sábado, 10 de mayo de 2014

Fleetwood Mac - Rumours en retrospectiva


Rescatamos la sección "en retrospectiva" para dedicarla en profundidad a un álbum que me ha vuelto a enganchar estos últimos días. En esta ocasión no nos vamos a circunscribir a la década de los ochenta y nos escaparemos a los últimos años de la década anterior para hablar de un álbum clásico conocido por todos: Rumours de Fleetwood Mac. Escuchando unas canciones pop tan brillantes se me ocurrió que incluso los más devotos a la primera etapa con Peter Green reconocerían el valor de un álbum de una factura tan impecable.

Empecemos desde el principio, hablando sobre el impulso creativo que supuso la inclusión de Lindsey Buckingham y Stevie Nicks en unos Fleetwood Mac que se habían quedado bastante cojos tras la salida de su último guitarrista, Bob Welch. El estilo de la banda cambió radicalmente de producir un material con tendencias bluesy al pop elegante con el que Lindsey estaba más familiarizado. Hablamos de dos bandas distintas tras aquel importante punto de inflexión. Además del evidente cambio de estilo, los nuevos Fleetwood Mac se vieron reforzados en el terreno compositivo, ya que Christine McVie pasó de ser la única autora a convertirse en uno de los apoyos del trío formado con Nicks y Buckingham.

El primer álbum de la banda con formación de quinteto les devolvió el éxito gracias al single Rhiannon compuesto por Nicks. Para su segundo trabajo juntos, el undécimo bajo la marca Fleetwood Mac, rompieron con su productor habitual y se trasladaron a los estudios Record Plant de Sausalito en California para cambiar de aires. La banda pasaba entonces por una tormenta emocional, ya que el matrimonio de los McVie se había roto recientemente y la relación sentimental entre Buckingham y Nicks hacía aguas por todas partes. Los McVie dejaron de hablarse durante años a partir de aquel periodo y la otra pareja en discordia no paraba de discutir en el estudio cada dos por tres. Mick Fleetwood, por su parte, había descubierto a su mujer en la cama con su mejor amigo, de manera que todos sin excepción tenían asuntos personales de los que preocuparse.


Contraportada del álbum: John McVie, Lindsey Buckingham, Stevie Nicks, Mick Fleetwood, Christine McVie

A pesar de que no se podían ver los unos a los otros, la grabación del álbum se llevó a cabo pacientemente durante seis meses en un estudio de paredes de madera aislado del mundo exterior en el que ni siquiera había ventanas. Durante ese tiempo, las chicas del grupo alquilaron dos apartamentos cercanos al puerto, mientras los chicos compartieron una casa cercana al estudio. Mick Fleetwood comentó de pasada en un documental sobre la creación de Rumours que aquella fue una época loca de la que no se arrepiente, pero que vista a día de hoy podría resultar bastante salvaje. Para entender la magnitud de dicha afirmación, un pequeño ejemplo: los técnicos que registraron el álbum comentaron que el grupo siempre grababa dejando en la cabina de sonido una bolsa de considerables dimensiones llena de una sustancia sospechosa (cocaina) y que era recurrente pedir a los técnicos que la llevaran dentro entre toma y toma de cada canción.

El trío compositor se repartió de una forma bastante equitativa el cupo de canciones en el álbum. Lindsey Buckingham aportó tres temas bastante distintos entre sí, pero que coinciden en ser aquellos en los que el trabajo de guitarra es más notorio. Second Hand News es el tema que abre el álbum, grabado con nada menos que cuatro pistas de guitarra eléctrica a pesar de su aparente sencillez. Never Going Back Again por su parte es un tranquilo tema de corte acústico que trata acerca del fin de su relación con Nicks. Go Your Own Way es quizá su composición más conocida y trata también de su ruptura con Nicks en un marcado tono de rabia, mezclando guitarras acústicas y eléctricas en un estribillo abierto y agónico a partes iguales.


20 años después para grabar The Dance: Fleetwood, Buckingham, Nicks y los McVie

Stevie Nicks compone la que es para mí la mejor canción del álbum, Dreams. Compuesta en una sola tarde en la que su autora se aisló del resto del grupo, al ser puesta en común en el estudio recibió la crucial ayuda de Buckingham para llegar al excelente resultado final incluido en el álbum. Es una canción que también habla de la ruptura ya tratada por Lindsey en sus canciones, pero con tanta elegancia como brusquedad desbordaban las aportaciones de su ex. Gold Dust Woman habla sobre la adicción a las drogas de su autora, que en aquellos momentos pasaba por su momento más crítico según sus propias palabras. Un tema de Nicks que quedó fuera del álbum por no encajar en la duración del vinilo es Silver Springs, una balada increíblemente bella que también abordaba el mismo tema que sus otras creaciones.

La que contribuyo con más canciones fue Christine McVie, abarcando desde la sobriedad de la balada Songbird hasta el contagioso pop de You Make Loving Fun, canción dedicada a su novio de aquel momento (que no era otro que el técnico de iluminación del grupo). Volviendo a Songbird, hablamos de un emotivo tema tocado al piano que, por su tono y carácter, fue grabado en el Zellerbach Auditorium de Berkeley aprovechando la acústica del lugar. Para finalizar el repaso a las canciones del álbum, me gustaría hablar sobre The Chain: el corte que abre la cara B del vinilo y que fue compuesta en base a un riff de bajo de John McVie. Es el único tema en el que todos los miembros del grupo participan en su creación y es lo más cerca que estuvieron de componer un verdadero himno. The Chain está llena de oscuras referencias en sus letras y se desarrolla en un continuo vaivén de subidas y bajadas. Se podría decir que es el Within You Without You de Rumours, la canción extraña que no tiene nada que ver con el resto.

El álbum fue publicado en febrero de 1977 y se convirtió en un éxito de ventas desde el principio. Tres años después de su publicación había llegado a los diez millones de copias y en 2009 rondaba los cuarenta. En los últimos años varias publicaciones lo han reivindicado como uno de los mejores discos del siglo veinte y, por ende, de la década de los setenta. Los componentes del grupo comentaron su sorpresa al ver la enorme calidad del álbum una vez terminado, ya que su intención inicial era tan sólo grabar los temas según iban saliendo. El propio Mick Fleetwood comentó que, de no ser por Rumours, el grupo no habría durado mucho más debido a las tensiones internas que arrastraba.


2 comentarios:

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Aun siendo más de la primera encarnación del grupo, soy de los que —como dices en el primer párrafo— reconozco la excelencia de "Rumours", una gozada de disco de principio a fin. Pop de primer orden.

Un abrazo, Manuel.

Mansion On The Hill. dijo...

Gran asignatura pendiente en mi caso, Manuel.

Rumours lo conozco pero no en profundidad. Aprovecho esta genial entrada para ponerme con el.