miércoles, 25 de septiembre de 2013

Searching for Sugar Man


Ganador de los premios Oscar, BAFTA y Critic's Choice Awards al mejor documental; premiado por los Sindicatos de Directores, de Guionistas y de Productores, cada uno en su categoría se entiende; multitud de premios menores y nominaciones, que cansa tan solo enumerarlos aquí... ¿Qué se puede decir de este documental que no se haya dicho ya?

Porque alguno se preguntará, si es que queda alguien que no lo ha visto, cómo un documental sobre un cantautor desconocido puede ser tan cojonudamente bueno. Pues bien, podríamos decir que no es por la música, aunque quede claro que con este film la gran mayoría de los mortales hemos descubierto a un compositor excepcional, y hay más de uno que ha corrido a hacerse con los discos de Rodríguez. Canciones como Sugar Man, Crucify Your Mind, I Wonder, A Most Disgusting Song, Heikki's Suburbia Bus Tour o Cause han llegado al gran público con total justicia, aunque con cierto retraso.

Tampoco es que el documental sea una superproducción, ya que salvo algún detalle puntual (me resultaron interesantes un par de animaciones intercaladas muy acertadamente) la realización es sobria y eficaz. Tampoco cuenta un gran drama tipo conflicto bélico o historia escalofriante que erice los vellos del espectador ni nada parecido.


Este documental es, en realidad, muy poca cosa. La historia de un hombre sencillo que en cierto momento albergó el sueño de dedicarse a la música y que contempló desencantado cómo nadie parecía prestarle atención. Y aunque quien más y quien menos ya sabe de qué va todo este caso, avisamos ya que para hablar de este documental hay que spoilearlo.

Contemos entonces que en realidad este documental habla del karma, esa especie de justicia divina caprichosa que aparece cuando le viene en gana, premiando a quien verdaderamente se lo merece y viceversa. Como digo, normalmente no es así y por eso cuando descubrimos historias como la de Sixto Rodríguez no podemos dejar de emocionarnos y, al menos servidor, tenemos que luchar por controlar la lagrimilla que trata de escaparse. Un tipo que se dejó el alma en cada tema, componiendo e interpretando unas canciones maravillosas y que tuvo mala suerte de estar en el momento y lugar equivocados.

Digo esto porque unos años más tarde a muchos kilómetros de distancia, concretamente en Sudáfrica, Rodríguez se convirtió en un mito, en una especie de héroe musical admirado y venerado por todos y al que inexplicablemente daban por muerto (al parecer al nivel de los Stones o de Elvis). Mientras tanto, al tiempo que sus discos se vendían como rosquillas en el país africano, en Detroit el bueno de Rodríguez se partía la espalda para ganarse la vida, ajeno a todo ello.


Y resulta que un cuarto de siglo más tarde se obra el milagro (tampoco hace falta contar todo el proceso) cuando tras una ardua búsqueda dan con Rodríguez y éste descubre que en aquel lejano país es un mito, y por su parte el público sudafricano descubre que su héroe musical está vivo y coleando. Y además más que dispuesto a hacer una gira. Se me eriza la piel tan solo al recordar esas escenas del documental: cuando un atónito Rodríguez ve los carteles por las calles con su nombre anunciando las actuaciones, cuando le entrevistan, cuando firma autógrafos y recibe el cariño de su público en forma de besos y abrazos... pero sobre todo cuando sube al escenario ante un auditorio lleno expectante por verle por fin en directo. No se puede explicar la emoción que encierran esas imágenes.

Uno se alegra al ver que, esta vez parece que sí, el karma ha obrado justamente; pero al tiempo descubrimos que se trata de un minúsculo milagro, y que tras estas pequeñas turbulencias las aguas vuelven a sus cauces: Rodríguez vuelve a Detroit a seguir con su vida (ahora semi-anónima) en su humilde casa de toda la vida; los fans sudafricanos vuelven a sus quehaceres aún frotándose los ojos por haber visto a su ídolo in person; y somos el resto de mortales los que damos gracias por haber podido descubrir tanto talento gracias a este film. A Rodríguez le honra aún más si cabe seguir siendo la misma persona de siempre, pese a que ahora le llueven conciertos, apariciones televisivas y entrevistas. 

El siguiente vídeo no es, por supuesto, el documental que hoy tratamos; es por lo visto un documental especial para la tv sudafricana a propósito de la minigira de Rodríguez por aquellas tierras.



Si aún no habéis visto Searching For Sugar Man... ¡corred insensatos!
 
Escucha en spotify la banda sonora de Searching For Sugar Man

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sabía que había ganado un oscar, sin duda lo merece, y es que es la historia es preciosa. Como dice alguien en el documental, de tan extraña parece irreal, y lo mejor de todo es que es verídica.

Creo que la magia radica en que al final sucede aquello a lo que en mayor o menor medida aspiramos un poco todos: que nos descubran.

Manuel J dijo...

Yo sólo puedo decir que no sabía a lo que me enfrentaba cuando le di al play. Pocas veces he terminado tan tocado cuando termina un documental.

La historia es genial, pero el desarrollo de la historia en el documental para ir dosificando las sorpresas es sublime. Al principio se dan breves pinceladas de un músico desconocido según terceras personas o rumores entre Suráfrica y los Estados Unidos. La información se dosifica hasta que empiezan las sorpresas... y a partir de ahí el tour de force no termina hasta que Rodríguez aterriza en Suráfrica y ofrece un concierto increíble en el que artista y público se descubren después de tantos años.

Gracias por habérmelo recomendado (no ahora, sino antes) ;)

revolver dijo...

Hola Bruno, a mí también me impactó el Documental y mis impresiones no distan mucho de las de Manuel, ya lo comentamos en su momento.

En cuanto a lo estrictamente musical, debo decir que me compré los dos discos de Rodriguez (en vinilo, of course) y me gustaron, no le quito ni un ápice de mérito a sus canciones, pero también tengo que decir que hay artistas en una linea similar que me gustan más, como Jim Croce o Tim Harding.

En cualquier caso gracias por recomendarme la película y por escribir este post.

Un abrazo.

Bruno dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Creo que este es un documental que no deja a nadie indiferente: la historia es muy emotiva, está muy bien contada (inteligentemente, como dice Manuel), y la música maravillosa.

Saludos :)