martes, 11 de octubre de 2011

TOP 5 Canciones sobre rupturas

Advertencia a la población: a pesar de la temática de la entrada, en el siguiente texto en ningún momento se nombra ni se hace referencia alguna a Pimpinela.

Seguimos bajo la influencia de Rob Fleming (pues a ver si se nota, pensará alguno xD), y continuamos con la cada vez más cansina costumbre de elaborar rankings, a los que estamos llamando TOP5 y que ya ha tenido algunas entregas previas de dudoso gusto.


Todos sabemos que básicamente hay solo dos temas para componer canciones: las que hablan de amor, que se escriben para poder ligar (en eso consiste el rock básicamente), y las que se componen después de haber intentado ligar, que tratan sobre rupturas y calabazas varias. Hay quienes escriben canciones tocando otros temas, es cierto, pero son pelmas como Ismael Serrano y gentuza así que nunca aparecerán en esta página.



La presente lista está compuesta por cinco canciones que tratan el tema de las rupturas. No de cuando uno se siente solo, o deprimido, o se lamenta del amor que tuvo y se fue... No, tratan sobre rupturas en primera persona y en tiempo real, algo así como el Minuto y Resultado de los fracasos sentimentales pero sin el mítico "Goool en Las Gaunas" de fondo.

¡Ah! Y como siempre, desde luego que hay ausencias notables y llamativas, pero se trata de una lista personal e intransferible. Estas canciones quizá no sean las mejores, pero son las cinco que en algún momento han significado algo para el autor de estas líneas.

5. The New Raemon - Tú, Garfunkel

Uno de los habituales de la página, el ínclito Ramón Rodríguez, publicó un primer disco minimalista y conmovedor en el que este tema destacaba como eje central del mismo y se erigía en himno para los fans del grupo. Una canción redonda donde la única pega que le encuentro son las líneas de la última estrofa sobre la comida china y el repartidor (sobre todo después de que un fan en su versión casera cambiase cierta rima dándole un toque más cómico, desde luego, pero perdiendo la tensión totalmente). Ramón más emotivo y cercano que nunca.





El coro final, "yo soy Simon / tú Garfunkel", un clásico ya entre sus seguidores.


4. Jeff Buckley - Last goodbye

Su muerte prematura nos privó de su talento, pero con un único álbum editado Jeff Buckley alcanzó la gloria para no abandonarla nunca. Quizá no tan famoso ni tan inspirado como Grace o su versión del Hallelujah, este tema es emocionante y sentido por la letra tan directa y, sobre todo, por la magistral interpretación vocal. En sus versos dice a su pareja cómo este es el último adiós, el último abrazo, y cuando canta "Kiss me, please, kiss me /But kiss me out of desire, babe, and not consolation" logra emocionar y transmitir la mezcla de sentimientos que le invaden en ese momento.





3. Glen Hansard - Leave


Desgarrada y cruda balada que aparece en la banda sonora de la película Once, donde servidor descubrió al magnífico cantautor que es Glen Hansard. Se trata de un minimalista y sobrecogedor tema cuya continua ascensión culmina con el irlandés, a voz en grito, pidiéndole a la chica que se vaya, todo ello con el único acompañamiento de su ajada guitarra acústica.





Atendiendo a la mínima letra y la simplísima instrumentación, pocas veces con tan pocos elementos se logró transmitir tanto.


2. Gloria Gaynor - I will survive

Da igual que sea una de las canciones más quemadas del mundo, que no falte en cualquier celebración, o que se haya convertido en himno gay... Por encima de todo estamos hablando de un señor temazo. Considerada una de las canciones feministas por excelencia, el contagioso ritmo disco y la fuerza de la interpretación casi nos hace olvidar que estamos ante una canción que trata sobre una ruptura y la posterior reafirmación de la independencia de la mujer.





Con una canción así da gusto que lo dejen a uno.


1. Led Zeppelin - Babe I'm gonna leave you

La banda de rock más excesiva de todos los tiempos versionó este tema (originariamente folk) que le habían oído a Joan Baez, pero lo hicieron tan suyo que nadie daría crédito a que la compositora del tema original es una tal Anne Bredon. La alternancia entre arreglos acústicos y eléctricos así como el característico sonido blues-rock de banda hacen de la canción una auténtica apisonadora, guiada por las guitarras de Page y la arrebatada interpretación de Plant.





Grandiosos.

8 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Me quedo con Glen Hansard y la BSO de Once, espectacular.

¡Saludos!

Bruja Truca dijo...

Deberíais ser un poco más respetuosos con los gustos de los demás. El blog está cogiendo un tono de dudoso gusto en plan "lo que nos gusta es lo mejor y lo demás es una mierda." Si no te gusta Ismael Serrano, hay gente a la que si. No no lo menciones y punto. Y encima le llamas "gentuza". Pues muy bien. Hay muchas entradas donde sólo hay críticas destructivas y muy poco constructivas. No lo digo porque sea una fan loca de Ismael Serrano, pero me gusta y se me han quitado las ganas de seguir leyendo. Os lo digo como crítica constructiva. Y ya fuera de mi opinión os puedo decir que hay personas que me han dicho también que el blog estaba mejor cuando lo escribía mi hermano solo...

Bruno dijo...

Tomo nota del "Zas en toda la boca", Bruja Truca, agradezco tu opinión.

Igualmente, todo el que quiera criticar no solo los contenidos sino la línea editorial (en realidad a mi básicamente: creo que soy el único de los tres blogueros que se dedica a poner idioteces en sus entradas) es libre de hacerlo. Es más, lo agradecería.

Por otro lado apuntar que, aunque huelgue decirlo, en ningún momento es mi intención ponerme en ese plan que dices. Los que me conocen lo saben sobradamente, pero doy por sentado que leyendo entre líneas se entiende que todas esas chorradas son simplemente eso, bromas. Ni juzgo los gustos de nadie (tan solo lo hice hace un tiempo escribiendo sobre los fans de Tom Waits, y creo que se entendió lo que quería decir por encima de las bromas y puyas) ni es mi intención ofender.

Quizá es que no me tomo muy en serio ni esto del interné, ni a mi mismo, ni mis propias opiniones, así que por qué no regarlas con algún chiste o comentario (aunque en ocasiones sean de mal gusto, como los que hice sobre Dani Garuz en su día).

Y en fin, que a mi también me gustaba más cuando escribía Manuel solo, pero cometió el error de dejarme participar. El día que me diga que deje de hacer el idiota (como ya hizo cuando sugerí una nueva sección que nunca verá la luz xD) o me pegue la patada en el culo lo entenderé.

Un saludo.

revolver dijo...

Jeff Buckley me parece "superlativo" en la interpretación.

Bruja Truca dijo...

Bruno, mi intención tampoco era molestar. Te lo digo porque me gusta el blog pero a veces da la impresión de que vas de "sobrao" (y perdón por la expresión) con esos comentarios. No te conozco y por supuesto no sé como eres. Quizás lo hagas en plan coña, no lo dudo. Hoy lo que me ha chocado es que si no vas a decir nada de Ismael Serrano, no lo insultes gratuitamente. Si no te gusta, es totalmente respetable, haz crítica constructiva de porque no te gusta su música. No le digas "gentuza" porque es un insulto gratuito y sabes que no va a entrar a defenderse y que ésto es público.

Normalmente un blog gana con más escritores. No digo que éste pierda contigo. Tienes buen criterio musical, úsalo en positivo. Yo tengo un blog de cine y no pierdo el tiempo hablando de lo que no me gusta, porque me parece eso, perder el tiempo. Pero si quieres hablar de lo que no te gusta (cada cual que hable de lo que quiera, está claro) hazlo con criterio, que se ve que te sobra.

No creo que sobres en el blog, sólo que a veces te pasas un poco. Sólo eso.
Un saludo.

Mansion On The Hill. dijo...

Ninguna de Blood On The Tracks???

Manuel J dijo...

Mansion: Es cierto, Mansion. Ninguna de Blood On The Tracks, cuando es el álbum por excelencia sobre rupturas. Mi número uno de las que aparecen es Last Goodbye con diferencia. Es una canción que empieza de una forma, termina de otra y es un todo compacto, bellísima.

Bruno dijo...

Es que, como comento en el artículo, incluyo aquí canciones que para mi han significado algo.

Dylan es un músico que me gusta, desde luego no como a Manuel, pero precisamente este disco no es de mis preferidos. También es cierto que no lo habré escuchado más de una o dos veces a lo sumo, y si es de esos que necesitas oir varias veces para hacerte a él pues entono el mea culpa y le dedicaré más atención.