lunes, 3 de diciembre de 2012

Richard Hawley - Standing At The Sky's Edge


Hace ya unos meses que el de Sheffield sacó su último trabajo de estudio, y tenía pendiente una revisión del mismo ya que la carrera del señor Hawley le hacen merecedor de un hueco y un poco de atención allí donde se hable de música. Conocí al guitarrista en 2008, cuando se acercó por Sevilla para presentar el soberbio Lady's Bridge, en un concierto grandioso y elegante. Un artista en toda regla que demuestra sobre las tablas que de música él sabe bastante.

Con una larga carrera a sus espaldas, el amigo Hawley se dio a conocer con su banda Longpigs, con la que tuvo relativo éxito en aquello que fue denominado como britpop, que a la larga englobó casi cualquier cosa siempre que la union jack apareciera por alguna parte. Tras la separación del grupo se enroló temporalmente en Pulp de la mano de su amigo Jarvis Cocker, quien a la postre le animó a grabar sus propios temas tras escuchar una de sus maquetas caseras. Como artista en solitario su estilo se mueve entre el el soft rock, rockabilly, pop de cámara  y AOR (siempre he odiado este término, me parece de lo más peyorativo), pero si hay algo que le va como anillo al dedo es el calificativo de crooner. Su elegancia tanto a la hora de componer como de interpretar le hacen desmarcarse de casi todo el panorama musical actual. Sus celebrados Coles Corner y el ya mencionado Lady's Bridge son buena muestra de ello, trabajos absolutamente recomendados por MIMS.

Pero resulta que, bastante sabiamente, el señor Hawley no se conforma con la fórmula que ya sabe exitosa y prefiere explorar nuevos terrenos. Ya lo hizo con su anterior Truelove's Gutter (2009), y tres años después vuelve a sorprender con este Standing At The Sky's Edge (2012). Algo que adivinamos por la portada del mismo, y que se nos confirma al abandonar el sonido que tanto le caracteriza y se adentra en terrenos oscuros y misteriosos: no pierde su esencia desde luego y su estilo tan característico sigue siendo reconocible para los que le seguimos, pero prueba en esta ocasión con nuevas atmósferas y sonidos, con resultados interesantes pero desiguales.


Algunos lo han descrito, por lo que he podido leer por ahí, como un álbum psicodélico. No es del todo cierto ni muchísimo menos, pero sí que se aprecian sus buenas dosis aquí y allá, sobre todo en la primera mitad del disco. Es en los cuatro primeros cortes donde Hawley nos sorprende con unos arreglos más atípicos, que le confieren un toque entre psicodélico y oriental, como ocurre con She Brings The Sunlight: una canción cuasi-monocorde con un ritmo lento y pesado, donde la sucesión de capas de sonido dan una densa textura hipnótica, casi de mantra; las guitarras son contundentes y punzantes, y el resultado aunque extraño (viniendo de quien viene) es más que interesante. La canción que da título al álbum es un tema oscuro que va creciendo compás a compás, aumentando en volumen e intensidad lenta y constantemente, ganándose al oyente poco a poco.

Los dos siguientes temas, Time Will Bring You Winter y Down In The Woods, siguen la misma senda que sus predecesores en cuanto a atmósferas e instrumentaciones, solo que en este caso el ritmo y la intensidad aumenta, especialmente en el cuarto corte del disco, que si bien no se trata de un tema pegadizo sí que resulta llamativo. Tras ellos se nos presenta Seek It, que es la canción que mejor enlaza con sus anteriores trabajos: una suave balada con una simple aunque preciosa melodía, interpretada por Hawley con su grave y sugerente voz. Don't Stare At The Sun resulta un tanto más insípido llegados a este punto, siendo quizá lo más destacable la coda instrumental del final.

Con The Wood Colliers Grave volvemos a los terrenos oscuros y misteriosos del principio del disco, aunque la brevedad de este último tema (tres minutos, frente a los 6 o 7 de los primeros) hace que nos quedemos a medias. Sin embargo en seguida nos llega Leave Your Body Behind You, sin duda uno de los platos fuertes del disco, con un ritmo contagioso y unas guitarras más que destacables; el etéreo puente supone un curioso contrapunto, enérgicamente contrarrestado por la magnífica interpretación de la banda. Before supone el cierre de este disco, un relajado tema que nos deja un buen sabor de boca.



Escucha en spotify Standing At The Sky's Edge.

4 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Reconozco mi total desconocimiento de este tipo. Apunto el dato. Tiene muy buena pinta.

revolver dijo...

Yo lo vi en directo, en la gira que le unió a Paul Weller y no me gustó nada; bueno, la verdad es que no me gustan los crooners...Así que no me interesé por su música...Por ser tú, lo intentaré, pero no te prometo nada !!! ;)

mario quema dijo...

La verdad es que ''Standing at the Sky´s Edge'' me parece mucho más ruidoso y crudo que sus anteriores trabajos. En mi opinión, se aleja bastante del estilo de música que suele hacer un crooner.
Un saludo

Bruno dijo...

Mansion y revolver: os recomiendo otros trabajos suyos como Coles Corner o Lady's Bridge antes que este; pero si no te gustan los crooners... no hay nada que hacer ;)

mario quema: a mi también me lo pareció en la primera escucha; de hecho mi primera impresión fue bastante decepcionante. Pero al darle una nueva oportunidad empecé a apreciar las composiciones más allá de los arreglos.

Gracias a todos por los comentarios. Saludos!!