sábado, 31 de agosto de 2013

MIMS Gran Reserva: The Rolling Stones - Tattoo You


Seguimos aprovechando la dinámica positiva de retrospectivas a discos emblemáticos de los ochenta. Y esta vez lo hacemos con el que es quizás, el último disco clásico de los Rolling Stones. Clásico, en toda la concepción de la palabra. Tattoo You, de 1981, fue todo un éxito de ventas. Empujado sin duda por el carismático riff de Start Me Up y por la grandeza de una gira que pasó por España arrasándolo todo (escenario incluido). Este álbum, también puede presumir de ser el disco, dentro de los últimos treinta años, favorito de la mayoría de seguidores de los Stones, en dura pugna con Voodoo Lounge y A Bigger Bang, aunque ese es otro debate.

La génesis del último álbum clásico de los Stones es difícil de concretar. Siguiendo su habitual sistemática de trabajo, muchas de las canciones que conformaron finalmente el disco, provenían de sesiones de muchos años atrás. Y a diferencia de otros discos suyos, los temas de Tattoo You correspondían a diferentes sesiones y diferentes épocas, encontrando en él temas de hasta casi diez años de antigüedad que habían quedado semienterradas, y temas más recientes correspondientes a las sesiones del inmediatamente anterior Emocional Rescue. Todo un batiburrillo de ideas que sorprendentemente, dio como resultado un álbum bastante homogéneo y de cierta coherencia. Muchas de las críticas mas negativas y previsibles que se hicieron (y se hacen) sobre el álbum , se sustentan en la facilona opinión de creer que a los Stones se les había acabado la pila creativa y no les quedaba mas remedio que acudir a viejas sobras de sesiones pasadas. Es cierto, pero también es verdad que la colección de canciones aquí recogida es excelente y nadie sin un mínimo de inspiración creativa, podría haberlas dotado de ese efectivo acabado final. Al cesar lo que es del cesar.


Otro aspecto llamativo que rodeó al disco fue el impacto que tuvo el disco en una época en que los viejos dinosaurios del rock de los sesenta o setenta empezaban a dar muestras de estar meando fuera del tiesto ante una nueva oleada de novedosos estilos musicales (post-punk, tecno-pop, etc..) que les dejaba en una clara situación de desfase generacional. Los Stones triunfaron a lo grande con unas canciones que seguían ancladas en los parámetros clásicos del rock y que esos nuevos estilos a los que hacíamos referencia se estaban empeñando en enterrar definitivamente. Es curioso ver como canciones como Waiting On A Friend o la propia Start Me Up encontraron cobijo en aquellos años entre tanta amalgama de sonidos, modas y tendencias. Realmente, los Rolling Stones demostraron que aunque los mejores años habían pasado, seguían estando de moda y su interes mediatico seguía siendo enorme.

Start Me Up fue el single de presentación. Irresistible, impecable, infalible. Originalmente se trataba de un tema con claro poso reeggae, estilo al que la banda era muy aficionada desde mediados de los setenta. Necesitados de un nuevo hit (tras el Miss You de Some Girls), el grupo dio en el clavo. Con esa llave, el que el resto del disco calara entre los aficionados era pan comido. Sobresalen a gusto personal joyas como Waiting On A Friend, la mejor del lote, y que siempre he visto como una especie de segunda parte de la maravillosa Beast Of Burden. Desde luego, juega el mismo papel en Tattoo You que aquella en Some Girls. Otra de las piezas mas emotivas en esa linea y de mis favoritas es Worried About You. El falsete de Jagger elevado a la máxima potencia en una canción de preciosa melodía in-crescendo. Una canción a recuperar en directo. Little T&A y Hang Fire también nos devuelven a los Stones mas desenfadados y frabicantes de ganchos rock. Incluso galopantes como en la frenética Neighbours. Ronnie Wood, que ya pertenecía al combo con plenos derechos desde hacía unos años, participa en la excelente Black Limusine, uno de los puntos mas sugerentes del disco. Otras canciones como Slave también se acaban conviertiendo en temas de gran personalidad dentro de la colección.


La portada es impactante, aunque lejos de las mas celebradas del grupo. Para mi, su ultima gran portada ya que desde entonces todo han sido ciertas decepciones en ese ambito. Una fotografia de Jagger decorada de tatuajes. Lo mismo en la carpeta interior con Richards. Una portada original que todavia daba al disco mucha mayor contundencia de cara a su venta comercial.

El exito de Tattoo You en medio mundo hizo que las ganas del público por verles en directo fueran mayores que nunca. Los Stones no giraban desde la gira de Some Girls en 1978 y decidieron tirar la casa por la ventana. Si Pink Floyd habian dado a los conciertos en grandes escenarios una nueva dimensión con su album The Wall un año antes, los Stones se propuesieron batir records de asistencia en una gira mundial de proporciones dinosauricas. Vista en perspectiva y teniendo en cuenta la extraordinaria evolución que han tenido los espectaculos rock en vivo en las ultimas tres décadas, la propuesta de los Stones en la gira 81/82 puede parecer pasada de moda e indudablemente escasa de medios. No fué asi en su epoca y esta gira sirvió de inspiración clara a muchos de los espectaculos masivos de estadios tan populares durante los años posteriores y hasta nuestros días. La gira recorrió los estadios de Estados Unidos y Europa en un tour de force con llenos absolutos en cada plaza, y en donde los temas de Tattoo You resistian con dignidad la convivencia con los clásicos mas incontestables del grupo.


Recordada y mas que mítica fué su parada en Madrid para sendas actuaciones en el estadio Vicente Calderón y en plena efervescencia mundialista. En el primero de aquellos dos llenazos, se recuerda la impresionante tormenta que cayó durante medio concierto y que hizo que la mitad del artesanal escenario se viniera abajo. Richards aún recuerda aquella noche como una de las mas excitantes de su vida. En youtube hay unos videos impagables del famoso programa Informe Semanal que no hay que perderse y que recuerdan aquella cita. De aquella gira se editó un disco denominado Still Life, cuyo titulo ya demuestra que los Stones quisieron reivindicarse con aquel disco y aquella gira ante las nuevas generaciones como lo que nunca han dejado de ser: La banda mas grande del rock and roll.

2 comentarios:

revolver dijo...

Hola Hector, acabo de leer esta entrada, por segunda vez y me has dejado jodido, porque este no lo tengo, lo he buscado en la estantería y no lo tengo, así que me ha entrado el gusanillo y no pararé hasta encontrar una copia en buenas condiciones.
Yo deje de tener interés en los Stones por culpa de "Emotional Rescue", que tras "Some Girls", me bajo el aprecio por sus discos hasta el sótano.
De "Tattoo You" conocía las "Start Me Up", ¿quien no la conoce? y "Waiting On A Friend", pero no recuerdo el resto, así que cuando lo consiga escuchar completo intentaré volver por aquí y dar una opinión con conocimiento de causa.

Buena entrada, como las que has publicado en tu blog, aunque reconozco que desde este disco hasta hoy no he escuchado nada de ellos.

Un abrazo.

Mansion On The Hill. dijo...

revolver: Te animo a que te hagas con el. De alguna manera, es un disco clasico que sin duda va mas allá de los dos temas que citas.

A mi me gusta Emotional Rescue. Es un disco muy incomprendido con grandes temas como la electrizante She´s So Cold o Indian Girl.

Los Stones, tras Some Girls fueron muy irregulares pero todavia hay grandes discos que escuchar.

Un abrazo