lunes, 12 de noviembre de 2012

Top 5: Mejores Canciones de Larga Duración (≈ 10 min.)

La reciente publicación del álbum Psychedelic Pill de Neil Young me ha sorprendido por la inclusión en él de tres temas que superan los 15 minutos, uno de ellos ronda incluso la media hora. Este hecho sin demasiada importancia me ha hecho darle vueltas a la cabeza para ir recordando muchas de las canciones de larga duración que más me han gustado. Ordenándolas por orden de preferencia, he caído en la cuenta de que podría hacer una breve reseña de cada una de ellas a modo de ranking. Y es más, clasificándolas entre temas que rondan los 10 minutos y otros que rondan los 20, me han salido dos top 5 que pasaré a publicar en dos partes. Este es el primero de ellos, ranking de mis canciones favoritas que rondan los 10 minutos.


05. Wilco - Spiders Kidsmoke (10:43 min.)
A Ghost Is Born, 2004


Ya he dicho en varias ocasiones que A Ghost Is Born es mi álbum favorito de Wilco. Fue el primero que les escuché y, gracias a la falta total de referencias sobre su obra anterior, apenas me di cuenta del giro experimental que habían conseguido con este álbum. At Least That's What You Said Less Than You Think son buena muestra de ello, aunque hay un tercer tema en discordia que es el que nos ocupa: Spiders Kidsmoke con una duración de más de diez minutos y que se ha convertido en una de mis favoritas de toda su discografía. Algunos hablan de la fuerte influencia del krautrock aleman en esta pieza, en especial del tema Autobahn de KraftwerkSpiders se compone principalmente de dos partes, esa parte krautrock ya comentada en la que se repite un patrón rítmico hasta el infinito y otra más convencional en la que se impacta al oyente con un pegadizo riff de guitarra. En lugar de elegir Spiders, podría haber hablado de otro tema de Wilco de duración similar publicado en su último álbum The Whole Love llamado One Sunday Morning, pero este último tema resulta más convencional y no es ni la mitad de memorable que Spiders.

04. The Meters - It Ain´t No Use (11:52 min.)
Rejuvenation, 1974


Canción soberbia que también se pasa de minutaje incluida en el álbum Rejuvenation de The Meters, una banda funk de mediados de los setenta que entró en declive cuando intentó acercarse al sonido disco de finales de la década, pero que con Rejuvenation en 1974 alcanzó su culmen creativo. Este álbum me lo recomendó el amigo Alex (asiduo colaborador de este blog) y quedé prendado desde el principio por los largos y exquisitos instrumentales de aire funk que se desarrollan en el tema que nos ocupa. Y no sólo eso, tras los diez gloriosos minutos de It Ain't No UseRejuvenation da paso a un exquisito tema pop llamado Loving You Is On My Mind que debería haber quedado engarzado de por vida a It Ain't No Use para ponerle broche de oro y redondearlo como merece. De hecho, no puedo terminar de escuchar It Ain't No Use sin ese respiro pop que supone el piano de Loving You Is On My Mind a continuación. Como dato freak para los amantes de los Beatles, diré que The Meters participaron con Paul McCartney en un tema llamado My Carnival grabado en Nueva Orleans durante la época de Venus & Mars y que se publicó bastantes años después como cara B de un single del ex-beatle durante los ochenta.

03. Creedence Clearwater Revival - I Heard It Through The Grapevine (11:05 min.)
Cosmo's Factory, 1970


Esta legendaria canción de la Motown compuesta por Norman Whitfield y Barrett Strong en 1966 fue grabada por varios artistas como Smokey Robinson & The Miracles o Gladys Knight & The Pips, pero no fue hasta finales de 1968 cuando Marvin Gaye grabó la exitosa y definitiva versión del tema. Todas las versiones posteriores de esta obra maestra se han basado en la interpretación de Gaye y una de las más conocidas es la realizada por la Creedence Clearwater Revival en su álbum Cosmo's Factory de 1970. La Creedence alarga y alarga el tema hasta los diez minutos de forma magistral y sin perder en ningún momento la esencia de la composición original. Hablamos de un tour de force instrumental que convierten a este tema en uno de mis cortes favoritos del Cosmo's Factory. Uno de los momentos más memorables de esta versión se produce un minuto antes de acabar, cuando ya la improvisación ha llegado a desfasar totalmente y los músicos se reconducen a la vez para volver a la esencia original del tema mientras el sonido se funde lentamente hasta apagarse.

02. David Bowie - Station To Station (10:15 min.)
Station To Station 1976


Creo que ya hablamos hace varios meses y en profundidad de aquella época concreta en la carrera de Bowie cuando dedicamos una entrada al momento en el que hizo de una forma algo ambigua el saludo nazi al volver al Reino Unido tras años de exilio en Estados Unidos y adicción a diversas drogas duras. Station To Station es un álbum entre dos aguas de aquel momento vital del músico, ya que guarda parte del funk de Young Americans y apunta maneras hacia la etapa experimental berlinesa. La canción en concreto de la que estamos hablando abre el álbum homónimo y anuncia además una nueva encarnación para David BowieThe Thin White Duke (El Delgado Duque Blanco). El tema se compone de dos partes bien diferenciadas: la primera de ellas, una cadenciosa marcha de tintes tenebrosos que da píe a una canción rock algo más convencional, pero soberbia también. El tema guarda ese estilo frío tan característico de aquella difícil etapa del músico, algo intangible pero presente en la mayoría de las canciones de Station To Station y consecuencia de la fuerte adicción a las drogas que David sufría por aquella época. Quizá la apertura más rotunda en un álbum del músico británico, que ya es decir.

01. Bob Dylan - Sad Eyed Lady Of The Lowlands (11:20 min.)
Blonde On Blonde 1966


Cuando los músicos de Nashville que grabaron Blonde On Blonde fueron convocados para la sesión que dejaría registrada Sad Eyed Lady Of The Lowlands, el bueno de Bob aún no había terminado la letra, así que tuvieron que esperar varias horas durante las cuales encargaron comida y jugaron a las cartas. La letra quedó terminada en mitad de la noche y, cuando algunos creían que se irían a casa sin grabar nada, Dylan los reclamó en el estudio para enfrentarlos a uno de los temas más memorables de toda su discografía. Los somnolientos músicos se pusieron manos a la obra y, cuando por pura inercia alcanzaban el climax para finiquitar la canción, Dylan les sorprendía iniciando una nueva estrofa hasta sobrepasar los once minutos. Sad Eyed Lady of The Lowlands está dedicada a la esposa de BobSara Dylan. Se habían casado hacia tres meses y Dylan homenajeaba a su esposa con uno de sus temas más emblemáticos. Esa misma Sara inspiraría años después, aunque en un sentido algo más negativo, las míticas canciones de una obra maestra como Blood On The Tracks.

Sad Eyed Lady Of The Lowlands by Bob Dylan on Grooveshark