martes, 29 de septiembre de 2009

Top CSNY / Nº 07 - David Crosby - If I Could Only Remember My Name (1971)


Para muchos críticos, el mejor debut en solitario de uno de los miembros de CSN. Yo no diría tanto, pero es evidente el gran valor musical que atesora este álbum, sobre todo gracias a ese afinado sexto sentido que acompañaba a David Crosby durante la primera mitad de la década de los setenta.

Díficil de tratar según testimonio de casi todos los músicos con los que formó grupo, como músico fue un superdotado en lo que a armonías vocales y composición se refiere. De no ser por él, los
Byrds habrían perdido varios de los elementos identificativos que los convirtieron en una banda a la altura de los Beatles o Bob Dylan. En mi opinión, siempre fue el compositor con el estilo más original de su generación, ya que era capaz de incluir elementos del jazz y la música clásica en todas sus canciones (géneros a los que eran muy aficionados sus padres).

Este álbum dedicado a
Christine Hinton, su novia de aquella época que acababa de fallecer en un accidente de tráfico, se realizó con las colaboraciones de amigos como Graham Nash y Neil Young, la cantautora Joni Mitchell y bandas de renombre como Jefferson Airplane o los Grateful Dead. Las canciones del disco atesoran el buen hacer pausado con multitud de matices característico de la composición de Crosby, alternando canciones cantadas al uso y otras en las que David simplemente tararea o insinua una melodía vocal. A destacar el primero de los temas, Music Is Love, una canción que podría haber sido firmada por CSNY de no ser por la ausencia de Stephen Stills, la épica Cowboy Movie con sus 8 minutos de duración y la fantástica Laughing, quizá el mayor logro de su escueta carrera en solitario.

No grabaría otro álbum como solista hasta pasada la friolera de dieciocho años, envuelto en problemas con las drogas y el alcohol, metido en la carcel por posesión de armas o simplemente imbuido en los proyectos musicales de
Crosby & Nash, CSN o CSNY. Aficionado a las siglas, a principios de la presente década fundó otro grupo llamado CPR (Crosby, Pevar, Raymond), donde James Raymond es hijo suyo. El tal James creció con una familia adoptiva desarrollando sus aptitudes como músico sin saber que su verdadero padre era David Crosby hasta el año 1992 (apunte maruja).

2 comentarios:

paul_is_live dijo...

He desempolvado este disco que hacía años que no lo escuchaba (de cuando empecé con CSN). No recordaba que me gustase especialmente por aquel entonces, pero la escucha de hoy ha sido más que prometedora.

Lo voy a retomar con ganas ;)

Manuel J dijo...

Yo tuve que desempolvarlo y escucharlo varias veces para hacer el ranking. Me parece un disco agradable, pero no me gusta tanto como a tu amigo Miguel Angel (según él, uno de los diez mejores discos que ha escuchado nunca). Creo que se podría haber sacado más partido a esas canciones tarareadas (casi el 50 % del disco está compuesto por ellas). No sé, ese tipo de temas que se alternan con las canciones cantadas pueden verse como algo muy original... o, por el contrario, relleno para completar el álbum... o, algo mucho peor, como vehículo para el lucimiento de las facultades vocales de David Crosby. A pesar de todo el talento que tenía por entonces, también se le veía como un tipo muy pagado de sí mismo.

Lo he colocado en el número 7 después de mucho pensarlo, así que no me parece un disco excesivamente llamativo. Te adelanto que por delante suya están los debuts de Graham Nash o Stephen Stills. A excepción de dos o tres temas, lo que hizo con CSNY, CSN o CN me parece muy superior a lo que ofreció aquí.