sábado, 3 de noviembre de 2012

Depeche Mode - Songs Of Faith And Devotion.


Hay grupos que vienen y luego se van, como la vida misma y como aquellas novias de juventud. Con ellos vives una relación apasionada durante un tiempo para luego separarte y buscar otros caminos, otras experiencias. Normalmente, sin rencores y con el buen recuerdo de lo vivido. Eso me pasa con ciertas bandas. En su día, cuando las descubrí, ocuparon una parte importante de mi vida y de la banda sonora de unas determinadas vivencias, para luego, poco a poco, ir dejando sitio a otras que en esos momentos llegaban a significar mas. Depeche Mode, es una de esas bandas. Y este fué el disco que inició mi relación "devota" con ellos para, a finales de los noventa, ir distanciándonos poco a poco.

Muchos se sorprenden cuando en determinados debates sobre música entre amigos, me oyen referirme a Depeche Mode como un grupo de rock. Evidentemente, no es un grupo de rock, tal y como todos entendemos este termino, pero si tiene varias de las premisas que definen a bandas de ese estilo. Grandes directos, un frontman con estilo y carisma, masa de seguidores importante, sentido de espectáculo en escena, influencia reconocida en determinados grupos de rock, etc… En mi caso, nunca he conectado demasiado con el estilo mas primitivo de Depeche Mode, esto es, su producción de los ochenta. Años en los que evolucionaron de grupo inofensivo de corte discotequero a grupo de masas afianzados en ritmos tecno-pop grandilocuentes. Black Celebration o 101 son los dos discos de los que mejor recuerdo tengo.

Barbas, tatuajes, melenas, pose de chicos malos...nueva imagen para el grupo.
Fue en los noventa, con su entrada triunfal con Violator y temas tan populares como Enjoy The Silence (para mi, la mejor canción de su repertorio), Personal Jesus o World In My Eyes, cuando se les empezó a tomar mas en serio y ellos empezaron a darse cuenta que su espectro estilístico podría abarcar mucho mas que el ya conocido tecno-pop que les hacía tan reconocibles. Con ese disco triunfaron a lo grande y aguantaron con dignidad la embestida de unos noventa en los que parecía que no iban a encajar. La vuelta de tuerca llegó con en 1992 con Songs Of Faith And Devotion, mi favorito de la banda.

Lo primero que llama la atención de este disco es la homogeneidad de su propuesta. Lejos de trabajos anteriores donde había un desequilibrio tremendo entre las buenas y las malas canciones, aquí todo encaja de forma armoniosa. Lo segundo, la introducción de guitarras y ritmos mas propios del rock que de la música electrónica. Tercero, la inclusión de coros de estilo góspel que dan empaque (y algo de grandilocuencia) a determinadas canciones. Y cuarto, la propia imagen del grupo, decidido a escapar de la imagen de niños bien que por entonces habían cultivado. Todas esa evidencias hacen de este album, un disco de ruptura con cierto pasado y de apertura a nuevos horizontes musicales. Con ello, lograron captar a nuevo público mas asociado al rock y tampoco desencantaron a su público de siempre.

El álbum se abre con la que fue el primer single, la poderosa I Feel You. Su excesivo parecido rítmico a Personal Jesus y la escucha repetida ha hecho que me haya acabando cansando de ella, pero es una inmejorable carta de presentación de estos nuevos Depeche Mode. La fascinante Walking In My Shoes siempre ha sido de mis preferidas. Se acompañó de un video fantástico dirigido por el ínclito y repetitivo Anton Corbjin, que encajaba perfectamente con el sentido del tema. Las veces que les he visto en directo, esta canción sigue siendo uno de los momentos álgidos. No así la empalagosa Condemnation que nunca me ha acabado de convencer. Con ella intentaron hacer algo nuevo, con clara orientación gospel, pero creo que no acabaron de concretarla bien. Todo lo contrario de otras como Mercy In You o la poderosa In Your Room. Esta canción es uno de los grandes aciertos del disco, con ese in crescendo tan intenso. En la otra cara de la moneda estilistica se sitúa una delicia como One Cares, única canción del disco cantada por Martin Gore (que es el principal compositor del grupo), y que por su sencillez y arreglos de viento, se ha acabado convirtiendo en una de mis favoritas. Higher Love, situada muy juiciosamente al final del disco, también es una canción que impone y está muy bien construida. La trepidante Rush o la ambiental Judas (con esos sonidos imitando unas gaitas escocesas, algo inédito en Depeche Mode) también son excelentes muestras de lo que es este disco.

Gira de presentación del disco, Devotional Tour.
Grabado en su mayor parte en unos estudios de Madrid, Depeche Mode lograron un nuevo éxito comercial y el aplauso de los mas puristas. Ahí había algo mas que un grupo de tecno-pop industrial. Algo que se corroboró en una gira fantástica donde el grupo empezó a sufrir los excesos del rock and roll way of live: abandono del principal ideólogo de los mejores arreglos del disco, Alan Wilder, y el desmoronamiento físico y emocional del vocalista Dave Gahan por consecuencia directa de las drogas  llegando a estar en 1994 clínicamente muerto por unos instantes. Afortunadamente se levantaron y lograron sobrevivir hasta nuestros días. 






5 comentarios:

Kepa dijo...

Nunca he sido un gran seguidor de esta banda, pero debeo reconocer que este disco me encanta y lo he escuchado miles de veces. Posiblemente por ser uno de los más rockeros de su discografía sea el que mejor me llegue. Sea como sea, un gran álbum.

saludos

Chals dijo...

A veces me plantéo si estás dentro de mi cabeza, je je je. Para mí 101, Violator y Songs of Faith, no he esuchado más ni de antes ni de después, me pillaron en esa época y me llegaron a obsesionar. De Enjoy de Silence aun tengo dos maxis con diferentes diseños. Muy buen disco, y gran reseña que suscribo punto por punto, hasta la experiencia personal, saludos.

Mansion On The Hill. dijo...

Kepa: Gracias por pasarte. Este disco es un disco de rock, aunque no lo parezca y lo firmen Depeche Mode, pero es rock. A mi tb es el que mejor me llega.

Chals: Pues si, tio, coincidimos en todo jajaja. Esa trilogia es basica para mi, aunque sobre todo en mis años de chaval. Buen grupo, ante todo. Enjoy The Silence es una obra maestra, su mejor cancion. Un abrazo tio

Savoy Truffle dijo...

Bien, Depeche Mode tienen para mi tres etapas:
1) La ochentera, dónde son emblema del tecno y finalizan la década con un gran disco de directo como cerrando esa época. Su mejor disco en esos años Music for the masses.

2)Los 90, punto y aparte Violator inicia un giro partiendo de lo mejor que hicieron en los 80, pero con mucha calidad.
Y aquí Songs of faith and devotion es su gran obra maestra, un disco de rock, hecho en Madrid, dónde alquilaron un chalet a las afueras y casi acaban a palos, de hecho uno de los miembros abandonó el grupo durante la gira de este disco. Temas para la historia como I feel you, Walking in my shoes o In my room (que han destrozado alguna vez en directo cambiándola, que dejen la original) y también memorable el disco entero en vivo que sacaron de esa gira.
Ultra, que salió casi de milagro al casi morirse Dave Gaghan por drogas es otro gran disco, pero no llega al de 1993 ni de lejos.

3)Siglo XXI: Otra historia, con el grupo reducido a trio y con Martin L.Gore como auténtico jefe (ya lo era antes) se sacan de la manga 3 discos excepcionales que les mantienen en la cresta de la ola, pero tocando muchos palos y sin perder su enencia.

Tuve la oportunidad de verles en vivo en la gira de Sounds of the universe y se lo recomiendo a cualquiera, banda estupenda.

Un saludo.

Mansion On The Hill. dijo...

Savoy: Perfecto repaso a Depeche Mode. Por lo que veo, este Songs Of Faith And Devotion tiene mas fieles de los que pensaba. Gran noticia.

Yo les ví en la gira del 98 y en el 2006. En ambas disfruté mucho. Ultra es un disco que me gusta bastante. Aunque la dupla Violator y SOFAD es la que le marcó a uno.

Gracias por pasarte por aqui!