martes, 8 de octubre de 2013

Bruce Springsteen en cinco discos.

Esta sea quizás la entrada mas sencilla que he tenido que realizar para el blog. Por tres razones. La primera, porque como fan devoto que soy del de New Jersey siempre he tenido claro cuales son los discos mas importantes y representativos de Bruce Springsteen. Segundo, porque existe realmente un período determinado de su época que hace palidecer al resto de su obra grabada, por lo que es facil discernir entre unos u otros discos. Y tercero porque a pesar de los años que lleva en la carretera, no es la de Bruce Springsteen una carrera que contemple un gran numero de discos de estudio (a pesar de ser un músico muy prolífico). En comparación con otros grandes del rock, su discografía en número de álbumes no es tan voluminosa (pienso en gente como Dylan, Morrison o Young, músicos con los que muchas veces se le compara). En cualquier caso, la obra de Bruce es una de las mas asimiladas por todo tipo de aficionados a la música y no creo que vaya a aportar nada nuevo a lo ya sabido. Si cabe, abrir un debate por haber incluido en esta lista de los cinco imprescindibles un álbum tan cuestionado y cuestionable como Born In The U.S.A. Pero tengo mis razones.

1. The Wild, The Innocent & The E Street Shuffle (1973).


El Springsteen iniciático, mas juvenil, resulta todo un descubrimiento para quien empieza a interesarse por la obra del músico. Tras un debut muy disfrutable, su segundo disco marca un camino narrativo por el que Bruce se pasearía durante bastante tiempo. Musicalmente jamas a estado tan cerca de Van Morrison como en esta joya de rock urbano y nostálgico. Aquí ya incluye varias de sus mas gloriosas piezas (impecable Cara B) y muchos de los personajes y escenarios que serían común en, prácticamente, toda su obra hasta mediados de los ochenta. Quizás adolece de medios y de una producción poco cuidada (lo solucionaría pronto con la aparición de Jon Landau para el imprescindible tercer disco), pero la energía y la camaradería que rebosan temas como Rosalita, Kitty´s Back o The E Street Shuffle es arrebatadora. Aunque nada comparado con la maestría epica de piezas del calado emocional de Incidenth o New York City Serenade, que a gusto personal, estarían sin dudarlo entre lo mejor de toda su obra grabada. Una joya.

2. Born To Run (1975).


El album que lo cambió todo. El disco por el que siempre se le recuerda y quizás, el mas representativo de su carrera. Born To Run es uno de esos discos cuya huella perdurará siempre. De esa raza de discos generacionales que estan hechos para sobrevivir siempre y desde el mismo momento de su concepción. Decidido a hacer el mejor disco de rock imaginable, Bruce arroja en él todas sus energias, todo su imaginario y todo su crédito como músico para salir triunfante con una colección de canciones irrepetible. Thunder Road, Born To Run, Backstreets, Jungleland, Night, She´s The One, etc....Todas maravillosas y dotadas de ese vitalismo que en 1975 parecía cosa del pasado y de los viejos héroes del rock. Bruce concede al rock una nueva vida y lo revitaliza a través de unas historias únicas y un tratamiento musical épico y apabullante. A partir de este momento, nada volvería a ser igual.

3. Darkness On The Edge Of Town (1978).


Todo éxito tiene un reverso mas tenebroso. Todo anhelo de libertad tiene un poso de melancolía y desasohiego. En 1976 su carrera pendía de un hilo. Tras conflictos con su manager, Bruce cambia de tercio y comienza a entender el rock y la vida como un camino de obstaculos, barreras y puñaladas en la espalda. Eso se traduce en unas composiciones alejadas del vitalismo del disco que le hizo famoso, y aparece el Springsteen mas intenso e introspectivo. Decide dar mas importancia a la sección rítmica y dejar un poco mas de lado los arreglos suntuosos a lo Phil Spector de Born To Run. Solo Badlands y The Promised Land tienen algun destello de celebración. El resto, son canciones oscuras, oportunas, dolorosas pero igualmente sobresalientes. Quizás el mejor disco de su carrera con baladas del calado de Racing In The Street (que directamente, puede hacerte llorar de emoción) o Something In The Nigh, y electricos esfuerzos de la calidad de Candy´s Room o Prove It All Nigh. Obra maestra absoluta sacada desde las entrañas.

4. The River (1980).


En su día ya hablamos largo y tendido a modo de retrospectiva de este doble álbum publicado en 1980. Mi álbum favorito de Springsteen y todo un ejemplo de madurez creativa con el que consigue abaracar todos los matices y aristas de su concepción del rock. Rock para disfrutar en todos los sentidos imaginables. Ya tiene 30 años y observa la vida que le rodea de una manera mas madura y clarividente. Su música ya no tiene obstáculos. Si te apetece bailar y reir ahí tienes trallazos como Crush On You, You Can Look o Sherry Darling. Si te apetece rock épico marca de la casa, Two Hearts o The Price You Pay te llegaran muy dentro. Firma ademas las mejores baladas springsteenianas de su carrera en joyas del calibre de The River, Independence Day o la gloriosa Driving All Night. Por supuesto, hay temas de una intensidad abrumadora como Point Blank o Stolen Car. Incluso aborda generos mas enraizados en la tradición americana como en la sensacional Wreck On The Highway que finaliza la obra. Hasta se permite el lujo de mostrarse mas comercial que nunca en Hungry Heart. Lo mas difícil ya estaba hecho y The River llevó a Bruce al trono del rock del que ya nunca se bajaría. Un disco irrepetible y básico para toda una generación.

5. Born In The U.S.A (1984).


Dudaba entre incluir este superventas de los ochenta o decantarme por el mas oscuro y personal Nebraska de 1982 o por debilidades personales como el infravaloradisimo Lucky Town de 1992. Pero al final me he decidido por un disco que arrasó en su día y convirtió a la fé springsteeniana a medio planeta. Born In The U.S.A es un disco que si en lugar de haberlo firmado quien lo firma lo habría editado otro músico, ni habría tenido el impacto mediatico que tuvo y ni tampoco habría sufrido el vilipendio de mucha gente. Este disco de rock perfecto y adictivo supuso el peaje para Bruce de pasar de ser el artista mas querido por la parroquia rockera mas intelectual o underground, a ser el mayor llenaestadios de su tiempo. Todo ello con apenas doce canciones impecables en su tratamiento y dirigidas a gustar en una primera escucha. Obviando todo ello y valorando el aspecto exclusivamente musical, Born In The U.S.A es un señor disco de rock and roll. Quizás la parte que menos me seduce es cuando aparecen temas algo garrulones como Darlington County, Glory Days o Cover Me, pero cuando canciones como la propia Born In The U.S.A, I´m On Fire, Downbound Train o No surrender suenan, no hay debate posible. Todo lo demas (que si la portada patriotica, que si la bandera, que si la comercialidad...), es pura demagogia.

5 comentarios:

revolver dijo...

¡Solo 5! No me lo puedo creer. ;)

Aunque veo que has elegido caballo ganador, sin arriesgar...
Yo esperaba que te saltaras alguno de estos, los que le gustan a todo el mundo, y me enseñaras el camino hacia otros discos que pueden parecer menores y que tú los aprecias como obras grandes;
porque, aunque con una obra más corta que otros "grandes", Springsteen es más que estos 5 "clásicos"...

Yo esperaba ver alabanzas hacia "Tunel of Love" (un discazo) o hacia "Devils and Dust" (otro discazo)...
No estoy negando la grandeza de la obra que reflejas perfectamente en esta entrada, ni mucho menos, pero creo que hay Springsteen más allá.

Un saludo.

Joserra Rodrigo dijo...

Muy buena la selección. Yo creo que ahi está lo realmente genial , sumando el primer disco y Nebraska que es una POM mayúscula.
El resto es otra cosa, no llega a esas cotas aunqe Alex lleve razón de que Tunnel tiene unas canciones soberbias si bien la producción adolece de blandibup a veces.
Luego está The Rising que defiendo a capa y espada y el Devils, y por supuesto siempre grandes canciones en discos más irregulares. Es un grande del Olimpo punto y nos educó, Boss Forever. Mi favorito lo sabes The River por raones exclusivamente sentimentales y porque ador los discos dobles POM.

Mansion On The Hill. dijo...

Revolver: Gracias por comentar.

Si te fijas, cuando comento el Born In The USA, ya comento que me habría gustado comentar discos como Nebraska o Lucky Town por ser dos debilidades personales absolutas. El segundo de ellos quizas el disco mas infravalorado de Bruce y donde dió rienda suelta a su amor por el soul y el gospel. Ese disco tiene mala prensa pero es fantastico.

Tambien The Rising, el propio Tunnel, el Greetings o Magic podrian haber sido comentados. Pero al ser una entrada dirigida a "no iniciados", creo que la seleccion que ofrezco es la mas completa. Un abrazo

Joserra: Gracias por comentar maestro. Lo de The River ya sabes que es un amor comun. Me parece su gran cumbre creativa. Tambien defiendo ese The Rising resucitador, que me parece que es un disco fantastico aunque le lastra el minutaje (cosas de la era del Cd...). Y Tunnel es un disco fantastico pero no lo asocio a un Springsteen concreto. Un album personal y apasionado pero lo sitio un escalon por debajo a esta seleccion. Un abrazo

revolver dijo...

Por eso empiezo diciendo ¡solo5!...deberías haberte saltado la norma y poner 7 u 8. (je, je, je...con permiso de Manuel).
Cuando se publicaron "Human Touch" y "Lucky Town" me sorprendieron por la calidez de las grabaciones, ese 'toque humano', esa sensibilidad que no había detectado antes...Me gustan también los dos.
Coincido con que "The River" es el top.

Mansion On The Hill. dijo...

revolver: Me alegra saber que no estoy solo defendiendo Lucky Town (sobre todo) y Human Touch. Ambos discos me gustan mucho aunque si palidecen con su obra clasica. Pero me gustan mas que cualquiera de los que hizo despues (incluido The Rising.

Lo de poner 7 u 8 creo que no solo pasaria con Bruce sino con el 90% de los musicos sobre los que realizamos estos repasos...jejeje. En poner solo 5 es donde está la gracia :-)