miércoles, 23 de noviembre de 2011

Belle and Sebastian - Recopilatorio MIMS

Aquí está el primer recopilatorio que realizo para MIMS, y a sugerencia de Manuel lo dedicaré a una de mis bandas favoritas de los últimos años, los escoceses Belle & Sebastian.


Con quince años de carrera a sus espaldas, los de Glasgow han alcanzado la madurez creativa y musical, y yo diría más: casi que la han dejado atrás definitivamente. El cambio de registro del grupo es igualmente llamativo: han pasado del elegante pop barroco y melancólico de sus inicios a un pop resultón, desenfadado y luminoso, como hemos podido catar en sus dos o tres últimos trabajos. El presente recopilatorio incluye solamente temas de seis de sus primeros siete álbumes de estudio. No incluye ninguna canción de Storytelling (2002), porque ninguna merece especial atención, ni tampoco de God help the girl (2009) o Write about love (2010): son estos sus dos últimos trabajos que personalmente no me gustan y que considero un cambio de registro demasiado alejado a lo que era el sonido de la banda.

Aunque estuve dándole vueltas, he preferido colocar las canciones en un estricto orden cronológico, principalmente por apreciar esta evolución en la banda de la que hablamos.



Su debut, que ya analizamos en esta entrada, fue Tigermilk (1996): grabado casi como un disco amateur, con la banda recién montada y unos pocos ensayos graban el disco en cinco días. La canción que abre el disco, The state I am in es sencillamente sublime. Uno de los temas más emotivos es sin duda We rule the school, sobre adolescentes aburridos y atemorizados a los que dice "haz algo bonito mientras puedas". Mary Jo cierra el disco con elegancia y lirismo.

Tras este debut arrollador, en el mismo año editaron If you're feeling sinister (1996), considerado casi unánimemente su obra maestra. Debo reconocer que es el disco del más me ha costado dejar fuera canciones. Seeing other people es uno de los mejores temas de toda su discografía. The fox in the snow es uno de los momentos más frágiles de su carrera. El otro tema sacado del álbum, Get me away from here, I'm dying, es bastante elocuente en su letra, y el animado acompañamiento supone un curioso contrapunto.



Lazy line painter Jane (1997) es el primer intento de la banda por sacar un single de éxito, y para ello piden a la vocalista Monica Queen que aporte la fuerza y garra de su voz que no tuvo el deseado éxito. No sería el único intento, desde luego, pero eso ya es otra historia.

Tras estos inicios deslumbrantes (musicalmente hablando) se toman su tiempo para sacar su tercer trabajo: The Boy With The Arab Strap (1998). Pese a ser el primer disco públicamente reconocido e incluso premiado en los Brit Awards, advertimos también por vez primera que el nivel de las canciones es bastante irregular. Sleep the clock around es un hipnótico y animado corte de pop. El otro tema incluido aquí es el que da título al álbum, que capta al oyente desde el primer segundo con el sugerente riff del piano eléctrico.



Su siguiente trabajo supone un auténtico pinchazo. Fold your hands child, you walk like a peasant (2000) es un disco no ya irregular sino sencillamente flojo. Murdoch seguía cediendo galones a sus compañeros y así le iba. Entre tanto aburrimiento, The model destaca entre el resto: por su característico clavicordio desde luego, pero también por la deliciosa melodía y los magníficos arreglos de cuerdas. Tras este trabajo editaban el mencionado Storytelling (2001) del que no incluimos ningún tema: este álbum no fue concebido como tal, sino que resulta ser una colección de temas compuestos y grabados para la película homónima de Todd Solondz; como finalmente el director fue descartando la práctica totalidad de canciones, B&S decidieron rescatarlas e incluirlas en este disco. Infumable.

Por suerte no estaba todo perdido ya que con los singles se iban a redimir: Jonathan David (2001) narra un curioso triángulo amoroso cantado por Stevie Jackson. Su siguiente single, I'm waking up to us (2001), es una bofetada sin mano a Isobell Campbell, aún miembro (o miembra) del grupo y ex-pareja de Murdoch; aunque desde luego es un golpe bajo, el tema es de los más inspirados de toda su carrera.


Para grabar Dear catastrophe waitress (2003) reclutaron a Trevorn Horn para la causa y se marcan un giro de 180º con un disco exhuberante y potente: Step into my office, baby con su simpática letra, sus juegos de voces y arreglos de metales. Bob Kildea se hace notar en las guitarras de I'm a cuckoo, tema animado como pocos en toda la carrera de la banda. El ritmo contagioso y bailable de You don't send me dan el toque kitsch y desenfadado.

The life pursuit (2006) supone la confirmación de este nuevo estilo pero sin la inspiración del álbum que le precede. The blues are still blue es un rock que bien podría haber firmado T.Rex, al que añaden un curioso órgano Hammond (que "homenajea" a Too many teardrops en mi opinión). Funny little frog, un tema con toques soul cierra la presente recopilación.



Tras 17 canciones y en poco más de una hora hemos seguido la evolución de la banda en sus primeros diez años. Tras estos, como dijimos al principio, vendrían dos álbumes más, curiosamente los que más atención han recibido de medios y público.Espero no haberos aburrido (vaya tochaco que he soltado), que la lista os interese y que os haya podido transmitir un poco de la pasión que siento por los de Glasgow.

4 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

El sonido de esta banda siempre me gustó, pero por una u otra razón nunca me senté y les dediqué el tiempo para buscarlos, leer sobre ellos y escucharlos con tranquilidad. Ahora sí:)

Mansion On The Hill. dijo...

buen trabajo, Bruno. Yo tuve un compañero de trabajo que le encantaban y siempre me los recomendaba. La cuestión es que siempre los acababa posponiendo por otras opciones y al final se me pasó.

Perfecta recomendacion para empezar con ellos. Soy un gran admirador de la escena escocesa (Simple Minds, Jesus And Maty Chain, Gun...) así que me espero lo mejor.

Un abrazo

Manuel J dijo...

Este grupo fue un descubrimiento gracias a ti. Belle And Sebastian y Nick Drake también. Me alegra que me hicieras caso y te lanzarás finalmente con el Recopilatorio ;) Coincidimos en la mayoría de las canciones. Mis discos favoritos de la banda son Tigermilk, If You're Feeling Sinister y Dear Catastrophe Waitress. En concreto, Tigermilk llegó a sorprenderme una barbaridad. Primero escuché los demás, pensando que en una opera prima no estaría definido su sonido... y me encuentro con que todo estaba allí desde el principio. Salvo un extraño tema que anda por la mitad del que ni siquiera recuerdo el nombre, Tigermilk es junto a su segundo álbum, la época dorada del grupo. Y los singles de entonces, tampoco puedo olvidarlos ;)

Bruno dijo...

El tema al que te refieres es "Electronic Renaissance", un tema eléctronico justo en la mitad. Es cierto que choca, yo durante mucho tiempo me lo saltaba cuando ponía el disco (como el "Revolution 9"), pero con el tiempo he llegado a apreciarlo.

Como divertida "anésdostas" de este tema, la primera vez que vi a B&S lo tocaron en directo. Pues bien, según pude leer más tarde en una entrevista a El País si no recuerdo mal, fue la primera vez que lo tocaban en una de sus actuaciones, y fue precisamente a petición del periodista que los entrevistó: les preguntó por qué nunca lo tocaban, y esa misma noche lo hicieron.