jueves, 28 de marzo de 2013

T-RESeñas: David Bowie - The Next Day


Bruno: Este disco creo que nos cogió desprevenidos a casi todos, y ya las primeras noticias sobre él crearon una expectación más que considerable: diez años de espera son muchos, y más cuando se trata de alguien de la talla de Bowie. La publicación de este The Next Day ha generado una oleada de elogios y alabanzas casi unánimes; pero servidor, sin dejar de alegrarse, ha reaccionado de manera más tibia que la mayoría de los mortales.

La genial portada deja bien a las claras lo que nos vamos a encontrar: este disco es un trabajo totalmente autorreferencial, viniendo a ser un homenaje que Bowie se hiciera a sí mismo; la elección de Visconti es por tanto totalmente lógica, así como el guiño que supone la ya mencionada portada. Es de agradecer que tras tantos años de carrera y tras un parón de una década el de Brixton aún muestre las ganas y la fuerza que se adivinan tras cada canción, pero no podemos dejar de advertir que estas composiciones no están precisamente entre sus mejores obras. Muchos quieren equiparar este trabajo con sus clásicos de 30 o 40 años atrás; nada más lejos de la realidad: en mi opinión este The Next Day no aguanta la comparación con ninguno de los discos a los que “homenajea”.

Las canciones suenan como las de antes… pero no son las de antes. Son más flojas. Menos inspiradas. Al fin y al cabo es normal, difícilmente podría alcanzar las cotas artísticas de Heroes o Scary Monsters. Todo esto no debería desmerecer un disco más que aceptable, que demuestra que Bowie es un currante con talento, pero este nuevo trabajo carece totalmente de emoción: no percibo el latido bajo ninguno de los temas, no hay canciones que me enganchen (personalmente el single no me parece muy acertado)… En resumen, la escucha del álbum resulta agradable aunque un tanto fría y demasiado plana.

Lo mejor: The Stars (Are Out Tonight), Valentine's Day, You Feel So Lonely You Could Die
Lo peor: que es un “quiero y no puedo”
Nota: 6



Mansion on the Hill: Reconozco que cuando se supo que David Bowie iba a editar un nuevo album, me pilló totalmente fuera de juego. Pero mayor sorpresa fue cuando, atravesando una época muy Bowie escuchando compulsivamente sus discos de los setenta, sentí que no tenia muy claro si un nuevo album del maestro era lo que mas me apetecía en ese momento. Miedo a emborronar su pasado? Miedo a no ver cumplidas las expectativas (diez años para parir un disco, ya podía ser bueno ya...)? No lo sé, pero mi sensación general ante semejante revuelo quedaba muy lejos de la euforia. Extraño.

Afortunadamente, cuando escuché el adelanto de Where Are We Now? todos esos sentimientos de incertidumbre se borraron de un plumazo. Considero esta canción como lo mejor de Bowie desde los tiempos de Scary Monsters. Sinceramente, una maravilla. Todo la melancolía y el poder nostálgico de su sonido, la voz reconocible, me desarmaron. Una vez que tuve el album en mi poder, constaté que el resto de la obra no iba a estar a semejante altura.  Pero sin embargo, es un esfuerzo que aplaudo y disfruto. Mas no puedo (ni quiero) pedir a un genio de este calibre. Si es importante (y bueno) exigirle siempre, pero para nada debo sentirme decepcionado. Es Bowie en 2013, con sus aciertos y errores.


Me apasionan temas como Love Is Lost, Valentine´s Day, The Stars, You Feel So Lonely You Cold Die o la hipnótica y perla escondida Heat. Ahí esta el Bowie mas rotundo. El resto de la obra se mueve entre lo pasable y lo mejorable, pero sin apenas pasos en falso. Un disco notable, con momentos verdaderamente emocionantes. Me habría gustado menor numero de temas y una mayor consistencia de obra global. Pero menos es nada. Bowie esta de vuelta. Y eso, hasta hace unos meses, nos parecía una quimera. Celebrémoslo.


Lo mejor: Su lado mas atmosférico y melancólico con temas como Heat o Where Are We Now?.
Lo peor: Que muchos puedan sentirse decepcionados esperando (tras diez años de ausencia) una obra a la altura de sus discos de los setenta.
Nota: 8



Manuel J: Antes de empezar mi crítica sobre el nuevo álbum de David Bowie, me gustaría aclarar que soy un seguidor acérrimo del Duque Blanco desde hace bastantes años. Sin embargo, este bagaje no me quita para ser crítico con su obra cuando tengo que serlo. Yo lo tengo claro, el mejor Bowie murió después de publicar Let's Dance. A partir de ahí, pasa de marcar su camino con firmeza a convertirse en un músico desorientado preso de las nuevas tendencias (vease Earthling) o de su propio pasado (vease Outside). Con Hours parece recuperar una línea continuísta que ha sabido conservar hasta este sorpresivo nuevo trabajo, pero no nos engañemos. Esta última etapa en la que podemos disfrutar de un pop sin demasiadas pretensiones no se acerca ni por asomo a sus vibrantes discos de los setenta.

The Next Day es otro cordero con piel de lobo. Y digo "otro cordero" porque se encuentra claramente en la misma línea que Hours Heathen, pero "con piel de lobo" ya que a diferencia de sus iguales intenta aparentar más de lo que es sin llegar a serlo. Hablamos de un disco que bebe directamente de otros trabajos pretéritos del Duque, pero sin la espontaneidad o el nervio de esas obras. Así, temas como The Next Day o If You Can See Me son torpes homenajes a la etapa berlinesa que, frente a salvajadas como Joe The Lion o Blackout, se nos hacen ruidosos cortes de pop domesticado. Desde las primeras escuchas supe que The Next Day es un trabajo correcto, pero para nada merecedor de todas esas loas que está recibiendo. No es un disco que llegue a tocar la fibra sensible, para mí es un trabajo que cumple las expectativas justas sin llegar en ningún momento a desbordar en emoción.

¿Acaso alguno de los cortes de este álbum será recordado dentro de varios años? Me parece que el entusiasmo se apagará después de varios meses y entonces singles como Where Are We Now? o The Stars (Are Out Tonight) serán tan sólo un difuso recuerdo sepultado por la enésima escucha a Scary Monsters o Hunky Dory. Tampoco quiero decir que el álbum sea un absoluto despropósito, puede que me haya pasado un poco porque inconscientemente quiera compensar la balanza ante tanta crítica positiva. Me gustaría destacar al menos la que sería para mí la mejor canción del álbum: Valentine's Day, un gran tema con memorable coda final. También me gusta mucho Boss Of Me, un corte que atesora mucha clase entre sus melodías, y, por supuesto, Where Are We Now?, el primer y sorprendente single que se desmarca totalmente de la línea marcada por el resto de temas.

En resumen, estoy contento porque David Bowie haya vuelto a publicar un álbum después de tantos años, ya que es duro perdernos la etapa crepuscular de un artista con un legado tan enorme a sus espaldas. Sin embargo, tampoco es cuestión de festejar en demasía un regreso que en realidad no apunta tan alto como muchos quieren hacerse creer a sí mismos. The Next Day no es un Time Out Of Mind, no es un Chaos And Creation In The Backyard, es un disco tan continuista que no parece que hayan pasado diez años desde aquel Reality.

Lo mejor: Valentine's Day, Boss Of Me, Where Are We Now?
Lo peor: If You Can See Me, Dancing Out In Space, How Does The Grass Grow?
Nota: 6

5 comentarios:

Savoy Truffle dijo...

Mansion está más cerca de mi pinión. En fin, a mi me encanta el disco, incluidos los 3 bonus tracks, suena muy bien, y sube con respecto a Reality, aunque anda ahí ahí con Heathen que es muy difícil de superar.

Un saludo.

nikochan dijo...

Creo que es un trabajo notabilísimo. Y claro, joder, como va estar a la altura de Hunky Dory, Aladdin, Ziggy, Heroes, Scary... Coñe, si es que nadie o casi nadie llega a esos niveles. Vamos a ver, Bowie es muy grande pero unos a lo mejor le juzgamos muy a lo divo y otros demasiado duro. Este nuevo disco lo sacan, un decir, los Arcade Fire (que ojo, me encantan) y se caga la perra. Pero lo ha sacado Bowie y no es Hunky Dory, toma, pues claro. Ni Tempest de Dylan es Blonde on Blonde, ni lo nuevo de Tito Neil se acerca a Rust Never Sleep, ni na de na... pero siguen siendo grandísimos trabajos. Ojalá todos los dinosaurios nos diesen "Next days". Un abrazo a los tres, en realidad todos lleváis razón.... pero claro, es que a mi el disco me sabe a gloria. Ah! y feliciades por el post, me ha encantado, me encantaría estar sentados todos juntos con una Pinta de Guiness y discutir esto carar a cara... , je, je...

Mansion On The Hill. dijo...

Amen, nikochan.

Lo de la Guiness, hecho. Este verano.

Chals dijo...

Llevo pocas escuchas del disco. Y nada más lejos de pretender que mi opinión sea la verdadera, lo que si puedo dejar claro es que lo stoy disfrutando mucho, aquí las guitarras suenan a gloria bendita, estoy con Nikochan, si este disco lo sacan "the next big thing"... A mi parecer es muy buen disco, pero claro, Hours también me lo parece, el caso es que los discos crepusculares me encantan. magnífico esto de plasmar tres visiones a la vez. Muy buen trabajo. Saludos a los tres.

Anónimo dijo...

temas como The Next Day o If You Can See Me son torpes homenajes a la etapa berlinesa que, frente a salvajadas como Joe The Lion o Blackout, se nos hacen "ruidosos cortes de pop domesticado"

"ruidosos cortes de pop domesticado"

Sublime.

Manuel J. eres mi heroe.

Julian Benavidez, Rosario, Argentina