martes, 6 de noviembre de 2012

Carole King – Tapestry



Aunque solamente fuera por su trabajo durante los años 60 junto con su, por aquel entonces, socio y marido Gerry Goffin en el mítico Brill Building de NY ya merecería todo nuestro reconocimiento y admiración. Con solo 18 años ya colocó un tema en el nº 1 de las listas americanas (Will You Love Me Tomorrow), pero es que además fueron los autores de innumerables éxitos como Take Good Care Of My Baby, Chains, Keep Your Hands Off My Baby, The Loco-Motion o Don’t Bring Me Down. Pero Carole King no se conformaba con ser una compositora de éxito, e intentó en más de una ocasión dar el salto como intérprete: tras un par de singles con discreto resultado, no fue hasta llegada la década de los 70 cuando, ya divorciada de Goffin, se lanzara con su debut en solitario, el igualmente discreto Writer. Parecería que este intento fallido le haría rendirse, pero todo lo contrario: tomando impulso y con energías renovadas se saca de la chistera el colosal Tapestry (1971).

Recuerdo que cuando compré este disco solo conocía uno de sus temas (en realidad dos, pero no sabía que el You’ve Got A Friend que yo atribuía a James Taylor se encontraba aquí). Realmente lo que hizo que me decidiera a comprarlo fue escuchar una tarde en la radio la increíble It’s Too Late: aun sin entender toda la letra, la tristeza y rabia del tema me calaron (ese you look so unhappy and I feel like a fool duele cuando se escucha) y me dije que aquí había algo importante. Tras curiosear un poco en internet (por aquel entonces aún en pañales, hace años de esto) descubrí a Carole King. Me hice con el álbum no sin ciertas dudas (andaba yo en esos tiempos enfrascado en cosas como Velvet Underground o Pixies,  así que el salto a una cantautora… digamos que fue duro) pero ¡vaya, vaya! ¡Menudo discazo nos regalaba Mrs. King! Tras mudarse de NY a Lauren Canyon repesca algunos temas antiguos y añade otros nuevos, se rodea de gente de su confianza, y el resultado es francamente sobresaliente.

El inicio del disco es demoledor, casi literalmente: I Feel The Earth Move es un temazo que se abre paso compás a compás, con un ritmo contagioso absolutamente irresistible; de hecho fue elegido como single del presente álbum, junto con It’s Too Late como doble cara A. Aunque la primera, más pegadiza, fue la que en principio se pensó promocionar el disco, poco a poco fue It’s Too Late la que fue ganando la atención y escaló hasta el número 1. Esta triste balada sirvió de pistoletazo de salida para la imparable ascensión de Tapestry hasta lo más alto de las listas de éxitos, convirtiéndose de hecho en uno de los más vendidos de la historia.  No solo eso, sino que este trabajo le sirvió para convertirse, junto con otras coetáneas suyas como J. Baez o J. Mitchell, en pionera y precursora para futuras generaciones de mujeres cantautoras, abriendo camino con su éxito arrollador y casi sin precedentes.



El álbum, marcadamente melódico y sentimental, no puede evitar caer en alguna que otra sensiblería, como es el caso del segundo tema del disco So Far Away, donde encontramos la colaboración de James Taylor. Tras ella viene la mencionada It’s Too Late, para el que esto escribe uno de los grandes momentos del álbum; coescrita junto a Toni Stern, supuestamente trata la ruptura del romance entre la King y J. Taylor, algo que servidor ignora si es chismorreo o está comprobado. Por encima de todo nos queda una canción inmortal, ganador del Grammy al mejor single del año (cuando los Grammy’s aún significaban algo).

Seguramente la canción más conocida, y a la sazón premiada asimismo como canción del año en los citados Grammy’s, es la manida You’ve Got A Friend. Es un gran tema desde luego, pero a base de machacarla y machacarla, repetirla hasta en la sopa y versionarla hasta agotarla, pues uno acaba un poco quemado. Como ya dije anteriormente pensaba que el tema era de J. Taylor, y con esa idea lo escuché la primera vez; pero, amigo mío, la interpretación de la señorita King supera en emoción y expresividad al siempre melancólico Taylor y se hace dueña de este tema que por otro lado ya era suyo. Will You Love Me Tomorrow es otro de los momentos destacados: almibarado, sin duda, y sensiblero como pocos; pero la canción tiene quilates. De hecho la larga lista de versiones es buena muestra de ello: The Shirelles, Smokey Robinson, Ben E. King o Dionne Warwick entre muchos otros.


Y  acabamos con la colosal (You Make Me Feel Like) A Natural Woman. Coescrita junto a su exmarido, fue popularizada en los 60’s por Aretha Franklin, convirtiéndose en habitual de su repertorio. King la repescó para cerrar Tapestry por todo lo alto, poniendo toda la pasión necesaria para suplir sus limitaciones vocales (obviamente no podía pretender alcanzar los registros de la Franklin). Por el camino se han quedado otros temas más que interesantes, como Way Over Yonder o Where You Lead, grandes canciones que se ven empequeñecidos al verse junto a los otros que hemos mencionado antes.

Estamos  ante un disco que se convirtió en un hito, una referencia para posteriores álbumes y artistas. Aclamado por crítica y convertido en un auténtico superventas, ha conseguido con el tiempo no solo aguantar con solvencia el paso de los años sino además conventirse en un trabajo reverenciado, como es buena muestra la edición en 1995 del Tapestry Revisited, olvidable álbum tributo en el que los temas del disco original son versionados por artistas como Rod Stewart, Bee Gees, Celine Dion o la propia Aretha Frankin.



5 comentarios:

HARI dijo...

Curiosamente, yo llegué a este disco después de deslumbarme con su menospreciado Fantasy, disco fetiche en mi discoteca.

Me encanta Tapestry como a todo hijo de vecino. Redondo, no sólo físicamente, gana en los tiempos lentos.

Music, su trabajo posterior, es un dignísimo sucesor bastante desconocido para la mayoría.

Mansion On The Hill. dijo...

Este disco es maravilloso.

Llevo tiempo diciendole a mi mujer que me pille (de regalo, claro) una caja que ha salido muy económica con cinco discos de Carol King, entre ellos este Tapestry.

Para no perderse a Rubia cantando estos temas hace unos meses en Bilbao. Maravillosa.

Un abrazo, buena entrada.

Addison de Witt dijo...

Uno de los discos de mi vida...
Saludos y gran entrada...

eric waits dijo...

Creo que lo pondria entre uno de los 15-20 mejores discos de la historia. Saludos,

Bruno dijo...

Gracias a todos por pasaros y comentar.

La verdad es que este disco me encanta, de mis favoritos de siempre, pero nunca me ha dado por escuchar nada más de la King. Veo que me estoy perdiendo cosas interesantes. Tomo nota de tus recomendaciones, HARI.