jueves, 18 de diciembre de 2014

Passion For Acoustics - No Surrender

No Surrender es la canción que abre la cara B del álbum superventas de 1984 de Bruce Springsteen, Born In The USA. Una canción que de alguna manera retrata a su autor como compositor rock por excelencia de una generación y glorifica las virtudes del rock como arte y aprendizaje: "We learned more from a three-minute record, That we ever learned in school".

Se trata ademas de una canción compuesta en las ultimas sesiones de grabación del disco, un álbum que incluía tanto canciones y temáticas surgidas a la vera del antecesor (el introspectivo Nebraska) como canciones compuestas en las sesiones de grabación del disco y dentro de un estilo mas rock fácilmente asimilable. No Surrender pertenece a este segundo grupo, aunque su trato épico y su estribillo emocional la hacen tener mucha personalidad dentro de la colección.


Descubrí inicialmente esta canción a través del quíntuple álbum en directo Bruce Springsten Live 1975-1985, publicado en 1986. Escondida entre los últimos surcos del quinto vinilo y solapada por varios de los himnos generacionales del álbum al que pertenecía, se me descubrió en forma de delicada pieza acústica y dotada de una emoción única. Recuerdo escucharla veces y veces, recreándome en su preciosa y épica melodía. Nada que ver con el portentoso sonido que Bruce y la E Street Band sacaban en directo en la gira de 1984/85.

Cuando la retomé ya dentro del disco Born In The USA me gustó igualmente, ya que a pesar de que su tratamiento mas rockero y para todos los públicos la canción no perdía un ápice de su emoción. Aunque tengo muy claro con cual me quedo y con la que disfruto mas. Es una pena que Sprinsgteen no retome en directo esta delicada versión de una canción que s¡empre me pareció la mejor de un disco tan explosivo y redondo como Born In The USA.


3 comentarios:

fer dijo...

Supongo que como otros muchos descubrí la canción al revés que tú. Conocí su versión rockera primero y años más tarde en el Live 1975-1985. Y me pareció increible la facilidad que tenía el Boss para dar la vuelta totalmente a una canción y que siga pareciendo la misma y a la vez totalmente diferente, pero sin pereder un ápice de su gracia. Qué gran compositor.

Mansion On The Hill. dijo...

fer: Gracias por pasarte y comentar.

Ese elemento que señalas en Bruce siempre fué una de sus grandes características. Lamentablemente creo que el paso del tiempo y el hecho de estar siempre actuando ante grandes audiencias le ha pasado factura. La ultima vez que oimos sus canciones cambiadas y con nuevos matices fué en la gira del Devils And Dust de 2005.

Un abrazo

Klaatu dijo...

Es curioso pero ni me llamó la atención en el disco ni en la caja. El disco me gustó bastante poco y de hecho me desconectó para siempre de Bruce. La caja la revendí hace muchos años, aunque recuerdo que me debatí entre la pasta que me daban y las ganas de conservar las maravillosas versiones de The River y Thunder road. En fin, lo mio con el Boss acabó pronto. Un abrazo y feliz navidad.