domingo, 26 de febrero de 2012

Anexo: Top Ten Beatles Songs

A petición popular, he decidido recuperar el abandonado ranking sobre las mejores canciones de los Beatles. Me he dado cuenta de que no lo retomo desde diciembre del año pasado, cuando hablamos de la cuarta posición en la que se encontraba Something. El motivo principal para dejarlo tan estancado es sencillo: me da pereza abordar las tres últimas entradas, ya que son publicaciones que requieren mucho trabajo para sacarlas adelante. Así que antes de entrar en el medallero, he escrito un pequeño apéndice abarcando desde la undécima hasta la decimoquinta posición. Son textos cortos que me han servido como calentamiento para atreverme con lo que queda del Top Ten. Además, creo que resultará curioso descubrir cuales fueron las canciones que estuvieron a punto de entrar entre las diez primeras.

Nº 11. Across The Universe

Compuesta a primeras horas de la mañana e influenciada por el consumo de ácido, Across The Universe data de las caóticas sesiones pertenecientes al álbum Magical Mystery Tour. Lennon la tenía en muy alta estima y la presentó como candidata para ser el próximo single de los Beatles junto a Hey Bulldog (ambas fueron las competidoras directas para arrebatarle el puesto a Lady Madonna). Sin embargo, después de varias sesiones en las que el grupo trabajó sobre ella, el tema quedó relegado al olvido y publicado en un LP benéfico de la Fundación Mundial de la Fauna Salvaje. En esta primera versión publicada aparecen las chicas que Lennon encontró en cierta ocasión en la puerta del estudio y a las que invitó para hacer los coros. Across The Universe permaneció apartada de la discografía del grupo hasta que Phil Spector la recuperó para incluirla en el álbum Let It Be. Adornada con cuerdas y coros celestiales al estilo del nuevo productor, fue presentada a los fans del grupo de la peor manera posible. Menos mal que el álbum Let It Be ...Naked nos la trajo de vuelta décadas después con un sonido nítido y claro que hacía justicia a un tema tan descuidado en el cancionero de los Beatles.


Nº 12. Here Comes The Sun

A veces dudo entre decantarme por Here Comes The Sun o la grandiosa Something como mi tema favorito de George Harrison en los Beatles. Here Comes The Sun guarda una calidez y un brillo tan intenso como canción pop que capta de una forma perfecta el regreso de la primavera tras un intenso invierno. Esa sensación fue la que invadió a Harrison mientras componía el tema con una guitarra cuando paseaba un soleado día por el jardín de Eric Clapton, hastiado de las tensas y aburridas reuniones que marcaron el final de los Beatles como grupo. Acompañada por una tenue instrumentación creada por George Martin, Here Comes The Sun es uno de los pocos cortes de Abbey Road en los que Lennon no participa en absoluto, convaleciente como estaba tras sufrir un accidente de coche en Escocia. De hecho, tras su vuelta a las sesiones de grabación instaló una cama en el estudio para que Yoko Ono, que viajaba con él en el vehículo, pudiera acompañarle en todo momento. Emociona comprobar lo bien que conjugan las voces de McCartney y Harrison en los coros de Here Comes The Sun, a pesar de lo mal que se llevaban por aquella época.


Nº 13. Here, There And Everywhere

Compuesta en la piscina de la casa de Lennon en Weybridge, Here There And Everywhere ha sido mencionada por LennonMcCartney tras la disolución del grupo como una de sus canciones favoritas del grupo al que pertenecieron. Las hipótesis sobre su origen indican que McCartney trataba de encontrar un sonido similar al de los temas que los Beach Boys habían creado para su obra maestra Pet Sounds, en especial God Only Knows. Sin embargo, por fechas es imposible que McCartney hubiera escuchado Pet Sounds antes de componerla. Here There And Everywhere es una mezcla exquisita entre canción de amor y canción de cuna inspirada, al igual que ocurrió en For No One, en su tormentosa relación con Jane Asher. El corte se enriquece enormemente de los cuidados coros a tres voces que Lennon, Harrison y McCartney cantaron guiados por los arreglos de George Martin. Here There And Everywhere evidencia el contraste existente en Revolver entre Lennon y McCartney como compositores, cuando el primero de ellos se había iniciado en el ácido y el segundo se negaba a probarlo, manteniendo intacto el clasicismo pop en canciones como ésta o Eleanor Rigby.


Nº 14. Norwegian Wood (This Bird Has Flown)

Hay tanto que decir sobre este tema que debería haber quedado mucho más arriba para dedicarle una entrada algo más extensa. En primer lugar, esta canción marca una importante etapa de transición de su autor desde las variaciones románticas de los primeros Beatles hasta la madurez que invade un álbum tan crucial como Rubber Soul. Norwegian Wood es un eslabón más, tras I'm A Loser o You've Got To Hide Your Love Away, en la admiración que Lennon sentía por las canciones de Bob Dylan. Es más, el propio Dylan le da la replica a Norwegian Wood con el tema 4th Time Around en el álbum Blonde On Blonde, diciéndole hacia el final "Yo nunca pedí tu entrepierna, ahora no pidas tu la mía". La autoría de Norwegian Wood parece aceptada de forma universal como 100 % de Lennon, aunque Ian McDonald matiza que Lennon había dicho en una entrevista para Rolling Stone que la parte intermedia pertenece a McCartney, por lo que estaríamos hablando de una colaboración al 50 %. Como apunte final, indicar que Norwegian Wood es un tema crucial por otro motivo más, al ser la primera canción del grupo en la que se introduce un instrumento oriental como el sitar. Los ingenieros de sonido tuvieron que sudar la gota gorda para grabarlo, ya que los indicadores de la mesa se ponían rojos al registrar el sonido de un instrumento tan poco acostumbrado.


Nº 15. While My Guitar Gently Weeps

Terminamos la entrada con la tercera contribución de Harrison al ranking de los Beatles. Influido por la idea de relativismo tras leer el I Ching, un libro ancestral filosófico chino, Harrison decidió componer una canción sobre las primeras palabras que leyera en un libro escogido al azar ("gime dulcemente", fue lo primero que leyó). La canción pasó por una primera fase acústica, ya que fue creada durante la estancia de los Beatles en la India con el Maharishi. En el estudio, sin embargo, fue evolucionando hacia un sonido más duro en el que el resto de los Beatles se fue implicando (de hecho, la introducción al piano inicial es de McCartney). Las sesiones para encontrar un sonido de la guitarra acorde con el título se fueron alargando hasta que Harrison decidió encargar la tarea a su amigo Eric Clapton, al que conocía desde su militancia en los Yardbirds. Clapton sugirió añadir algo de ADT al sonido que acababa de grabar para el sólo de guitarra y, antes de abandonar el estudio, decidió regalar la guitarra que acaba de utilizar a Harrison, una Gibson Les Paul color cereza llamada Lucy que el beatle utilizó en grabaciones posteriores como las de Sexy Sadie, Cry Baby Cry o Something.

2 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Tanto Across The Universe como Here Comes The Sun estarian en mi Top10 particular. La primera es una cancion unica. Me emociona como pocas. Y la de George es una de las canciones pop mas perfectas que existen. Ambas son gloriosas.

Me sorprende que While My Guitar no haya escalado mas posiciones ya que suele ser de las mas reivindicadas por el publico (no es mi caso, que la considero sobrevalorada).

Buen trabajo!

Addison de Witt dijo...

Te pones a pensar en temas de Beatles y acabas volviéndote loco antes de elegir 10 o 15, buena entrada sobre 5 excelentes cacnciones de los Fab Four.
Saludos.