lunes, 19 de mayo de 2014

Passion For Acoustics - Signal To Noise

Cuando en Enero de 2004 The Cure publicaron la caja de cuatro discos Join The Dots: B-Sides & Rarities 1978–2001 (The Fiction Years), para muchos de sus admiradores (entre los que me incluyo) fue como un regalo divino. Una antología que recogiera todas sus caras B, sus colaboraciones, sus rarezas, etc....era lo máximo, tratándose de una de las bandas mas importantes de su generación y que a lo largo de los años había cultivado un estilo absolutamente personal y atrayente, dejando por el camino varios discos fantásticos y muchas canciones escondidas en un interminable fondo de armario. Algo muy esperado y que en absoluto decepcionó. Ademas, esa caja cumplía su dos principales cometidos: poner orden todo el catálogo menos conocido de la banda y al mismo tiempo hacer justicia a unas canciones que, por lo que sea, nunca tuvieron el reconocimiento que merecían.


Entre toda aquella excelente colección de rarezas, sobresalen joyas como A Chain of Flowers, This Twilight Garden o Burn, así como la pieza objeto de esta entrada: Signal To Noise. Esta última destaca no solo por tratarse de una preciosa pieza del característico pop que facturan Smith y cía, sino porque se nos ofrece en dos versiones, ambas muy disfrutables. Aunque confieso que es la acústica la que me tuvo loco durante mucho tiempo y es la que aquí quiero reivindicar. La canción fue grabada originalmente para incluirse como nueva composición para el recopilatorio Greatest Hits de 2001, junto a la también deliciosa Cut Here y la algo ramplona Just Say Yes. Finalmente, por razones de cupo, fue sacrificada en la colección final y acabó formando parte de la cara b del single Cut Here, que fue finalmente el que se extrajo para promocionar el album de grandes éxitos. Craso error, sinceramente.

Signal To Noise es un delicioso tema pop muy en la linea de lo que facturaban en varios de sus albumes mas asequibles como The Head On The Door (1985), Wish (1992) o el fallido Wild Mood Swings (1996). Elegante, con un ritmo irresistible, parece mentira que no se dieran cuenta del innegable encanto que desprendía este composición. La versión eléctrica peca quizás de estar algo sobrecargada en la instrumentación (algo que en años posteriores sería un factor negativo en las nuevas producciones del grupo) pero es en la versión acústica donde adquiere su valor real. Es en su desnudez y en el trabajo acústico cuando Signal To Noise adquiere su verdadera dimensión de verdadera gema pop, a la altura de los mejores momentos de The Cure


Cabe recordar que a pesar del bache creativo y crítico que supuso Wild Mood Swings en 1996 y la recuperación que devino con Bloodflowers en el 2000, The Cure no habían dejado de fabricar delicias pop como en sus mejores momentos. Me vienen a la cabeza temas como A Pink Dream, cara b de uno de los singles de Wild Mood Swings, o la propia Cut Here que mencionábamos al principio de la entrada. Signal To Noise, por tanto, volvía a servir para cubrir el cupo de ese lado jovial e inofensivo del clásico sonido The Cure y que tanto nos gusta a muchos.

El tiempo puso a esta canción en su lugar, y con la vuelta del guitarrista original de la formación en 2005, Porl Thomson (cuñado de Robert Smith, por cierto) acabó siendo rescatada para el directo y compartiendo cartel con los clásicos mas indiscutibles del grupo. Merecido lugar para una canción pop redonda y que volvía a mostrar el increíble talento de Smith a la hora de componer adictivas y melódicas canciones, al margen de los sonidos mas oscuros, densos y paradigmáticos de The Cure. Y no siempre bien reconocido.