viernes, 24 de septiembre de 2010

The Jayhawks - Tomorrow The Green Grass


Se decía sobre The Jayhawks que eran la mejor "banda desconocida del mundo"; la definición, que al parecer no era del agrado de sus componentes, no es precisamente moco de pavo vista desde fuera. Este grupo de Minneapolis tenía en Gary Louris y Mark Olson sus pilares centrales (pese a que este último abandonó el grupo tras el disco que nos ocupa), y sus excelentes composiciones unidas a su impecable ejecución y soberbias armonías vocales cimentaron la leyenda del conjunto.

Tras Hollywood Town Hall, su magnífico tercer disco, el grupo publicó uno de esos álbumes que están llamados a quedar en la historia, el que sería seguramente su mejor trabajo titulado Tomorrow The Green Grass (American - 1995)

De este trabajo se ha escuchado (mejor dicho, leído) que es "el disco que los Beatles habrían grabado si hubieran seguido juntos en 1995, y que Louris y Olson eran los Lennon y McCartney de los 90"... Un poco exagerado, como el propio Gary Louris reconocía al conocer esta opinión, pero algo de razón tiene el autor de aquella frase al comparar este disco con lo mejor de lo mejor de los 60's, porque este disco es de lo mejorcito de los 90's.

Con producción a cargo de George Drakoulias (responsable de trabajos de The Black Crowes o Primal Scream), los Jayhawks consiguen un disco compacto y preciosista, donde quizá lo único criticable sea la portada, una especie de velado y descolorido homenaje al Wild Life de los Wings. Las guitarras y las voces de Louris y Olson suenan mejor que nunca, y el fichaje de Karen Grotberg en los teclados se deja notar positivamente.

Las composiciones son descomunales, prácticamente se podría decir que son un single tras de otro, manteniendo un altísimo nivel tanto en las composiciones como en las interpretaciones de todos y cada uno de los temas: empezando con la maravillosa Blue que abre el disco, casi con toda seguridad su canción más emblemática, la lista de temazos no decae. En mi opinión el primer bajón se produce con See Him On The Street (aunque en allmusic opinen lo contrario), pero se trata de la octava canción del disco; mientras tanto hemos degustado maravillas como I'd Run Away, Miss Williams' Guitar (dedicada a Victoria Williams, esposa de Olson), Two Hearts, Over My Shoulder, la impresionante versión (con Sharleen Spiteri) de Bad Time, el clásico de Grand Funk Railroad... todas, vaya. Pero es que aún nos queda casi medio disco más, donde destaca la melódica Nothing Left To Borrow.

Tras grabar el álbum, Mark Olson deja la banda harto de recibir buenas críticas y el reconocimiento de un pequeño sector del público pero sin conseguir ningun éxito. El propio Louris declaraba "No sé qué más tenemos que hacer. Francamente, no me veo capaz de escribir una canción mejor que Blue, así que no sé qué es lo que quieren de nosotros". El grupo siguió liderado por Louris evolucionando hacia sonidos más pop manteniendo un grandísimo nivel, pero se resintió por la falta de la otra mitad del tándem.

Y, llegados aquí, ¿qué más se puede añadir sobre este disco? Que no exageramos al asegurar que es una obra maestra, imprescindible en cualquier fonoteca que se precie, y que en definitiva nadie debería dejar de escucharlo.


5 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Este álbum renovó mi fe en las bandas de música americana modernas. Pasé muy gratos momentos escuchando sus canciones, por lo que forma parte de mi vida en cierto modo:) Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Una maravilla de banda y de disco, los he visto casi 10 veces y siempre me han echo el mismo efecto ensoñador.Con olson sin Olson, a ver si se juntan de nuevo y nos ofrecen otra maravilla.
Un abrazo

Paco dijo...

Geniales.Como el Rainy day music,el Smile o el que nombras,Hollywood ...los Jayhawks contaban con ese tándem de super cocos capaces de hacernos emocionar en cada disco.Saludos.

revolver dijo...

Buen rescate, Bruno.

Manuel J dijo...

Mi canción favorita siempre ha sido Nothing Left To Borrow, me encantan esas estrofas del principio. Para mí es la mejor canción que han hecho los Jayhawks en toda su discografía.

Un disco enorme, aunque no sabría con cual quedarme, si con éste o con Hollywood Town Hall. Smile, Rainy Day Music o Sound Of Lies tienen también grandes canciones, pero el conjunto no llega al alto nivel que desplegaban en la época de este álbum. Creo que la marcha de Mark Olson, aunque comprensible, nos privó de un grupo con una trayectoria ascendente que podrían haber sido lo mejor de los noventa sin lugar a dudas.