jueves, 17 de marzo de 2011

Auge y caída del álbum conceptual (I)

Parafraseando a Lennon en Help!, cuando era mucho más joven de lo que soy ahora, descubrí que existían álbumes cuyas canciones giraban en torno a una temática concreta o incluso contaban una historia de principio a fin con personajes y todo lo demás. Esto me parecía fascinante, una vuelta de tuerca al arte de crear música. Durante bastante tiempo sentí un gran respeto por aquellos grupos que se atrevían con proyectos así, lamentándome de que mis adorados Beatles no hubieran creado nunca una obra de similares características (nunca me creí lo de Sgt. Pepper).

En mi época más hardcore me autoimponía escuchar aquellos álbumes llamados conceptuales de principio a fin, ya que era necesario respetar el concepto original establecido por el artista. ¿Escuchar una canción suelta? No, hombre. Sería un horrible crimen, porque esa canción está enmarcada dentro de una obra global y pierde parte de su significado si la escuchas aislada. Ahora echo la vista atrás y me lamento de la cantidad de morralla que me trague sin necesidad, porque a esto del álbum conceptual le veo más el plumero a medida que pasan los años.

Pink Floyd

He llegado a esa conclusión sin apenas darme cuenta, viendo que ya no escucho esos discos de principio a fin, limitándome a picotear dando saltos entre las canciones que verdaderamente me interesan (ahora Lilywhite Lilith, después salto acrobático hacia The Lamia y doble mortal cayendo con estilo en The Colony Of Slippermen... por poner un ejemplo). No digo que ahora reniegue de todos ellos, pero al final lo que nos queda es la música y, en la mayoría de las ocasiones, los discos conceptuales no aguantan el paso del tiempo por ser víctimas de su propia pretenciosidad.

Podriamos hacer una pesada cronología sobre el álbum conceptual en la historia del rock, pero para eso la wikipedia es ideal. Aquí encontraréis un artículo muy interesante sobre el tema. Esta entrada va por otros derroteros, básicamente poner en evidencia todas las incongruencias del álbum conceptual y restar importancia a tanta grandilocuencia.

En primer lugar, me gustaría hacer una pregunta. Un grupo de chicos de veintitantos años que publica un álbum sobre la incomunicación o cualquier otro tema de altos vuelos, ¿tiene realmente algo interesante que decir? Ese puede ser el fallo endémico del álbum conceptual, que el músico crea que sus opiniones sobre cualquier tema son importantes, que piense que es necesario comunicar su punto de vista a toda la sociedad haciendo de filósofo a precio de saldo. El mejor ejemplo de lo que hablamos fue el primer álbum del grupo Genesis, un disco conceptual llamado From Genesis To Revelation que hacia un recorrido por nada menos que los capítulos del Antiguo Testamento de la Biblia. Años después, Peter Gabriel hablaba de ese álbum como un ejemplo de la pretenciosidad más absoluta. Los miembros del grupo no pasaban de los veinte años, el mismo Gabriel tenía diecinueve añitos.

Emerson, Lake And Palmer

¿Puede que la prensa y el fanatismo hayan alentado ese comportamiento? Siempre me ha resultado inexplicable el interés del público por dar tanta importancia a las opiniones del músico de rock. Los Beatles se sorprendían de que les preguntarán por la guerra de Vietnam, Bob Dylan es consultado sobre lo divino y lo humano en casi todas sus entrevistas. El hecho de que conmuevan con sus canciones no da a sus opiniones sobre temas de importancia más validez de la que puedan tener.

La temática del álbum conceptual suele ser algún que otro tema universal, preferiblemente de perogrullo por aquello de quedar bien con todo el mundo, aunque también puede contar una historia rocambolesca como la del álbum Tarkus de Emerson, Lake & Palmer (una supuesta lucha entre dos bestias llamadas Tarkus y Manticore, a ver si alguien me puede explicar la metáfora). Discos como The Wall de Pink Floyd o Tommy de The Who hablan de la incomunicación, The Lamb Lies Down On Broadway de Genesis trata sobre la búsqueda de la propia identidad, Dark Side Of The Moon de Pink Floyd versa sobre los problemas del hombre moderno y Wish You Were Here de la locura de Syd Barret, el exiliado primer líder del grupo. Sin embargo, el álbum conceptual no es exclusivo del rock progresivo: Pet Sounds de los Beach Boys es descrito como una oración al amor de juventud y Ziggy Stardust de David Bowie cuenta los pormenores de la llegada a la Tierra de un extraterrestre mesiánico. El listado presentado aquí es impresionante, todos son grandes álbumes, pero estoy seguro de que lo habrían seguido siendo de no contar con un hilo conductor. Valga como ejemplo el mejor álbum de The Who, Who's Next: de los pocos trabajos del grupo que no es una obra conceptual, surgido precisamente de la criba de otro proyecto inacabado que si lo era, Lifehouse.

¿Tenéis 20 minutos de nada? Os dejo con Jethro Tull parodiando todo lo que rodea a un álbum conceptual con su Thick As A Brick (Denso Como un Ladrillo).


Continúa el domingo 20 de marzo...

5 comentarios:

SeñorBerns dijo...

Yo creo que todos los discos son de alguna manera conceptuales.
Tomemos por ejemplo a Green day mi banda preferida que sabemos que hicierona merican idiot y todo eso.
Con dookie tienen un cierto estilo característico del disco, y con warning otro totalmente contrario, mas allá de que las canciones no tengan relación entre si.
Igual es una opinión mía, porque me gusta pensar así de los discos.

Por otra parte los discos formalmente conceptuales me gustan como the wall, dark side of the moon, american idiot, sgt Peppers, ¿si son pretenciosos? tal vez pero al final lo que importa es la música.

Te mando un saludo!

Uri dijo...

Bueno, soy nuevo por aquí, así que primero felicitaros por el blog (llevo ya media hora de mi vida invertida aquí y las que vendrán)

Entrando al tema en cuestión... dios mio! Por fin alguien lo dice!!! Porque sinceramente, por muy bueno que sea The Wall o Quadrophenia (no es por nada, son los ejemplos que mas conozco), ¿no habría funcionado igual siendo un compendio de canciones? ¿es necesario esos interludios encajados allí de cualquier manera y que por lo general son repetitivos?

No me extraña que despues de esto, con sus piezas que duraban toda un cara de un LP, saliera el punk.

Un saludo.

Mansion On The Hill. dijo...

Gran entrada. Tema interesante el que planteais.

Yo creo que todo se debe reducir a la musica. A si te gusta o no. Hay discos de esos llamados conceptuales que me resultan horrorosos y otros apasionantes, unicamente por la musica que contienen y no por la idea de contarlo como "un todo". A veces, el que sea un disco conceptual queda sepultado por la maravillosa musica que contiene (Pet Sounds), otras en las que el concpeto mata cualquier minima intencion de ofrecer simpleza y divertimento (la mayoria de los artefactos de ese grupo llamado Pink Floyd), y otras ocasiones, en los que musica y concepto encajan a la perfeccion (Ziggy Stardust).

De todos modos, coincido en mucho de lo que comentais. Fantastica reflexion sobre el origen y resultado de ese brutal album que es el Whos Next.

Dr. Quatermass dijo...

Muy interesante entrada pero creo que es imposible generalizar. El The Lamb de Genesis tiene paja de por medio, es indudable y la historia es completamente marciana e incomprensible, pero a The Wall no creo que le sobre nada y la historia tiene sentido, y lo mismo podríamos decir del Dark side.... Hay músicos jóvenes que no tienen nada que decir y otros que sí. A mi me aporta un plus, que quieres que te diga, si un álbum desarrolla una historia lo prefiero a igualdad de calidad musical porque no necesariamente ello implica que la música tenga que ser de una manera u otra. Las letras de Tommy me resultan más interesantes en su contexto que lo que lo serían en separado, y claro, hay muchos álbumes conceptuales con letras obviables como lo que cometnas de Tarkus u otras muchas chorradas de todas las épocas. O sea que si, pero no..... Thick as a brick es cojonudo musicalmente, las letras nunca las entendí :-)

Manuel J dijo...

Siento de nuevo la tardanza en responder. Gracias a todos por comentar.

SeñorBerns: Gracias por comentar, entiendo lo que dices. Yo también prefiero escuchar una canción en su álbum original que en un recopilatorio. Digamos que tiene más coherencia.

Uri: Bienvenido al blog. Gracias por comentar, coincidimos entonces.

Mansion: Gracias por pasarte. El objetivo de estas entradas era divagar un poco sobre los álbumes conceptuales, intentan quitar hierro al asunto. Ziggy Stardust, por ejemplo, fue un álbum que al principio no iba a ser conceptual, pero que en su tramo final fue moldeado para que lo fuera.

Dr. Quatermass: Tenía muchas ganas de que comentaras sobre este asunto, sé de tu afición al rock progresivo. Tu postura es totalmente contraria a la mía, quizá la que yo mismo postulaba hace algunos años. Era imposible no generalizar con esta entrada para expresar todo lo que quería decir. Te podría hablar maravillas de Dark Side Of The Moon o Ziggy Stardust, me parecen grandes discos... pero viéndolo con perspectiva, me engancharon por su música, no por que hablaron de tal o cual tema.

Un saludo a todos. Voy a comentar ahora el otro post.