sábado, 16 de julio de 2011

The Velvet Underground (Epílogo)

Y, aunque a veces así lo parezca, tras Loaded la historia de The Velvet Underground no acabó; al menos no del todo, aunque los más puristas así lo quisieran. Ahí acaba la historia de la VU oficial, tras él empieza la VU apócrifa.

Ya dijimos que Lou Reed se marchó después de la grabación de Loaded y tras una serie de conciertos en el club neoyorkino Max's Kansas City. Recordamos también que Moe se dedicó a ejercer de madre y al poco tiempo dejó de aporrear los tambores. Morrison se encontró de repente sin sus compañeros de toda la vida, y viendo que sobraba se marchó a dar clases en la Universidad. Así pues, Doug Yule junto con el mánager Steven Sesnick pasaron a ser dueños del nombre de la banda: se embarcaron en una gira y grabaron el álbum Squeeze.

The Velveteen Underground (nótese a Kerry, la hija de Moe)

La gira fue un completo fiasco, puesto que los ya no tan escasos fans de la banda se encontraban con una formación completamente diferente a la que esperaban: de la VU original tan solo quedaba Moe, y para completar el grupo Yule se rodeó de sus antiguos compañeros de su anterior banda, Grass Menagerie, lo que hizo que parte del público se burlara de la bisoñez de los músicos llamándoles por el nombre de The Velveteen Underground. Poco después, y ya sin Moe, Yule se metería en el estudio para grabar el que pasaría a la historia como último trabajo de la Velvet, aunque no suele ser considerado como tal ya que en la banda no permanece ninguno de los miembros originales.


Sin saber muy bien cómo, Polydor ofreció la grabación de un disco a esta inédita VU, y allí que se fue Doug Yule con dos webs. Para ello reclutó al mismísimo Ian Paice (batería de Deep Purple) para que le acompañara en la grabación, encargándose él mismo de la totalidad del resto de instrumentos y voces (con excepción de un saxofonista y una corista). Siendo objetivos, el disco resultante Squeeze (1973), no es un mal trabajo. Lo que ocurre que tiene el lastre del nombre de la banda: de haber sido editado como un trabajo de Yule en solitario quién sabe si podría haber cosechado cierto éxito y/o críticas favorables; pero al salir firmado como un nuevo álbum de la Velvet se le examinó con lupa y en la comparativa salió perdiendo por goleada.


Visto con la distancia que da el paso de los años, Squeeze contiene algunos temas decentes como Caroline, que bien podría haber entrado en Loaded sin desmerecer en absoluto, o el tema que abre el disco Little Jack; encontramos igualmente un par de temas muy velvetianos donde hasta la forma de cantar de Yule suena muy similar a la de Reed, como son Dopey Joe y Send no letter, así como alguna que otra curiosidad como pueden ser Crash (con un sonido un tanto beatlero) o Louise, cuyo puente instrumental tiene la misma estructura y secuencia que el tema 1985 de Wings (este trabajo fue editado unos meses antes que el Band on the run, pero su escasa relevancia nos hace dudar de cualquier posible plagio y/o inspiración).




Es decir, que nos encontramos con un disco casi artesanal de Yule, ya que fue compuesto e interpretado casi íntegramente por él en solitario... y que ni a él mismo le acabó gustando. Él mismo relató que Sesnick, mánager del grupo, ignoró todas sus ideas para la mezcla y masterización del álbum, llegando al caso de declarar que "hay canciones del disco que odio". Aunque es algo que se ha negado en muchas ocasiones, siempre se ha insinuado que Reed fue quien vetó y puso todas las objeciones a que este disco se considerase como un trabajo oficial de la Velvet; más allá de los visos de verdad o no que puedan tener estas sospechas, lo cierto es que Squeeze brilla por su ausencia no solo en las múltiples recopilaciones del grupo sino también en la caja Peel slowly and see, compilación "oficial" de la banda y recomendación casi obligada para sus seguidores; en las notas del libreto, David Fricke califica a Squeeze como "una vergüenza en la discografía de la VU". Exagerado cuanto menos.

Para promocionar el lanzamiento, Yule se vuelve a rodear nuevamente de músicos semi-anónimos e inicia una pequeña gira, desastrosa en todos los sentidos: por no tener no tienen ni el disco publicado en la fecha prevista. Y no solo eso, sino que además Sesnick abandona al grupo a su suerte y les deja de representar; Yule se hace cargo de las funciones de mánager de la banda, y cuando ya no aguanta más disuelve la VU.

1993: Morrison-Tucker-Cale-Reed

Tras la muerte definitiva de la banda viene la sucesión de reuniones, tanto parciales como completas de la VU: empezando por el concierto en Le Bataclan en 1972 (donde actuaron juntos Reed, Cale y Nico) y la ya mencionada grabación en 1990 del disco Songs for Drella (en el que Reed y Cale homenajean a Warhol), la reunión de la formación original se produjo en 1992 para dar paso en el año siguiente a una serie de actuaciones y conciertos, incluyendo cinco apariciones como teloneros de U2. Cuando parecía que el regreso de la VU se empezaba a afianzar y se hablaba de una gira por USA, e incluso un Unplugged para la MTV, las viejas fricciones entre Reed y Cale volvieron a romper el grupo. Poco después, en 1995, Sterling Morrison moría a la edad de 53 años acabando con toda posibilidad de volver a reunir a la banda. Tras ello, apenas se sucedieron un par de apariciones más, entre ellas la inclusión de la Velvet Underground en el Rock and Roll Hall of Fame, en cuya ceremonia el ya trío interpretó Last Night I Said Goodbye to My Friend como homenaje a Morrison.



El legado de la VU es incalculable, no solo por la apabullante e imprescindible discografía que nos dejaron, sino por la influencia que ejercieron y ejercen en infinidad de artistas, grupos y movimientos enteros. Casi podría decirse que la VU está, en mayor o menor medida, detrás de estilos musicales como el punk, el rock alternativo, la new wave, la no wave, el noise rock o incluso el grunge. Su capacidad para explorar nuevos sonidos y experimentar con el ruido, huyendo de los esquemas y estructuras propias de la música pop, fue el camino a seguir por infinidad de bandas. Artistas como los Ramones, Television, Talking Heads, Patti Smith, The Jesus and Mary Chains, Luna (quienes telonearon en varias ocasiones a la Velvet en 1993), New Order, Yo La Tengo, Jonathan Richman and The Modern Lovers, The Feelies o Pixies, por citar unos cuantos, son buena muestra de la alargada sombra que proyectaron.

Como bien dijo en cierta ocasión Brian Eno, "pocos escucharon a The Velvet Underground durante su corta existencia, pero todos los que lo hicieron formaron una banda".

Amén.

2 comentarios:

Bruno dijo...

Por algún motivo habían desaparecido un par de canciones que había incluido en la entrada, y acabo de corregirlo.

revolver dijo...

Bruno, no sé si en anteriores comentarios sobre la historia de la Velvet, cuando lo publicaste en Nowehere,...años atras, te dije que como el 1º y el 3º no habían hecho nada...Son los que más me gustan. Este triste final, sin miembros originales, me parece nefasto para un grupo tan influyente.

Saludos.