martes, 18 de noviembre de 2014

Prefab Sprout (6 de 10): Jordan The Comeback


Pasamos el ecuador de este extenso monográfico sobre Prefab Sprout con una entrada dedicada a su quinta entrega discográfica. Un álbum que supone el fin de la etapa clásica del grupo, ya que después de él se producirá un largo silencio de siete años tras el cual nada volverá a ser igual.

Jordan: The Comeback será además el último trabajo del grupo que contará con la participación de Neil Conti en la batería, aunque colaborará como músico tocando en algunos conciertos que Prefab Sprout ofrecerá tiempo después. También hablamos del último trabajo creado antes de que Paddy McAloon se convierta en Prefab Sprout por sí mismo, ejerciendo después de él un control exclusivo y perfeccionista sobre cada nueva entrega. El álbum del que hablamos tiene además el honor de ser el más largo de su discografía. Resulta sorprendente que lograran meter diecinueve cortes en un sólo vinilo, sobrepasando la media hora de duración en cada cara.



A pesar de ser un álbum aclamado por los fans del grupo y ser nominado a los Brit Awards aquel mismo año, Jordan: The Comeback me parece un trabajo algo inferior a lo que el grupo nos tenía acostumbrados. Thomas Dolby vuelve a ejercer como productor y, quizá por ese motivo, el uso de sintetizadores se vuelve más acusado que en otras entregas. Es por ello que hablamos del álbum que peor ha envejecido de todos. McAloon abarca nuevos géneros en esta entrega, pero no alcanza en ningún momento la excelencia de temas pretéritos como Cars And Girls, When Love Breaks Down o Goodbye Lucille #1. Temas estelares como We Let The Stars Go, Carnival 2000 y All The World Loves Lovers no dan la talla en ese sentido, aunque sean inmaculados temas pop habituales en los recopilatorios.

Jordan: The Comeback es un álbum conceptual que trata varias obsesiones de su autor dividiendo el álbum en varios apartados. En allmusic indican que es difícil encontrar una unidad que dé coherencia a las canciones del disco en ese sentido, pero la revista NME dió la clave colocando el titular "Love, Elvis, God And Death" cuando publicó su reseña. Copio y pego un párrafo de wikipedia en el que se explican las diferentes partes de las que se compone:

Del corte 1 al 5: canciones pop.
Del corte 6 al 9: canciones inspiradas en una historia de Paddy McAloon en las que fantasea con la posibilidad de que Elvis Presley estuviera retirado, esperando la canción adecuada para regresar; es parte de la temática principal del álbum en la que también hay dos temas dedicados al malogrado bandido Jesse James.
Del corte 10 al 14: canciones pop-medley inspiradas en la visión particular de Paddy acerca del amor.
Del corte 15 al 19: canciones inspiradas en la particular visión de Paddy acerca de la religión.

Wendy Smith con el peinado para The Sound Of Crying

Esa sería la división si nos atenemos a las diferentes temáticas que su autor quería incluir en el álbum, pero el oyente notará que el quinto disco de Prefab Sprout sigue una estructura similar a Steve McQueen en cuanto a la accesibilidad de la propia música. Hasta All The World Loves Lovers, Jordan se desarrolla con los temas más inmediatos. En este primer bloque se encuadran temas tan conocidos como We Let The Stars Go, Wild Horses o Carnival 2000, pero también habrá agradables sorpresas como Looking For Atlantis, Jesse James Symphony o la propia Jordan: The Comeback para todo aquel que quiera profundizar en la obra del grupo. El segundo bloque se inaugurara con All Boys Believe Anything y se ocupa de una faceta más introspectiva no apta para todos los paladares. En esta otra mitad sobresalen dos cortes excepcionales injustamente desconocidos como son The Ice Maiden y Scarlet Nights. Recomiendo su escucha para cualquiera que quiera sorprenderse y no haya escuchado más allá de las canciones habituales del grupo.

Jordan: The Comeback era el álbum que seguía la evolución natural trazada después de From Langley Park To Memphis, aunque Protest Songs se retrasara en el tiempo y terminara colándose entre ambos trabajos. El álbum que nos ocupa supondrá el fin de los primeros Prefab Sprout, como ya dijimos al principio de esta entrada. Andromeda Heights se publicará siete años después y un paréntesis tan largo supone sin remedio el olvido en un ámbito tan cambiante como el mundo del pop. A partir de aquí, el nombre de Prefab Sprout será olvidado como grupo de primera línea y tan sólo los amantes del pop de calidad estarán atentos a los siguientes e imprevistos lanzamientos.

Para terminar, me gustaría hablar del primer recopilatorio oficial de la banda publicado en 1992. Saldría dos años después de Jordan: The Comeback con el nombre de A Life Of Surprises alcanzando con facilidad los primeros puestos en el Reino Unido y traería dos nuevos temas de excelente factura, sobre todo el primero de ellos: The Sound Of Crying e If You Don't Love Me. Fue el primer álbum que les compré para iniciarme en su música y le guardo un cariño muy especial. Al sonar tanto sus canciones en M80 no andaba yo muy convencido de haber hecho una buena compra, el tiempo terminaría por convertirme en un fan devoto.


3 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Me parece interesante toda esa oleada de bandas británicas de los noventa o principios del nuevo milenio. Escucharé a éstos porque entrar a esta página es siempre sinónimo de calidad. Y porque me recuerdan a los Kinks, también.

FromHell dijo...

Hola, he leído con gran interés todos los artículos publicados en tu Blog sobre Prefab Sprout. Me han gustado porque son muy completos. Se anuncia que son 10 capítulos o entradas para desentrañar la historia del grupo, pero a partir del sexto no logro hallar ninguna entrada nueva. ¿Finalmente ya no va haber más? ¿Lo abandonaste o continuarás más adelante?

Un saludo y Felicidades por tu blog.

Manuel J dijo...

Buenas, FromHell!

Tenemos dos entradas escritas sobre Prefab Sprout que aún no han sido publicadas, así que estos días sacaremos los capítulos 7 y 8 para que puedas leerlos junto con algunas entradas más que también andaban guardadas cogiendo polvo. Espero que los disfrutes tanto como los anteriores!

Un abrazo!