viernes, 27 de septiembre de 2013

Peter Gabriel - Peter Gabriel I (Car)


A lo largo de los años hemos hecho sin proponérnoslo un exhaustivo repaso por toda la carrera de Peter Gabriel. Empezamos con su etapa más reciente y después hemos abordado en profundidad discos como So o el directo de los ochenta Plays Live. A día de hoy sólo nos queda abordar sus cuatro primeros y emblemáticos álbumes para finiquitar su discografía completa. En esta serie de cuatro entradas vamos a saldar esa deuda pendiente y nos ocuparemos de la que para algunos es la etapa más apasionante del músico británico.

Antes de abordar el primer álbum en solitario de Peter Gabriel (también llamado 1 o "Car" por la imagen de la portada) deberíamos ocuparnos de su inesperada salida de Genesis. Si nos situamos en 1975, ninguno de los fans del grupo esperaba la escapada del que para la gran mayoría era lider indiscutible y cabeza visible de la formación. Es más, Tony Banks se ha referido a The Lamb Lies Down On Broadway como el álbum de Peter, ya que el resto del grupo participó bien poco en la composición de las canciones contenidas en aquel doble álbum. Se podría decir que el esqueleto de The Lamb llevaba la firma de Gabriel, mientras todos aquellos instrumentales de relleno que tanto abundaban (sobre todo en el segundo disco) fueron completados por el resto del grupo a base de improvisar en el estudio. Tras la gira que siguió a The Lamb Lies Down On Broadway, Gabriel decide abandonar a sus compañeros argumentando cambios recientes que se habían producido en su vida familiar. El primer embarazo de su mujer Jill había sido complicado y el nacimiento de su hija Anna-Marie requería una dedicación total por parte del vocalista. En algunas biografías del músico también se apunta que Genesis le coartaba artísticamente y su salida por motivos personales no era más que un pretexto para conseguir mayor libertad artística.


Tras la salida de su vocalista y líder, Genesis decide no buscar sustituto a pesar de que la gran mayoría de analistas musicales auguran un futuro incierto a la banda sin una de sus piezas más importantes. El batería Phil Collins asume el puesto de vocalista y factura junto a sus compañeros dos discos de estudio en 1976 (A Trick Of The Tail y Wind And Wuthering) que servirán como puñetazo en la mesa para demostrar que Genesis es algo más que Peter Gabriel. Asi llegamos a 1977, cuando Gabriel lleva casi tres años de retiro musical. Aquellos que auguraban un decadente final para Genesis vuelcan sus dudas en el lider exiliado y empiezan a menospreciar su importancia dentro del grupo después de los alardes que acaban de hacer los nuevos Genesis liderados por Collins.

Peter Gabriel retrasa su álbum debut hasta febrero de 1977 y en él participarán destacados miembros de King Crimson junto al productor Bob Ezrin, aquel que después participaría en obras tan emblemáticas como The Wall de Pink Floyd. La opera prima de Peter Gabriel no tiene nada que ver con el rock progresivo de Genesis y es rupturista en todo lo realizado por él hasta entonces. Peter Gabriel I no es un álbum fácil de asimilar, ya que su planteamiento es tan ecléctico que cualquiera que venga con ideas preconcebidas terminará cansado y desorientado después de varias escuchas. Nunca sabes que vendrá después y la mezcla de géneros es tan heterogénea que cualquier oyente encontrará algún que otro pasaje mal planteado, sobre todo en aquellos cortes con aroma a music hall que tan ajenos pueden resultar al oyente medio. Este álbum no se alinea en ningún estilo musical de su época y parece surgir directamente del mundo interior de su autor.


El álbum nos da la bienvenida con Moribund The Burgermeister un extraño título con influencias de la obra de Nietzche Así Hablo Zaratustra en el que el músico presume de un amplio y cambiante rango vocal. En este tema se pueden encontrar ciertas reminiscencias de la teatralidad con la que Gabriel adornaba sus directos con Genesis, pero también es un pistoletazo de salida ideal en el que anuncia su retorno al mundo musical desde las primeras frases del tema: "Caught in the chaos in the market square". Solsbury Hill es el único tema del álbum con aroma clásico que después será reivindicado en todos los recopilatorios del músico. En algunas biografías de Peter Gabriel se dice que es una canción en la que abundan las referencias biblicas, mientras que en otras se habla de ella como una crónica velada sobre su salida de Genesis. En cualquier caso es una de mis canciones favoritas cuyo estilo y esencia no volverá a repetirse nunca más en su obra. ¿Tiene Gabriel algún otro tema parecido a Solsbury Hill? Rotundamente, no.

Excuse Me y Waiting For The Big One son dos temas en los que Gabriel se adentra en el music hall y la teatralidad de una forma similar a la del Bowie de Aladdin Sane, haciendo uso de un piano de cabaret y voz de crooner inédita hasta entonces. Modern Love y Slowburn son los temas que guardan más puntos en común en un álbum en el que no existen dos canciones remotamente parecidas. Modern Love es el grower del álbum, un potente tema ejecutado a guitarrazo limpio en el que Gabriel declama sobre la perdida del romanticismo y la desorientación que le producen las frías relaciones de la época que le ha tocado vivir. Humdrum es otra canción única en su carrera que torna de la delicadeza de las primeras estrofas a la irrupción de una voz celestial que se reivindica como uno de los mejores momentos del disco. Down The Dolce Vita es un salvaje experimento en el que se combina el dramatismo de una orquesta clásica con la cadencia guitarrera del wah wah que ya nos sonaba de, por ejemplo, el 1984 del Bowie de Diamond Dogs. ¿Experimento fallido? Al menos una de las canciones más difíciles de asimilar. Cabe destacar la fuerte influencia del Duque Blanco en este primer trabajo de Peter Gabriel, no hay tema en el que no se encuentre alguna referencia a su obra previa.

Here Comes The Flood pone punto y final a Peter Gabriel I, canción que le viene inpirada al músico por un recurrente sueño en el que las consciencias humanas rompen sus barreras corporales para formar un todo único en una especie de apocalipsis. Este extraño sueño le servirá de base años después para otra reinterpretación musical en su Red Rain del álbum So. Here Comes The Flood empieza bien con delicadas estrofas, pero esa atmósfera tan bien conseguida será pisoteada y destrozada por un estribillo pasado de decibelios. Aquí se le fue la mano a Ezrin y terminó por estropear una canción que podría haber sido tan importante en la carrera del músico como Solsbury Hill.


3 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

A pesar de consideradme un profundo admirador de la obra de Peter Gabriel, y en especial, de su primera epoca, este es el disco que menos he escuchado de él (tras Up, claro).

Quizas su extraña mezcolanza de estilos y texturas siempre me ha hecho decantarme por otros discos suyos de esos años.

Pero ahí esta Solsbury Hill que es para mi, la mejor cancion que ha hecho nunca. Me encanta Modern Love y Here Comes The Flood, claro.

Seguiremos con interes proximos analisis de los discos de Peter. Buen trabajo, Manuel.

revolver dijo...

Lo que me gustó de este LP fue su eclecticismo, ese tocar varios palos y demostrar que puedes hacerlo bien con todos. También me atrajo la colaboración de mi adorado Robert Fripp y de Steve Hunter y Dick Wagner, los dos guitarristas de "Rock and Roll Animal" de Lou Reed y de "Billion Dollar Babies" y otros Lp's de Alice Cooper.
Un excelente comiezo.
Espero impaciente las entradas del 2 y el 3...A ver como los pones !!!

Manuel J dijo...

Mansion: A mi me impactó mucho este álbum, porque los primeros discos de Peter Gabriel los compré por orden cronológico. Es un disco difícil de escuchar de un tirón, pero tiene joyas como Moribund, Modern Love o Solsbury Hill. Yo también creo que esta última es la mejor que ha hecho de toda su carrera.

revolver: Las reseñas al 2 y al 3 están escritas desde hace meses y puedo decirte que hasta a mí me sorprendió mi propia opinión sobre esos discos. Esto de escribir en un blog te obliga a ahondar en aquello sobre lo que quieres tratar y casi siempre encuentro opiniones o argumentos propios que ni sabía que tenía.

Gracias a los dos por comentar ;)