miércoles, 9 de enero de 2013

Bob Dylan en cinco discos.

Continuamos la sección inaugurada por el amigo Mansion con los cincos discos más representativos de la carrera de Bob Dylan (y con éste, ya van 5 Top 5 seguidos). Cuando se le ocurrió tratar las discografías con cinco recomendaciones a modo de resumen, en seguida me presté voluntario para contribuir con mi aportación sobre Bob Dylan. Huelga decir que esta entrada es meramente personal y que cualquier otro podría nombrar otros cinco álbumes totalmente distintos. Por mi parte, he intentado razonar mis elecciones lo mejor posible, haciendo mención también a aquellos discos que han estado a punto de entrar y que finalmente se han quedado fuera en beneficio de los que han resultado definitivos. No me gusta que se queden fuera grandes trabajos como Another Side Of, Highway 61 Revisited, John Wesley Harding, New Morning, Desire, Street Legal o Love & Theft, pero había que elegir cinco y cinco son los que han quedado.


Bob Dylan - The Freewheelin' (1963)

He dudado si incluir este álbum en el presente listado de recomendaciones hasta el último momento. La razón es muy sencilla: por preferencias personales, considero más interesante y más contundente el Another Side Of que este Freewheelin'. Además, es fácil defender el Another Side Of como mejor opción, ya que fue clave en la carrera de Bob al librarle de su faceta de cantautor protesta y abrirle multitud de posibilidades en la temática de sus canciones. Sin embargo, The Freewheelin' es capital, ya que destapa a Dylan como el genial compositor que siempre fue. Se podría decir que en The Freewheelin' Bob Dylan pega el salto definitivo, ya que en su álbum debut sólo metió dos temas originales que, comparándolos con el material del que hace gala en este segundo álbum, palidecen aún siendo material de primera clase. No va muy desencaminado Pete Seeger cuando afirma en el documental de Martin Scorsese que la mejor canción que Bob Dylan haya compuesto a lo largo de toda su carrera sea A Hard Rain's Gonna Fall. A destacar también Don't Think Twice It's All Right, Masters Of War y Girl From The North Country.

Prueba también con: The Times They Are' A Changing (1964), Another Side Of (1964)


Bob Dylan - Bringing It All Back Home (1965)

Si con The Freewheelin' dudé, con Bringing It All Back Home lo tengo muy claro. No me ha temblado el pulso el hecho de incluir este trabajo en detrimento de un disco tan emblemático como Highway 61 Revisited. Bringing It All Back Home es verdaderamente el álbum del cambio, el que le daría su nuevo sonido que perfeccionaría después en posteriores entregas. Aún así, me gustaría aclarar que el Bringing It no está aquí tan sólo por ser ese disco que abre nuevos caminos en la discografía de Dylan. Haciendo un balance global, creo firmemente que las canciones de este disco son muy superiores a las del Highway 61, a pesar de contar este último con un tema tan legendario como Like A Rolling Stone. Recuerdo que me llevé varias semanas obsesionado con este álbum. Me levantaba por la mañana para ir a la facultad por aquella época y lo primero que sonaba en mi reproductor de CD era el trio de ases Maggie's Farm/On The Road Again/Bob Dylan's 115th Dream (casi siempre en ese orden). Antes de finiquitar este álbum, me gustaría destacar su cara acústica al completo, en la que encontramos cuatro clásicos atemporales de entre los cuales no sabría con cual quedarme.

Prueba también con: Highway 61 Revisited (1965)



Bob Dylan - Blonde On Blonde (1966)

Blonde On Blonde tenía que aparecer en este listado si o si. Su obra magna de los sesenta y probablemente de toda su carrera discográfica, el primer álbum doble de la historia para un músico tan desbordado por su propia creatividad que los LPs convencionales empezaban a quedársele pequeños. Bob Dylan se saca de la manga un abanico de canciones emblemáticas y se rodea del buen hacer de los músicos de Nashville para crear su obra más ambiciosa. En su día dijo de este doble álbum que era lo más cerca que había estado del sonido mercurial que sonaba en su cabeza y, teniendo en cuenta que forma parte de la bien llamada trilogía eléctrica, Blonde On Blonde es otra cosa en comparación con el sonido primigenio del Bringing It o el rotundo y desbocado carácter del Highway 61. Blonde On Blonde se envuelve por un sonido artesanal y elegante que abarca géneros tan dispares como el pop de Stuck Inside Of Mobile o I Want You, el blues salvaje de Leopard-Skin Pill-Box Hat o Pledging My Time y la quietud sofisticada para Visions Of Johanna o Sad-Eyed Lady Of The Lowlands.

Prueba también con: Es único, no hay nada igual en su discografía.



Bob Dylan - Blood On The Tracks (1975)

Blood On The Tracks es mi álbum favorito de Bob Dylan. Creo que si llevan años diciendo eso de "su mejor álbum desde Blood on The Tracks", por algo será. Hablamos del álbum más confesional de un músico con justificada fama de hermético. En Blood On The Tracks convergen todos los sentimientos del músico surgidos tras la ruptura de la relación que mantenía con su primera esposa, Sara Lowndes. Blood On The Tracks está repleto de grandes canciones desde el principio hasta el final y, debido a que fue regrabado para hacerlo menos confesional antes de sacarlo al mercado, de él existe una versión pirata tan recomendable como la oficial llamada Blood On The Tapes. Si Lily, Rosemary And The Jack Of Hearts no me pega en la versión oficial, en Blood On The Tapes aparece la que para mí sería la versión ideal de este tema, así como los primeros registros de otros temas como You're A Big Girl Now, que ponen literalmente los pelos de punta. A destacar Tangled Up In Blue, Simple Twist Of Fate, You're A Big Girl Now, Idiot Wind y Shelter From The Storm.

Prueba también con: Planet Waves (1974), Desire (1976)



Bob Dylan - Time Out Of Mind (1997)

Aunque Dylan había ofrecido interesantes trabajos en los ochenta como Oh Mercy, nadie esperaba un puñetazo sobre la mesa como Time Out Of Mind. Yo tengo la teoría de que volver a las raices con discos de versiones como Good As I Been To You y Word Gone Wrong, ambos previos a esta joya, le fueron de mucha ayuda para hacer tabla rasa y volver a situarse como músico y compositor. Hay que tener en cuenta que previamente a estos álbumes, Bob andaba algo perdido con discos tan difuminados como Under The Red Sky. Time Out Of Mind abre un nuevo renacimiento para la música de Dylan que llega hasta nuestros días, aunque tengo que confesar que no estoy muy en sintonía con sus dos últimos trabajos hasta la fecha, Together Through Life y Tempest. Quizá en Time Out Of Mind encontramos el equilibrio perfecto entre las composiciones originales y las referencias a las viejas raices, ya que obras posteriores podrían pecar en cierta medida de abusar de géneros tan canónicos como el blues. A destacar temas como Love Sick, Not Dak Yet y, mi favorita con diferencia, Standing In The Doorway.

Prueba también con: Love & Theft (2001), Modern Times (2006)

3 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Gran entrada, Manuel.

Abordar la obra de Dylan en solo cinco discos es practicamente imposible. Pero creo que te has acercado mucho a lo que debe ser lo fundamental para entender al mito. Como bien dices todos tenemos nuestro pack de discos favoritos de Dylan, pero hay algunos que deben ser básicos y comunes.

En mi caso serian y por este orden:

1. Blonde On Blonde
2. Blood On The Tracks
3. Time Out Of Mind
4. Street Legal
5. New Morning

Los dos últimos serian dos debilidades personales. Pero es que luego hay una lista de otros diez discos (por lo menos) fundamentales para entender no solo a Dylan, sino la música de del siglo XX y parte del actual.

Chals dijo...

Tarea ifícil resumir a Dylan en 5 discos. De tener que hacerlo yo me quedo con tu lista, pero cambio el Time Out OF Mind por Oh Mercy. Excelente repaso. Saludos

Joserra Rodrigo dijo...

Manuel Dylan en cinco discos es como el mar a cucharadas. Para mi es imposible pero estás los que tienen que estar. Un abrazo!
¿Has valorado tb lo grande , grande que es Hway 61 Rvtd? Porque es grande grande.