miércoles, 9 de julio de 2014

10 canciones subestimadas de The Rolling Stones (1 de 2)

Seleccionar diez canciones subestimadas de una banda como los Rolling Stones no es fácil. Elegirlas si, pero decidirse no. Dado el importante volumen de grabaciones en una carrera discográfica tan larga, es complicado rescatar solo diez canciones que, por lo que sea, nunca adquirieron el cartel de clásicos aunque muchas de ellas lo merecieran. Estas diez que hemos elegido creo que representan muy bien ese legado stoninano menos conocido, aunque como pasa siempre, podríamos haber elegido otras diez diferentes y la foto habría quedado igual. Diez temas de diez discos diferentes, que muestran a unos Stones brillantes y creativos. Seguro que vale la pena rescatarlas.


Citadel del álbum Their Satanic Majestic Request (1967).

Citadel aparece en el album mas criticado y confuso de los primeros años de andadura del grupo. Their Satanic Majestic Request ha quedado para la posteridad (quizás algo injustamente, en mi opinión) como el album en el que los Stones quisieron emular a los Beatles del Sgt. Pepper's (experimentación, psicodelia, portada) y no lo consiguieron. Visto en perspectiva, considero este disco como una versión desnaturalizada de la verdadera esencia de los Stones, aunque tiene algunas ideas brillantes, gran variedad de estilos y varias canciones a tener en cuenta. Citadel, la segunda del disco, es una canción potente, bien construida y que para nada se hace tediosa, como algunos otros experimentos del disco. Jamás interpretada en directo, demuestra que aunque los Stones quisieron apuntarse al carro de la psicodelia imperante en esos tiempos, su estilo y su esencia se sustentaba en otros géneros.


Salt Of The Earth del álbum Beggar´s Banquet 
(1968).

El album que puso las cosas en su sitio y directamente, salvó la carrera del grupo. Beggar´s Banquet es una absoluta obra maestra del sonido clásico de los Rolling Stones. Primero de los cinco discos producidos por Jimmy Miller (al que Jagger llamó tras ver sus resultados con Traffic), El Banquete de los Pordioseros es un monumento a la música que apasionaba al grupo desde sus comienzos: blues descarnado, rock callejero, country-rock, etc...Todo está aquí y en un equilibrio perfecto. Entre todas las joyas que jalonan este album, siempre me pareció deliciosa la canción que cierra el album: Salt Of The Earth. No por ser la mejor (que no lo es), pero si por contener varios momentos realmente emotivos. La primera estrofa cantada por Keith, un estribillo delicioso, una emotiva letra...La canción adquirió una relevancia importante mas de veinte años después de su edición, cuando Izzy Stradlin (de Guns N´ Roses) la eligió para ser tocada junto a los Stones en el ultimo concierto de la gira americana del album Steel Wheels. Aunque no fué cara A de single, es todo un clásico de los Rolling Stones.


Moonlight Mile del álbum Sticky Fingers (1971).

Sticky Fingers, con nuevamente Jimmy Miller en la producción, supuso un punto y aparte en la carrera del grupo. Primer album editado por su propia compañía (tras la ruptura con Decca y Allen Klein). Primer disco con Mick Taylor plenamente asentado en la banda (aunque ya estuvo en Let It Bleed, es en este disco donde se destapa plenamente). Y primer disco que contiene el legendario simbolo stoniano de los labios y la lengua. Album del que es dificil señalar alguna canción como subestimada ya que estamos hablando de un disco esencial en la historia del rock y que contiene varias de las mejores composiciones del dúo Richards/Jagger. Pero Moonligth Mile, desde que la descubrí por primera vez cerrando la colección, me parece una joya de innegable valor. Canción compuesta al 100% por Mick Jagger, demuestra el exquisito gusto del cantante por la melodía y los arreglos de viento. No es rock, no es country, pero tiene una extraña mezcla que la hace irresistible. Otro final antológico para un disco de los Stones.


Let It Loose del álbum Exile On Main Street (1972).

Llegamos a la gran obra maestra del grupo. Uno de los discos dobles por antonomasia de la historia de la música popular. Toda una enciclopedia rock que marca el fin de la era mas gloriosa de los Rolling Stones. Compuesto en su mayor parte en una mansión de Niza (los Stones se habían marchado de su país por las razones económicas y fiscales que a estas alturas todos conocemos) y apuntalado en un estudio de Los Angeles, Exile On Main Street es todo un decálogo de estilos y fascinante atmósfera. Let It Loose, escondida en la tercera cara de la obra y totalmente olvidada para sus propuestas en directo, es una extraordinaria muestra del nivel de genialidad que habían adquirido en aquellos años. Mick Jagger la canta como si le fuera la vida y deja para la posteridad una de sus aportaciones vocales mas brillantes. Siempre pensé en ella como un hipotético y brillante final para el disco.  


Winter del álbum Goats Head Soup (1973).

Si me preguntaran cual sería para mi el disco mas infravalorado de los Rolling Stones, mi respuesta sería esta: Goats Head Soup, de 1973. El difícil sucesor del excelso Exile On Main Street y que hoy dia solo es recordado por contener Angie y Star Star. Evidentemente, es un album que supone un cierto bajón de calidad respecto a la impecable racha de discos anteriores, pero contemplado en si mismo, considero a este disco uno de los mejores de toda su carrera. Suena inacabado y a veces algo torpe, pero Goad Head Soup contiene varias de sus canciones mas olvidadas y brillantes. Grabado en su mayor parte en Jamaica y con retazos de sesiones de grabación de discos anteriores, es el album que supuso el canto de cisne del gran Jimmy Miller a los mandos de la producción. En esa época, Richards estaba totalmente absorbido por la heroína y ya denotaba que sus relaciones con Mick empezaban a hacer aguas. En cualquier caso, Winter, con ese rasgueo inicial de guitarra, resulta en si misma una pieza fantástica. Como pasa con muchas canciones de este disco, uno no puede dejar de pensar en lo que habría llegado a ser si las circunstancias y el ánimo habrían sido otros. 

4 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Canciones infravaloradas de los Stones hay muchas: Hide Your Love, del Goat´s, me parece una de las composiciones más brillantes que recuerdo; Harlem Shuffle, del Dirty Work, temazo; Almost Hear You Sigh tiene un pedazo de punteo al final, e interpretada en Tokio, impone más.

Gran texto. Un abrazo :)

Johnny J.J. dijo...

Me congratula mucho de que te hayas animado a escribir al menos por aquí. La selección que has propuesto es exquisita, me atrapan muchísimo todas. Abrazo.

David dijo...

Pues con todo el material que tienen, es un poco lo que dice Alex en el primer comentario, tendrán un buen puñado..
Aparte de las que menciona Alex y empezando algo antes, a mí me gusta mucho Ride on, baby.

Y aunque los Stones que más he escuchado son los de los 60 y primeros 70, hay temas sueltos de su carrera posterior que también me gustan bastante. El Almost Hear You Sigh que mencionan en el primer comentario, el This Place is Empty de hace no mucho...

Y no sé qué "éxito" tuvo en su día el Shine a Light...ahora porque ya le han dedicado el título de una peli-concierto y será habitual en los conciertos...pero a mí me parecía una de las mejores suyas y que no tan conocida para los que no eran de los Stones (un poco como el Hey Bulldog de los otros). Vamos, que no figuraba entre los discos de éxitos, ¿no?
Un saludo.

HARI dijo...

A propósito de canciones "de segundo orden" de The Rolling Stones y ya que mencionas Their Satanic Majestic Request, el tema "2000 Light Years from Home" me parece una auténtica pasada.