domingo, 11 de septiembre de 2011

The Shins - Recopilatorio MIMS

Aún no entiendo el gran éxito que ha tenido la entrada sobre el recopilatorio de Josh Rouse. Quizá los visitantes busquen en Google el nuevo álbum de este hombre y se topen con nuestra entrada, porque no me explico como ha podido convertirse, en apenas dos semanas, en la más leída de la historia del blog. Igual ésto no dice tanto del éxito de la entrada como de la baja audiencia que teníamos hasta ahora. Sorprende además que, al ritmo que vamos, septiembre podría doblar en visitas al que hasta ahora era nuestro mes record (junio de 2011, en el que, curiosamente, apenas publicamos tres o cuatro entradas). Nos encontramos en tiempos de bonanza bloguera, así que gracias a todos los que os pasáis diariamente para echar un vistazo.

Como la entrada del recopilatorio sobre Josh Rouse ha tenido tanta repercusión, vamos a repetir sección con The Shins para intentar conseguir de nuevo las mieles del éxito. Oportunista que me he levantado hoy. No solemos hablar mucho de The Shins, al menos no tanto como se merecen, aunque si nos hemos extendido en anteriores entradas con su incuestionable lider, James Mercer. The Shins no publican nuevo disco desde 2007, pero el bueno de James se alió con Danger Mouse el año pasado para fundar un nuevo proyecto llamado Broken Bells, cuyo álbum debut homónimo ya apareció en una de nuestras entradas por agosto del año pasado.

The Shins, además de grandes, se ríen de sí mismos en cada foto de Google. James Mercer a la derecha.

Del resto de integrantes de The Shins poco puedo decir (no sé ni como se llaman, la verdad), aunque de James Mercer como creador podría deshacerme en elogios durante varios párrafos. Es sorprendente la gran cantidad de información melódica que guarda una canción del grupo, comparable tan sólo con el trabajo de otro gran melody maker como fue Graham Nash mientras militaba en los Hollies o con CSNY a principios de los setenta. Canciones llenas de buen hacer y sensibilidad, que escuchas una vez y quedan grabadas a fuego en tu mente.

Embarcarse en la obra completa de The Shins es muy agradecido, ya que a cada paso te encuentras con una maravilla. Una pena que la discografía del grupo sólo haya producido tres trabajos en una década. Según parece, James Mercer no quiere atarse demasiado a su grupo y desea probar cosas nuevas, aunque las canciones que compuso para Broken Bells mantienen un perfil continuista, muy a pesar de los ruiditos con los que Danger Mouse intenta adornarlas. No he tardado mucho en confeccionar el recopilatorio, imponiéndome una cuota equitativa de cada trabajo, aunque sienta cierta predilección por su último disco, Wincing The Night Away.

De Oh Inverted World, su primer álbum publicado allá por 2001, ha caído la inevitable New Slang. Un tema desconocido para muchos, pero que se ha convertido en un clásico oculto de principios del nuevo siglo. Weird Divide, por su parte, es un corte tranquilo lleno de bellas armonías, mientras Girl Inform Me parece rescatada de un clásico de Left Banke de mediados de los sesenta. Caring is Creepy fue el tema de apertura para este álbum, un corte fascinante que resumía como carta de presentación todas las virtudes de la banda.

La Santísima Trinidad del Pop

Chutes Too Narrow fue su segundo álbum publicado dos años después, en 2003. Aquí abandonan el lo-fi hacia una producción más cuidada, manteniendo por supuesto el alto nivel compositivo. Kissing The Lipless es otro tema de apertura increíble a voz en grito. La he elegido como tema de apertura para el recopilatorio, por que parece haber sido concebida expresamente para ello. Young Pilgrims y Pink Bullets son dos canciones lentas caracterizadas por una austeridad en la instrumentación que otorga el papel protagonista a la voz de Mercer. El mejor tema de este álbum podría ser Saint Simon, aunque el nivel es tan alto que para gustos los colores. Saint Simon parece un medley más que una canción, compuesto por brillantes retales de los cuales no sabría con cual quedarme. Termina un trozo, cuando ya lo echas de menos y, a su vez, ya empiezas a disfrutar del siguiente. Una maravilla pop de voces angelicales. Si no tenéis tiempo para escuchar el recopilatorio, la dejo aquí para que quedéis atrapados de por vida.


Y por fin, el último álbum de The Shins hasta la fecha: Wincing The Night Away de 2007. Mi disco favorito, aunque en dura pugna con los otros dos. No sé si será su mejor trabajo como obra global, pero guarda en su interior dos de las canciones que más me gustan del grupo: Australia, un exuberante tema pop que mantiene una potencia arrolladora hasta el final, y Sea Legs que, por su parte, es capaz de aunar el clasicismo de una sección de cuerda con una extraña percusión programada, todo ello alrededor de las vibrantes melodías en la voz de Mercer. Milagrosamente funciona y tengo que confesar que Sea Legs me volvió loco durante varias semanas cuando la descubrí. El tercer tema en discordia, y no menos brillante, responde al nombre de Red Rabbits. Otra canción austera cuyo principal adorno instrumental se asemeja a gotas cayendo en una caverna. Inquietante, pero deliciosa. Phantom Limb es también un gran tema (a estas alturas, se me acaban los adjetivos) y Split Needles, la canción que cierra nuestro recopilatorio, pone broche de oro a esta colección.

Espero que lo disfrutéis. Ojala aparezcan nuevos fans de The Shins con esta entrada.

5 comentarios:

Bruno dijo...

Manuel, es que no tengo spotify y por eso no puedo ver el recopilatorio: ¿no has incluido So says I?

Manuel J dijo...

Que va, tío. Ahora que lo dices, debería haberla incluido en lugar de a Pink Bullets por ejemplo. Que se le va a hacer :(

Mansion On The Hill. dijo...

La verdad es que tienen buena pinta. Lo escuchado en esta entrada me ha llamado la atención.

Que jodido es hacer buen pop, eh? Y que pocos saben hacerlo bien.

HARI dijo...

Decir que no tengo ni puta idea de quienes son estos tipos no quedaría muy "cool", ¿verdad?

Manuel J dijo...

Mansion: Prueba a escucharlos, verás como no defraudan.

HARI: Que va, si escuchas a The Shins puedes llegar a ser un poco guay. Para ser cool tendrías que escuchar a The XX o a !!! (ese es el nombre del grupo).