lunes, 7 de marzo de 2016

Elvis Costello & Burt Bacharach - Painted From Memory


A veces las obras maestras surgen de donde menos lo esperas. Hará dos o tres años empecé a escuchar a Elvis Costello por recomendación del amigo Héctor. Reconozco que me costó familiarizarme con los primeros álbumes, pero después de muchos intentos empecé a apreciar su música y su forma de componer. El esfuerzo mereció la pena y, poco a poco, fui escalando trabajos en su discografía hasta Mighty Like a Rose. Si hago recuento de toda la música que he escuchado en estos últimos años, Elvis Costello podría ser el músico al que más horas he dedicado, saltando de álbum en álbum según me apetecía. Y digo todo ésto remarcando que mis conocimientos sobre su obra se limitaban por aquella época desde sus inicios hasta 1991.

A partir de Mighty Like A Rose tenía el presentimiento de que Costello había mutado en algo muy distinto, de ahí que me plantara precisamente en ese álbum. Sólo hay que ver su discografía para corroborar que a partir de Juliet Letters la cosa no se pone precisamente fácil para el fan medio del músico. Demasiados estilos, demasiadas colaboraciones, demasiada promiscuidad musical en definitiva. También reconozco que me sentía cómodo buceando entre las geniales canciones pop del periodo 1977 - 1991, había allí tanto material en el que ahondar que no me apetecía echar más leña al fuego. A pesar de todo, el amigo Héctor continuaba insistiendome en que había mucho más Costello después de 1991, que me estaba perdiendo grandes discos como Momofuku o éste Painted From Memory. Fue así como, sin muchas expectativas, empecé a escuchar algunos discos de esa segunda etapa el año pasado. A día de hoy Momofuku es, junto con The Delivery Man, el disco que más me han llamado la atención de este periodo más reciente. Y luego está Painted From Memory, que se ha aupado contra todo pronóstico a mi top 5 de discos favoritos de Costello junto a obras maestras como My Aim Is True, Get Happy!!, King Of America y Blood And Chocolate. No me esperaba que un álbum de colaboraciones pudiera llegarme tanto, aunque también hay que tener en cuenta que el colaborador de Costello en este trabajo es una auténtica leyenda de la música.


Antes de hablar de la música del álbum, toca ponernos en situación. La colaboración musical entre Elvis Costello y Burt Bacharach comenzó en 1996 con la canción God Give Me Strength incluida en la película Grace Of My Heart. El propio Costello afirmó después, visto el resultado, que aquella colaboración puntual no podía quedar ahí. Por lo tanto, entre 1995 y 1998 ambos músicos comenzaron a trabajar en el álbum que nos ocupa. Costello llevaba cuatro años sin sacar nuevo material, ya que Kojak Variety es un álbum de versiones y All This Useless Beauty un disco de canciones inéditas. Burt Bacharach por su parte no sacaba álbum propio desde Futures de 1977. Durante aquel largo periodo de veintiun años hasta Painted From Memory Bacharach había escrito varios singles de éxito interpretados por otros cantantes como Arthur's Theme de Christopher Cross o That's What Friends Are For de Dionne Warwick.

Aunque Painted From Memory aparece acreditado a ambos, veo mucho más de Bacharach en las canciones que de Costello. Supongo que cualquier fan de Costello reconocería sin demasiada dificultad esta afirmación. El estilo compositivo de todas las canciones nos remite a los grandes clásicos de Bacharach de los sesenta y setenta, los coros femeninos, el acompañamiento orquestal, la propia construcción melódica... y digo todo ésto intentando no quitar mérito al bueno de Elvis. De hecho, supongo que por algo aparecerá su nombre antes que el de Bacharach en la portada del álbum. Es una impresión que tengo por ser Painted From Memory una rara avis si intentamos ubicarla dentro de la amplia discografía del gafotas. Por otro lado, también me gustaría destacar el impresionante trabajo vocal de Costello como cantante. Creo que ningún otro álbum ha sido tan exigente con su voz como éste del que estamos hablando. Aún sufro como oyente pensando que no llegará a las notas requeridas a pesar de haber escuchado el álbum infinidad de veces. Al tener una voz tan grave me siguen pareciendo imposibles esas notas agudas sostenidas durante tanto tiempo. Supongo que usará técnicas profesionales para poder cantar así, porque trucos de estudio no hay. He visto muchas interpretaciones en directo con las canciones del álbum y puedo corroborar que el tío las canta sin inmutarse mientras Bacharach toca detrás el piano.

Para terminar me gustaría destacar algunos temas en concreto, difícil tarea cuando me gustan todos salvo My Thief (el más flojo con diferencia respecto al resto). Mi canción favorita es sin lugar a dudas I Still Have That Other Girl. Me parece una canción tan compleja y tan impresionante melódicamente que aún la estoy asimilando. La interpretación de Costello es arrebatadora. This House Is Empty Now juega en la misma liga que el tema anterior. En la segunda parte del álbum, The Long Division tiene uno de los swings más atractivos y los coros femeninos en los estribillos refuerzan además todos los atributos del tema. The Sweetest Punch es uno de los temas más alegres con un sonido tan similar a las grandes canciones de Bacharach en los sesenta que parece haber sido compuesta en el mayor momento creativo de su autor. Y me paro aquí, pero podría hablar con idéntico apasionamiento del resto de canciones.

Painted From Memory tiene la extraña cualidad de apabullar al oyente por la enorme calidad de sus cortes. Es difícil encontrar doce canciones juntas publicadas en un año tan tardío para el pop como 1998 que te remitan a los mejores clásicos del pop de todos los tiempos. Uno detrás de otro. Imposible quedar impasible ante tanta genialidad, tanto buen hacer, tanta emoción concentrada en unas canciones destiladas hasta su máxima expresión artística.