domingo, 8 de mayo de 2011

Todd Rundgren 1970/1974 - Recopilatorio MIMS

Espero que vuestro antivirus os permita ver la foto

Hace algunos años descubrí por recomendación a un fascinante grupo llamado The Nazz. En él militaba Todd Rundgren, un compositor que poco a poco se fue haciendo un pequeño hueco en mi olimpo particular de grandes creadores de melodías. Si en el primer disco de The Nazz la influencia del grupo Cream era notoría, en los siguientes discos del grupo y en sus primeros álbumes en solitario quedará para mí como el sucesor más relevante de McCartney en los setenta. Un melody maker sofisticado, sublime en muchas ocasiones, que me atrapó literalmente con su álbum Something/Anything?.

Estuve varios meses colgado con la música de este tío, aunque el choque inicial fue difícil porque la producción de sus primeros álbumes puede sonar algo anticuada actualmente. Considero que su época dorada como compositor va desde el primer álbum con The Nazz hasta algunas canciones puntuales del doble álbum llamado Todd (cuarto o quinto de su discografía en solitario). Después me desencanté con sus trabajos posteriores, aunque no habrá sido por todos los intentos de volver a reecontrarme con grandes canciones en discos como Initiation o Hermit Of Mink Hollow. Si al principio fue una alegría darme de bruces con tanto baladón, mayor fue la decepción de seguir buscando y no encontrar más que discos que no eran ni la sombra de los anteriores.

Esta entrada iba a estar dedicada a The Nazz, pero no ha sido posible al no estar disponible su discografía en Spotify. Nos conformamos entonces con la no menos sobresaliente etapa 1970-1974 de Todd Rundgren en solitario. Para muchos puede resultar demasiado pastelosa y, de hecho, podría ser la recopilación más azucarada de todas las que hemos publicado hasta ahora. Para mí es una colección de canciones dignas del mismísimo McCartney, aunque ya digo que el sonido puede resultar algo anticuado.

2 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

Recuerdo un verano de hace ya (glubs) veinte años en que mi dieta consistía únicamente de Something/Anything? y Deface the Music. Descubrir ese disco fue revelador. Como la primera vez que escuché Revolver, Blonde on Blonde, Ziggy Stardust, Beggars Banquet, Moondance...

Benet García dijo...

De pastelosa nada de nada. Todd es un Dios de la música y todo lo que hace es oro puro.