The Life en el nº 1, pero cualquiera que haya repasado otros rankings de canciones de los Beatles en revistas u otros medios sabrá que esta canción es una habitual entre las primeras posiciones.


Al igual que en ocasiones anteriores, empezaremos hablando de su génesis particular, aunque en este caso me queda poco por decir si ya habéis leído la entrada anterior sobre Strawberry Fields Forever. Ambas son dos canciones de Lennon que fueron grabadas en un lapso de tiempo muy corto y, teniendo en cuenta que ocupan las posiciones 1 y 3 de este ranking, parecen encontrar a Lennon en su cima creativa como compositor. Ya hemos hablado semanas atrás de la situación en la que se encontraban los Beatles durante el periodo en el que fueron grabadas, aunque haré un breve resumen para despistados: cansados de las giras, los Beatles deciden renunciar a ellas tras Revolver y tomarse un descanso de algunos meses para dedicarlos a sí mismos. Lennon se marcha a Almeria donde compone Strawberry Fields Forever, tema que presentará a los Beatles a su vuelta y con el que el grupo se reactivará tras aquel breve parón.

A Day In The Life fue compuesta cuando Lennon había vuelto a casa después de aquel periplo cinematográfico y hablar de su génesis es complicado. Las tres estrofas compuestas por Lennon guardan la misma línea melódica, pero la letra de cada una de ellas habla de un hecho aislado sin relación o línea continuísta entre sí. Haciendo un recorrido rápido por la génesis de los temas de Sgt. Pepper, resulta sorprendente conocer de donde fueron surgiendo algunas de sus canciones. Si She's Leaving Home le vino a McCartney de una noticia leída en un periódico, Being For The Benefit Of Mr. Kyte apareció ante Lennon tras ver un anticuado cartel de circo.

En el caso de A Day In The Life todo se vuelve más enrevesado, ya que la inspiración para la letra depende de la estrofa que queramos analizar. La primera estrofa describe la muerte de Tara Browne, joven heredero de la familia Guiness y amigo íntimo de Lennon y McCartney, la segunda toma como referencia la experiencia cinematográfica de Lennon en Almeria y la tercera describe una noticia leída en el Daily Mail sobre el elevado número de hoyos en una carretera de Blackburn, Lancashire. Cómo se puede ver, la letra de una de las canciones más emblemáticas de los Beatles parece guardar poca profundidad si no ahondamos más allá de lo que acabo de explicar. Por lo tanto, otra vez tenemos que echar mano de los textos de Ian McDonald para meternos de lleno en la psique de Lennon:

A Day In The Life, una canción no de desilusión con la vida misma, sino de desencanto con los límites de la percepción mundana, describe el mundo real como una apisonadora iluminada que reduce, comprime y finalmente destruye.


En algunas reseñas sobre la canción, se indica que A Day In The Life es la última canción compuesta por Lennon y McCartney de forma conjunta como ocurría en aquellos primeros años de los Beatles. Frase poco afortunada, ya que nada de lo que dice es cierto. La última canción en la que participan Lennon y McCartney al 50 % es I've Got A Feeling y, en cuanto a componer como en sus primeros años, la génesis de A Day In The Life nada tiene que ver con canciones más tempranas como, por ejemplo, I Want To Hold Your Hand, tema en el que ambos compositores participaban en estrecha colaboración al piano para sacarla completa. La contribución de McCartney a A Day In The Life consiste en una parte central que contrasta radicalmente con la parte de Lennon. Según el propio Lennon, la introdujeron ahí porque McCartney no podría haberla utilizado de forma aislada, ya que no era lo suficientemente solida como para ser una canción en sí. Según Ian McDonald:

Los Beatles comenzaron A Day In The Life dos días después de que Lennon recibiese la inspiración para escribir las estrofas. En este tiempo, McCartney añadió la parte intermedia a tiempo doblado, un fragmento de un tema sobre sus dias escolares que, en este nuevo concepto, devino una viñeta de una vida distraídamente ajetreada y rutinaria.

Según confiesa McCartney en los vídeos del proyecto Anthology, la famosa frase I'd love to turn you on, que sirvió como pretexto a la BBC para censurar la canción por hacer apología del consumo de drogas, trataba exactamente de eso mismo. Se podría decir que la BBC andaba muy afinada cazando referencias políticamente incorrectas. Y una vez descritos todos los elementos, la parte de Lennon, la de McCartney y la famosa frase que decidieron añadir en conjunto, vayamos a la grabación de la canción una vez empezaron a desarrollarla en el estudio.

En las tomas más tempranas que todos hemos escuchado de los discos Anthology, la canción tiene ya integradas ambas partes (tanto la de Lennon como la de McCartney) aunque no unidas por la famosa parte orquestal. En lugar de eso, podemos escuchar a Mal Evans contando hasta veinte, ya que los Beatles no tenían muy claro aún como hilvanar la canción entre dos segmentos tan distintos. La solución de rellenar huecos con una orquesta in crescendo vino por parte de McCartney, tarea de la que se haría cargo George Martin dando las directrices oportunas a los músicos para conseguir lo que los Beatles querían. Se grabaron cuatro tomas por parte de 40 músicos de orquesta, las cuales fueron aprovechadas al unísono de cuatro pistas separadas a una sola para conseguir el efecto de una orquesta de 120 160 instrumentos a la vez.

La famosa parte final de nota de piano suspendida se consiguió tocándola en cuatro pianos diferentes a la vez y aumentando gradualmente el volumen a medida que la reverberación del sonido se iba apagando (de hecho, al final se alcanza un nivel tan alto que se oyen crujir las maderas del estudio). Esta nota final unida al famoso acorde de apertura de A Hard Day's Night encierran, según Ian McDonald la etapa dorada de los Beatles como grupo.


En cuanto a la ejecución de A Day In The Life en el estudio, rescatamos de nuevo las palabras de Ian McDonald:

La voz flotante de Lennon contrasta de manera ideal con la seca vivacidad de McCartey; la batería de Starr mantiene conjuntado el tema, comenzando por el idiosincrático diálogo con Lennon con los timbales destensados; las contribuciones de McCartney al piano y (sobre todo) al bajo desbordan imaginación, dando color a la música y captando en algunos momentos toda la atención. La brillante producción de equipo de Martin, trabajando con unas restricciones que apabullarían a la mayoría de estudios actuales, completa una pieza que continúa siendo uno de los reflejos más penetrantes de su era.

Indicar finalmente que para poder escuchar una versión de A Day In The Life aislada del Sgt. Pepper's Reprise tenemos que irnos a la edición del tema publicada en la versión CD del recopilatorio doble azul The Beatles 1967-1970. Como ya dijimos al principio de la entrada, A Day In The Life es una canción que suele aparecer en posiciones muy altas tanto si nos circunscribimos a la discografía de los Beatles como si abarcamos el catálogo completo de la música popular del siglo XX y parte del XXI. En nuestro modesto ranking se ha aupado al nº 1, aunque recuerdo que durante las votaciones la cosa estuvo bastante reñida con Hey Jude.

Como punto final, terminaré la entrada hablando un poco de mi experiencia personal con la canción. Como ya he dicho en otras ocasiones, el segundo álbum que compré en mi vida fue Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. No sé si por tener 16 años o porque es una canción difícil de asimilar, durante bastante tiempo no me llamó mucho la atención. Poco a poco aprendí a apreciarla como merece y, cuando yo mismo voté para este Top Ten, la coloqué en mi primer lugar particular sin dudarlo. Aunque mi canción favorita de los Beatles puede cambiar de un día para otro, A Day In The Life tiene algo especial que la coloca a un nivel muy por encima del resto. Las melodías de Lennon son realmente hermosas y, como dice Ian McDonald, el trabajo de Starr a la batería y McCartney al bajo es increíble. Probad a escuchar aislada la línea de bajo de McCartney en las primeras estrofas y descubriréis una línea melódica que podría rivalizar en emotividad con la parte cantada por Lennon. Luego esta ese halo de misterio que aportan los crescendos orquestales, el oasis saltarín entre tanta grandilocuencia que aporta McCartney en la parte central o la voz de Lennon que acompaña al puente orquestal antes de sumergirnos en la tercera y última estrofa.

4 comentarios:

Bruno dijo...

¡Plas plas plas!

Gran cierre a este ranking, Manuel. Para mi desde luego, si no es la mejor de los Beatles, está en el top3. Una canción que como dice el propio George Martin, ya desde la primera toma emociona al oír la voz de Lennon.

Recuerdo que cuando descubrí a los Beatles, a través de unos cassetes grabados, está canción me chocó tremendamente por el crescendo orquestal: yo apenas tendría unos diez años y fue impactante. ¿Cómo sonaría veinte años antes? No puedo ni imaginarlo.

Enhorabuena por este ranking que te has currado a base de bien.

Saludos a todos.

PPK dijo...

40 músicos doblados cuatro ves...160 músicos ¿no?
Bueno, después del álgebra, felicitarte por esta entrada. Coincido en todo lo que dices. No sé si fue aquí dinde comenté esa sensación que me dejó "Strawberry fields forever" en las primeras escuchas. Exactamente como a ti. No son canciones para apreciar con 15 años. Pero a mí, como a ti, me fue pareciendo mejor y mejor con el tiempo. Efectivamente, ambas son dos de las cimas de la creatividad de Lennon y del grupo.
Una de las genialidades del grupo es ese emsamblaje entre canciones dispares que pareciera que se han compuesto de un tirón: "A day in the life", "I´ve got a feeling" o la suite del "Abbey road".
Tras haber cerrado este ranking, quiero decirte que lo hago mío. Enhorabuena. Y yo, como tú, cambiaría varias veces mi canción favorita del grupo. Es lo que tiene tener un porcentaje tan altísimo de buenas canciones, de obras maestras.
Saludos.

Mansion On The Hill. dijo...

Gran trabajo Manuel, como siempre. Perfecto final para un listado de canciones irrepetible.

A Day In The Life es como la capilla sixtina o la muralla china. Un milagro de la humanidad y en este caso, del siglo XX. Sobran las palabras.

Manuel J dijo...

Gracias, Bruno. Ahora estoy pensando en que otro ranking podría desarrollar a largo plazo. Debe ser uno que merezca la pena y mantenga el listón de los otros tres que ya se han cerrado en el blog: CSN, Beatles en solitario y Beatlesongs.

PPK, en cuanto leí tu comentario cambie 120 por 160. Creo que me lié con algún dato del libro de Ian McDonald. Es cierto, aunque son compositores distintos, es increíble lo bien que ensamblan sus partes en We Can Work It Out o I've Got A Feeling.

Gracias por pasarte, Mansion.

Un abrazo a todos.