sábado, 16 de marzo de 2013

The Rutles - All you need is cash


No sé si se trata del primer falso documental (mockumentary en inglés) de un grupo ficticio, pero por ahí andará (desde luego es anterior al célebre This is Spinal Tap, del que quizá hablemos en otra ocasión). Estrenada directamente para la televisión, no solo se trata de una hilarante comedia más que recomendable para cualquier fan de los Monty Python (aunque aquí solo aparezcan dos de ellos), sino que es al mismo tiempo una biografía paralela a la de los Beatles que, aunque exagerada y por muchos momentos ridícula, es tremendamente completa y fiel en los detalles a la de los Fab Four. Los beatlemaníacos son precisamente los que más la disfrutarán, ya que reconocerán multitud de anécdotas y detalles.

El origen de todo esto se remonta a 1975 cuando en Rutland Weekend Television, el programa que tenía el Python Eric Idle en televisión, aparecieron por primera vez The Rutles. Aunque originariamente se pensó en una parodia de los Stones, que iban a llamarse obviamente The Rutland Stones, se decantaron finalmente por los de Liverpool. Neil Innes, amigo y colaborador de Idle, había compuesto I must be in love, tema que le sonaba muy beatle. Dicho y hecho: crearon una breve parodia de los Fab Four y fue todo un éxito; tanto es así que aparecieron posteriormente, al otro lado del charco, en el mítico Saturday Night Live.

En 1978 se estrenó All you need is cash, una película ambiciosa aunque barata en la que se retrata la carrera completa de The Rutles. Desde sus inicios en The Cavern y los clubes de Hamburgo (aquí llamado el Rat Keller, literalmente sótano lleno de ratas) hasta su disolución, hacemos un repaso a toda la trayectoria de la banda reconociendo esos mismos pasajes en la carrera de The Beatles, solo que aquí se exageran y parodian de tal manera que no podemos más que revolcarnos de risa con algunas de sus ocurrencias: cómo el mánager que les descubrió odiaba su música pero se fijó en ellos por sus apretados pantalones, su triunfal concierto en el Ché Stadium (en honor al guerrillero sudamericano), su encuentro con Dylan (quien les introdujo en el consumo de cierta sustancia que influiría notablemente en su música: el té), etc...

The Prefab Four: Dirk, Stig, Barry y Ron
Para mi dos de las mejores ocurrencias de la película son, por un lado el personaje inspirado en Yoko Ono, una artista llamada Chastity (literalmente castidad) vestida con uniforme nazi cuyos padres "habían inventado la II Guerra Mundial", y por el otro la famosa escena del saqueo a las oficinas de Rutle Corps (la empresa que ellos fundaron, emulando a Apple Corps) en la que uno de sus directivos, interpretado por el también Python Michael Palin, niega los problemas económicos por los que le pregunta un periodista interpretado por, sí señores, el mismísimo George Harrison.

Porque si de algo puede presumir esta película es de la cantidad de cameos con que cuenta. Aparte del ex-beatle aparecen aquí Mick Jagger y Paul Simon interpretándose a sí mismos, los cómicos Dan Aykroyd (quien interpreta al cazatalentos que rechazó a los Rutles), Bill Murray (interpretando a Bill Murray the K, como el DJ norteamericano que se autoproclamó quinto beatle) y John Belushi (como feroz Ron Decline, parodiando a Allen Klein), Ronnie Wood (haciendo de Ángel del Infierno) o Bianca Jagger (como Martini McQuickly, en el papel equivalente a Linda McCartney). Las reacciones de los Beatles fueron de lo más diversas: a George obviamente le encantó la idea y por eso participó; se cuenta que a John le gustó tanto que se quedó con la copia que le enviaron para que la viera antes de su estreno; a Ringo por lo visto solo le gustaron "algunas partes" (igual no fueron de su agrado las continuas bromas a su costa sobre peluquerías); el que peor lo llevó fue Paul, el más beatle de entre los beatles, a quien no le hizo mucha gracia que se les parodiara, aunque se dice que a Linda sí le pareció una película muy divertida.

El último aspecto a destacar, además de la extrema fidelidad hasta en los más mínimos detalles en cuanto a indumentarias e instrumentos, es por supuesto la música: compuesta íntegramente por Neil Innes, se trata de un magnífico repaso a la carrera de los de Liverpool. Todo suena a beatle en estas canciones: desde las melodías y estructuras hasta las interpretaciones y armonías. Algunos temas son auténticos plagios de las canciones originales (como pueden ser Ouch! o Get up and go por poner un par de ejemplos), pero otras composiciones rayan a muy buen nivel: I must be in love, Cheese and onions, Another day o Doubleback Alley son buena muestra de ello.

Francamente recomendable y disfrutable. ¡Larga vida a The Rutles

2 comentarios:

David dijo...

Y leí que Cheese&Onions apareció en un disco japonés de John Lennon como propia.
A mí me gusta mucho Between us (suena a ellos sin ser de ellos).
Un saludo.

Manuel J dijo...

La vi hace muchos años. Le tenía tantas ganas que lo hice sin subtítulos y a pelo en inglés. No estaría mal recuperarla ahora que circulan versiones de todo tipo, creo que me perdí muchos chistes. Una entrada muy interesante, no sabía nada de las reacciones de los propios Beatles a esta película.

En youtube hay un video de reunión de los Rutles en el que ya no aparece Eric Iddle. Se les ve tocando en un tejado algo más mayores. El equivalente a Ringo tiene aún más cara de brutote.