viernes, 21 de febrero de 2014

Oasis - Veinte años despues (1 de 4).

Cuando planteé a Manuel hacer una serie de cuatro entradas repasando en exclusiva la obra de un grupo tan particular como Oasis, a los dos se nos vinieron las mismas preguntas a la cabeza: Tiene algún sentido a estas alturas? Podrá interesar a alguien un nuevo repaso a una discografía tan conocida por todo el mundo como la de Oasis?. Ambos resolvimos que no estaba de mas intentarlo y que si apetecía, pues adelante con ello. Para eso esto es un blog y no la Mojo o el Uncut, no?. Y es que además, este año se cumplen veinte años de la edición del mítico primer disco de Oasis. Evidentemente esta efemérides tiene el valor que tiene y el que le quiera dar cada cual, pero si que es cierto que el escenario ya no es como el que teníamos en 1994 y es que creo que al final, todo el mundo se acabó cansando de los hermanos Gallagher


Yo tengo una teoría muy clara sobre el porqué del desgaste que sufrió la banda de Manchester tras unos primeros años de vértigo. Oasis quiso simbolizar tantas cosas al mismo tiempo que el invento acabó por explotarles en las manos. Personalizar en dos hermanos toda la mitología y simbolismo del rock británico (la concepción melódica y artesanal de los Beatles, la ambición y dualidad rock de Jagger y Richards, la imagen y el espíritu combativo de unos Who o unos Jam, el macarrismo de los Sex Pistols, etc...) fué excesivo, para ellos y para nosotros. Bien es verdad que el Reino Unido necesitaba a una banda como Oasis (aquella mítica portada del NME con el titular en portada: "La banda que estábamos esperando" fué muy ilustrativa) tras unos años de vivir a la sombra de la avalancha grunge de los EE.UU. El impresionante éxito de los mancunianos sirvió para revitalizar una escena que vivió con ellos sus últimos años de gloria. Sinceramente, quizás no fueran la banda mas brillante de aquella camada (bajo mi criterio ese papel lo representó Suede, mejor que nadie) pero no es menos cierto que ninguna banda como Oasis personificó mejor el auge y caída de aquello que se llamó Brit Pop. Por todo ello, vale la pena repasar su obra/historia disco a disco.

Definitely Maybe (1994).

Creo sinceramente que si algún dia, dentro de unos años, alguien nos pregunta a que disco debemos acudir para explicar que fué aquello llamado Brit Pop, nos lanzaremos irremediablemente a por Definitely Maybe. Para mi, la obra maestra de Noel Gallagher. El disco donde expone todo su universo de influencias (Beatles, Lennon, T-Rex, Who, Weller, Young...) de la mano de unas canciones, todas, incomensurables. Sonido garajero (Cigarretts & Alcohol), revolveriano (se me ocurren pocas canciones tan herederas del sonido Beatle´66 como Up In The Sky), adictivo (Supersonic, Shakermaker), denso y contundente (Columbia) y con unas melodías irresistibles (Slide Away, Live Forever). En el Reino Unido se volvieron locos y el resto del mundo asistíamos atentos (con una extraña mezcla de nostalgia y efervescencia adolescente) al nacimiento del último gran fenómeno del rock ingles. Al final, el NME, iba a tener razon, y Oasis llegaron bendecidos a las casas de todo el mundo. 9.5/10.

(What´s The Story) Morning Glory? (1995).

Y lejos de conformarse con los miles de libras caídas del cielo por el éxito de su primer album, con su segundo disco demostraron que detrás de los malos modos de los hermanos Gallagher, estaba la cabeza brillante y oportunista (esos teclados iniciales de Don´t Lock Back In Anger son calcados al Imagine de Lennon) de Noel(What´s The Story) Morning Glory? entrega nuevos himnos generacionales para la causa (Wonderwall), mas guiños Beatle (Hey Now), nuevas joyas melódicas (Cast Now Shadow sigue siendo para mi su mejor canción) y trallazos rockeros como Roll With It, Some Migth Say (su primero numero en singles) o el tema que da titulo al disco. Se vislumbran tics de excesos postreros en temas como Champagne Supernova que desvirtúan (poco, eso si) el resultado final. Nuevamente imponente. Disco generacional como pocos. Y de nuevo, otra portada para el recuerdo, acierto que dejaría de ser recurrente (tristemente) con el paso del tiempo y de los discos. 9/10. 

3 comentarios:

Luis de Vigo dijo...

A mi Oasis me aburre, fuí a un concierto suyo hace muchos años y me decepcionaron.
Sobrevalorados en su momento, el primer disco de Blur me parece mucho mejor que cualquiera de los discos que sacó Oasis. Su música nunca llega a despegar o si lo hace no llega a donde se propone, si es que llega a saber donde quiere ir, parece que están cerca que van por el buen camino, pero nunca llegan.
Reconozco su comercialidad y su toque para llegar a rozar la sustancia de John Lennon y hacerlo en un momento en que se demandaba esa música, porque en Gran Bretaña estaban saturados de la música de Radio 80. Siguiendo la estela de pop de los sesenta están lejos de llegar a las calidades de unos Beatles, Stones, Kinks, Who..., pero estuvo bien que se pudiese escuchar esa música.
Lo dicho, me gustán más los Blur, pero los primeros trabajos, luego me gustán poco.

J Aybar dijo...

Pues estos son los dos dscos de Oasis que me gustan y he escuchado con cierta profusion junto a un precioso recopilatorio de caras B. Ambos me parecen maravillosos fobias Gallagher aparte. Nunca vi mucho a Young en su musica. Evidentemente si a los Beatles o a los Who o a los Kinks o Weller o a cualquier UK divo del que bebian sin medida. Hasta aqui las melodias funcionaron, las canciones engrasaban la maquinaria .... desde aqui todo fue cuesta abajo

Mansion On The Hill. dijo...

Luis: Gracias por comentar, como siempre. :-)

Entiendo tu postura y creo que es algo muy extendido. Oasis es un grupo que sino te gusta su propuesta pueden hacerse muy aburridos.

En cuanto a la comparacion con Blur, es curioso. Parklife me parece un disco excelente y sin duda, me parecen un grupo con mucho mas bagaje estilistico y mas inquieto, pero confieso que siempre fuí algo mas de los Gallagher. Y es raro, porque Blur irian mas con mi caracter. De todos modos, si es por elegir, me quedaría con Suede...jejejeje


J. Aybar: Lo mismo. Gracias por pasarte a comentar.

Lo de Young es mas una confesión de fan del propio Noel que una evidencia de influencia en su música, aunque en varias giras han versionado Hey Hey My My.

Es obvio y coincido que a partir del tercer disco la cosa empezó a ir mal, para ir remontando (no plenamente) al final de su carrera. Atento a las siguientes partes del monográfico.

Un abrazo