domingo, 15 de septiembre de 2013

Tres discos: Allen Toussaint, Dr John, Professor Longhair


Alguno se preguntará qué me ha pasado para hacer una entrada tan nuevaorleansera... Pues nada más y nada menos que Treme, una maravillosa serie americana ambientada en la Nueva Orleans post-Katrina contada a través de las andanzas de una serie de músicos, desde respetados profesionales a otros callejeros. No faltan sus buenos cameos (con apariciones de, por ejemplo, Elvis Costello, Allen Toussaint, Dr John, y un largo etcétera) y, como no podía ser de otra manera, mucha (muchísima) buena (buenísima) música. Desempolvé algún que otro disco que tenía por ahí, y el maestro revolver acudió presto al rescate para suministrarme las primeras dosis, para así volverme adicto al jazz, el R&B, el soul... Recuperamos tres discos imprescindibles para la entrada de hoy:

Dr. John - Dr. John's Gumbo (1972): 

Y empezamos a calentar motores con el bueno de Mac y sus ritmos endemoniados. En este trabajo se deshace de la psicodelia y excentridades que caracterizan anteriores trabajos y hace un disco, si bien no ortodoxo, al menos sí bastante tradicional. Ya el inicio es una auténtica declaración de intenciones: Iko Iko, todo un himno inspirado en los indios del Mardi Gras, es absolutamente irresistible con sus llamadas y enigmáticos coros. Pero esto es, como hemos dicho, solo el principio ya que este disco es una recopilación de imprescindibles del R&B y el blues de Nueva Orleans: no faltan temas como el indio Big Chief, el imparable Mess Around, el delicioso Junko Partner (según el Dr, el himno de drogatas y putas)... Y por supuesto la monumental Tipitina, cuya ejecución, sentida y profunda, sencilla y magistral, verdaderamente te traslada a orillas del Misisipi. Un must-have en toda regla.


Allen Toussaint - Southern Nights (1975): 

Este disco ha sido para mi un gromenauer de esos que tanto nos gustan en MIMS. Me explico: al principio me esperaba otra cosa muy diferente, un disco más "negro", con más rabia e improvisado; resultó ser sin embargo un disco más popero de lo que pensaba y que incluso me recordaba por momentos al mismísimo McCartney (con más swing y más soul desde luego, pero bastante en esa línea). Lo cierto es que lo dejé aparcado para dar paso a otros, pero recurrentemente regresaba a él ya que de tanto en tanto me descubría tarareando alguna que otra de sus melodías... hasta que me rendí por completo. La producción y los arreglos del disco son absolutamente grandiosos, cuidados, seductores, elegantes... sencillamente perfectos. La colección de canciones no se queda atrás, con joyas como Back In Baby's Arms, Country John, You Will Not Lose, o la etérea Southern Nights. Un disco para degustar plácidamente a media luz, a ser posible en buena compañía.


Professor Longhair - Rock'n'Roll Gumbo (1977): 

Con unos cuantos compases queda muy a las claras que lo de profesor no es un mote gratuito: no solo es un virtuoso como la copa de un pino, sino que además hay una buena cohorte de músicos que pueden decir con orgullo que Mr Byrd fue su maestro (el mismo Dr. John entre otros). Una auténtica obra maestra a la par que una master class de piano desde los primeros riffs. Con un estilo y una clase insuperables, Longhair se lanza a desgranar clásicos de Nueva Orleans con la autoridad de los maestros: Junco Partner (una vez más), Tipitina (cómo iba a faltar), Jambalaya (por supuestísimo)... Pero el auténtico bombazo, la canción que elegiría de este disco si tuviera que quedarme solo con una, aquella que perdurará per secula seculorum como una auténtica genialidad, es Mardi Gras In New Orleans, himno en toda regla de la ciudad del carnaval. Debería enseñarse en las escuelas.

3 comentarios:

Chals dijo...

Tomo nota de estas tres maravillas. En estos momentos ya con Allen Toussaint en antena. Saludos y gracias

Manuel J dijo...

Yo no me veo capaz de ponerme con este tipo de música. No sabría decirte porqué. Quizá con los años me estoy volviendo un radical del pop y todas sus infinitas posibilidades. Me es difícil explorar terreno desconocido y quizá me puede el prejuicio de que tendría que enfrentarme a un tipo de música tan genérica como el blues.

revolver dijo...

Manuel, te estás haciendo un radical del POP y te pierdes mucha cosa buena.

Te equivocas al ver esta música como Blues, las etiquetas cierran puertas, esto no es Blues, es Nueva Orleans, allí todo se mezcla, la cultura autóctona de los indios nativos, la africana, la española y la francesa.
La música en Nueva Orleans es una fiesta, una forma de vida, en estos discos hay Rhythm & Blues, Jazz, Soul, Blues y Rock, paro también Rumbas...

No dejes de escucharlos, al menos una vez, para probar y luego decide si abres o cierras esa puerta definitivamente.

http://barabajagalrevolver.blogspot.com.es/2007/05/rock-n-roll-gumbo-professor-longhair.html

Bruno, cuando quieras más dosis de vitamina criolla me lo dices.

Un abrazo.