miércoles, 9 de septiembre de 2009

Top CSNY / Nº 10 - The Stills - Young Band - Long May You Run (1976)


Nueva sección en diez entregas donde hacer un TOP 10 con los mejores álbumes que dieron de sí las uniones y separaciones de los miembros de Crosby, Stills, Nash & Young.

Solo serán validos los álbumes posteriores al primero que sacaron juntos en 1969 y deben tener autoría de al menos uno de los miembros del grupo. He decidido excluir los discos estrictamente en solitario de Neil Young, porque coparían casi todos los puestos del TOP 10 y no dejarían meter baza a los proyectos en solitario de los demás miembros (además, tiene muchos discos en solitario y no tengo la cabeza como para manejar tantas variables). Las carreras discográficas de Graham Nash, Stephen Stills y David Crosby, aunque irregulares y desastrosas, guardan muchas joyas ocultas para completar el ranking junto con sus eventuales y escasas reuniones. Al ser un TOP al uso, vamos a empezar desde abajo ha
cia arriba.

Nº 10 - The Stills - Young Band - Long May You Run (1976)


Los álbumes de los miembros de CSNY tanto juntos como en solitario dieron buenos resultados de ventas hasta el comienzo de la segunda mitad de la década de los setenta. Después de 1977 (año en el que publicaron el álbum CSN), no hay mucho más que contar si pasamos por alto la carrera en solitario de Neil Young.

En 1976, Stephen Stills se las veía y se las deseaba para colocar una canción en los rankings de ventas, por lo que la unión con su ex-compañero de Buffalo Springfield se produjo después de constatar el éxito que David Crosby y Graham Nash tuvieron como dúo. Por aquel entonces, estos últimos consiguieron un pequeño triunfo con su álbum Wind On The Water de 1975 (álbum que, por cierto, ha quedado fuera de este pequeño ranking, porque no me gusta nada de nada). El resultado de la unión Stills - Young es un disco donde se alternan los diferenciados estilos que sus compositores ya habían desarrollado en sus respectivas carreras en solitario.

Cuando lees cualquier crítica de este álbum, todas dicen que Neil Young aportó mejores canciones que Stephen Stills. No estoy muy de acuerdo, porque la mejor canción del disco es sin lugar a dudas Black Coral de Stills. Los ritmos latinos del principio no quedan muy allá, pero la canción en sí me parece soberbia. Sus otras intervenciones son algo más discretas, pero mantienen el tipo bastante bien. Neil Young se limita a eso, a hacer de Neil Young. Su mejor canción en el disco es sin lugar a dudas Midgnight On The Bay, mientras que los otros temas que aporta quedan deslucidos si los comparamos con lo que era capaz de hacer en solitario por aquella época. La Stills - Young Band no duró más allá y se disolvió antes incluso de la publicación del presente álbum.


4 comentarios:

revolver dijo...

Hay quien piensa que esta colaboración se produce como apoyo por parte de Neil Young para levantar el ánimo de su colega, un tanto decaído por entonces, como tú comentas.
Antes de publicarse el álbum emprendieron una mini gira, pero Young se cansó pronto del asunto y, en mitad de la gira, se largó haciendole llegar una nota a Stills un tanto irónica:
"Querido Stephen, es divertido que algunas cosas que empiezan de una forma espontánea acaben así. Cómete un melocotón. Neil."

Manuel J dijo...

Podrá parecerte muy extraño, pero por mucho que me he empollado la discografía de Neil Young (sobre todo la década de los setenta), nunca ha llegado a emocionarme del todo, salvo casos puntuales como Old Man o Don't Let It Bring You Down. No sé si será por la voz de pito (pues si), pero se me hace muy cuesta arriba escuchar cualquiera de sus discos enteros. Prefiero mil veces un buen álbum de Stills, Nash o Crosby antes que una de las supuestas obras maestras de Neil Young. Y te confieso que ese es otro de los motivos para no incluir ningún álbum en solitario de Neil Young en el ranking :P

revolver dijo...

Manuel, la cabecera de "Barabajagal" está coronada con una frase de Alberto Moravia que me acompaña desde hace muchos años.

Para mí, una casusa fundamental del éxito del viejo Young es su honestidad, primero consigo mismo y con su música y, después, con su público. Él nunca ha prometido nada, dá lo que tiene en cada momento y, desde luego, no se ha acomodado; siempre anda buscando cosas nuevas. Tal vez por eso es admirado por viejos y jóvenes.
No busques el álbum perfecto en su amplia discografía, pero sí puedes encontrar grandes gemas.

Manuel J dijo...

No, si te lo digo, no porque rechace de plano la música de Neil Young. Solo me parece curioso que es el tío con el que más lo he intentado y del que menos he recibido, pensando que tú o beatman no podéis estar equivocados con este hombre.

Y nada, asegurarte que seguiré intentándolo con él. A veces, discos que escuchaste hace cinco años, pueden deslumbrarte ahora.