sábado, 27 de febrero de 2016

Prefab Sprout (7 de 10): Andromeda Heights


Después de un año sin publicar en el blog, vamos a reactivarnos con las entradas que nos faltaban sobre la discografía de Prefab Sprout. Nos quedábamos hace más de un año en Jordan: The Comeback, extenso álbum de 1990 tras el que el grupo publicó un disco recopilatorio (de todo esto hablábamos extensamente en la entrada de la que dejo aquí el enlace).

Andromeda Heights, el disco que nos ocupa, salió al mercado cuando nadie lo esperaba. A las puertas del nuevo milenio, Prefab Sprout volvía con un interesante trabajo después de siete años sin sacar nuevo material. Se inicia aquí una nueva etapa para el grupo con importantes diferencias respecto al periodo anterior. En primer lugar, la formación clásica se irá desmembrando disco tras disco. De hecho, Andromeda Heigths se grabará con la ausencia del batería Neil Conti al que tampoco vamos a echar de menos en demasía. A partir de este álbum, Prefab Sprout tendrá una actividad intermitente y pasará casi sin darnos cuenta a ser un proyecto en solitario de Paddy McAloon. Las actuaciones en directo brillarán por su ausencia y el grupo sólo existirá sobre el papel para rubricar los siguientes trabajos. La banda de los ochenta con un moderado éxito comercial pasará a ser la obra de un ermitaño, perfeccionista como ningún otro, que espaciará su producción el tiempo que crea oportuno. Quedarán los fieles seguidores del grupo y la prensa musical especializada, pero el éxito comercial apenas asomará en las nuevas entregas.

¿Porqué se produjo ese parón de siete años? Sólo nos queda hacer suposiciones de lo que ocurrió. Teniendo en cuenta que Jordan: The Comeback apareció en 1990 y el recopilatorio A Life Of Surprises en 1992, nos quedan tan sólo cinco años por justificar. La clave puede encontrarse en el álbum Let's Change The World With Music publicado en 2009. Este disco tendría que haber salido en 1994, pero McAloon no logró convencer a los directivos de la discográfica de la valía del álbum. De haber aparecido en su momento, Andromeda Heigths se habría distanciado de su predecesor en tres años y sería una piedra más en el camino en lugar de lo que fue en realidad, un nuevo comienzo.

El álbum que nos ocupa demuestra por enésima vez la maestría melódica de Paddy como autor. Si algo le podemos achacar es esa perfección obsesiva que parece encorsetar las canciones, además de la nula evolución respecto al sonido anterior del grupo. Andromeda Heigths podría haber salido perfectamente a finales de los ochenta. Después del grunge y otros tantos estilos, además del lo-fi, suena anacrónico respecto al año en el que fue publicado, aunque si nos ponemos a pensar... ¿acaso Crimson/Red de 2013 no suena igual que Steve McQueen de 1985? Disculpemos en cualquier caso a Paddy pensando que su sonido es atemporal y forma parte del universo de su autor.

Volviendo a Andromeda Heights, esta nueva entrega gira entorno a la extraña asociación entre el amor y el espacio sideral, con referencias al cosmonauta ruso Yuri Gagarin. Puro pop sin concesiones, de ahí que pueda resultar algo empalagoso si se escucha de una sola tacada. No hay respiro ni cambios de ritmo, casi todos los temas son medios tiempos con sobredosis de azucar. Para los amantes de ese tipo de música como yo se hace tolerable, pero puedo entender que eche para atrás a oyentes con otras preferencias. Me gustaría destacar especialmente el arranque del álbum con la dupla Electric Guitars / Prisoner Of The Past. Uno de los comienzos más consistentes de su carrera discográfica, sino el que más. Los primeros acordes de Electric Guitars son emblemáticos para cualquier fan del grupo. Las calmadas estrofas nos llevan a un vibrante estribillo cantado a dos voces por el propio Paddy McAloonA Prisoner Of The Past es puro músculo instrumental combinado con una sutileza en los melodías que hará las delicias de cualquier amante del pop. Saltamos a la mitad del álbum para hablar de Avenue Of Stars, un tema que comienza instrumental pero que transmuta en otro de los clásicos que nos regala este álbum. La melodía principal se va desenmascarando poco a poco a través de esa intro no cantada hasta que la voz de McAloon la desvela en su totalidad. Y para terminar, me gustaría destacar la canción final que da título al álbum. Una canción pop preciosa a ritmo de vals que también cuenta con una larga intro instrumental. 
Andromeda Heigths es un trabajo notable, algo azucarado, pero que nos demostró en su momento que McAloon seguía en plena forma a pesar de aquellos siete años de silencio.

Vamos a terminar, como ya hicimos en otras ocasiones, hablando de esos proyectos abortados por Prefab Sprout durante el periodo que nos ocupa. En primer lugar, Zorro The Fox, una hipotética banda sonora de película de la que Paddy rescató la canción Swans para Andromeda Heights. Anterior a Let's Change The World With Music de 1994 es el álbum Knights In Armour, muy luminoso y romántico según las propias palabras de su autor. Muchas de las canciones de este álbum inédito terminarían como caras B de los singles de Andromeda.

Dos años después, en 1999, salió al mercado el segundo recopilatorio de Prefab Sprout bajo el título 38 Carat Collection. Doble CD que incluía los temas más conocidos del grupo junto con los temas más destacados de Andromeda Heights en orden cronológico.

4 comentarios:

Chals OnTheRoute dijo...

Excelente recomendación y reivindicación. Nunca es tarde si la dicha es buena. Me alegra ver esta página aún en marcha. Saludos

Manuel J dijo...

Muchas gracias, Chals :) De momento sólo tenemos 8 entradas para echar el mes, pero algo es algo. Un abrazo y gracias por seguir ahí ;)

bernardo de andres herrero dijo...

Bienvenido de nuevo. Aconsejo los cds singles de este cd con unas cauntas excelentes canciones descartados.

Manuel J dijo...

Muchas gracias, Bernardo.

Me apunto la recomendación. Tengo dos CDs piratas de Prefab Sprout llamados Hidden Sprout y Silhouettes. B Sides. Igual contienen el material que comentas, así que investigaré ;) Un abrazo!