martes, 23 de octubre de 2012

R.E.M: Automatic For The People.



Todavía recuerdo el día en que escuché por primera vez el tema Drive por la radio. El impacto fue de tal magnitud que en lo que dura el tema, mi concepción sobre R.E.M cambió por completo. A partir de ese momento, tuve claro que estaba ante un grupo irrepetible y al que no tuve mas remedio que seguir con fidelidad hasta su reciente separación. Hasta ese momento, tengo que confesar que ya conocía a la banda y discos como Green y Out Of Time sonaban a menudo en el tocadiscos de casa. Me gustaban determinados temas de ambos discos, pero echaba en falta algo mas de enjundia en esos dos albums, algo que me dijera que estaba ante una banda que iba mas allá de Losing My Religion o Orange Crush

Cuando pienso en una obra maestra de los noventa, siempre me viene a la cabeza Automatic For The People, sin duda, uno de los discos de mi vida. A pesar de tener ya veinte años de antigüedad, me parece un conjunto de canciones que sigue estando al alcance de muy pocos. Verdaderamente, es el album de un grupo en su esplendor, en su mejor momento creativo. Y es que R.E.M, ni antes ni después de este disco, y a pesar de haber grabado otras obras memorables, consiguieron igualar la proeza de Automatic For The People.

El primer gran hito de Automatic For The People, hay que situarlo, curiosamente, en el hit Losing My Religion. Cuando tu grupo es capaz de crear una de esas canciones generacionales y acabar sonando hasta en los tocadiscos de tus abuelos, ya te puedes morir tranquilo porque tienes solucionada tu vida y la de tus nietos. Eso les pasó a R.E.M en 1991 con esa canción y por extensión, con el album Out Of Time. Se habían convertido en la banda del momento. Una banda de claro corte underground que daba el salto al mainstream sin dejar por ello de seguir componiendo enormes canciones. Seguramente, la máxima aspiración de todos aquellos que deciden en algún momento de su vida formar una banda. A partir de ahí, muchos esperaron que R.E.M siguiera por esa línea y que de alguna manera, se acabaran convirtiendo en una de esas formulas de grupo infalible fabricante de números uno y ventas millonarias.


Automatic For The People, ya desde su enigmático titulo, iba a dejar claras dos cosas: que R.E.M eran una banda con un fuerte compromiso con su esencia de banda underground, y que el riesgo y la búsqueda de nuevos retos se iba a imponer a la fórmula comercial y previsible que muchos ya intuían tras el éxito de su album anterior. Drive, primer single de adelanto, confirmó esas premisas. Tema oscuro, de marcado corte acústico, dejó a medio mundo descolocado. Un gesto valiente y oportuno que borró de un plumazo las expectativas de los mas incautos que esperaban un Losing My Religion 2.0. 

Con Drive, el disco no podía empezar mejor y de forma mas inusual. El nivel del primer tema de la colección se mantiene con Try Not To Breath. El conjunto sigue sonando oscuro y siniestro. De hecho se suele hablar de este album como el reverso oscuro de Out Of Time. Tras ellas, llega el inevitable pellizco juguetón con la adictiva The Sidewinder Sleeps Tonite, que a gusto personal puede que sea la mas floja del album porque siempre me ha sonado a algo ya conocido (Shiny Happy People?). En cualquier caso funciona y muy bien. Aunque palidece ante otra joya del disco: la memorable Everybody Hurts. Poco puedo decir que no se haya dicho ya de un tema tan delicioso y tan emotivo como este. R.E.M hacen magia con unos acordes sencillos pero llenos de encanto. Nunca me canso de escucharla.

Tras esa primera tacada de canciones, optan por incluir un tema instrumental a modo de interludio: New Orleans Instrumental 1, donde se palpa el buen hacer de John Paul Jones (sí, el de Led Zeppelin) como arreglista de la grabación. Sweetness Follow es una de mis grandes favoritas no solo del disco en cuestión sino de toda la carrera de R.E.M. Nuevamente, desde la sencillez en la conjunción de acordes, la voz de Stipe nos envuelve dentro de una canción arrebatadora y que sigue la linea introspectiva del disco. Monty Got a Raw Deal e Ignoreland conforman una dupla muy sugerente. La primera, resulta menos redonda si cabe pero con mucho encanto, mientras que la segunda nos proporciona uno de los momentos mas animados y menos opresivos del disco. 


La fascinante Star Me Kitten y su extraña estructura, nos empuja ante un final en forma de tres canciones inolvidables. En este trío de temas está, para mi, la cima creativa de R.E.M. Sinceramente, pocos discos se me ocurren que puedan igualar el final de Automatic For The People. La cosa empieza con Man On The Moon y su inolvidable estribillo, que por méritos propios se ha convertido en una de las canciones mas representativas del cancionero del grupo. El tema es un homenaje al humorista Andrew Kaufman, al que años despues Milos Forman dedicó una película en la que R.E.M colaboró con la excelente The Great Beyond, canción que curiosamente, siempre me ha trasladado al sonido de Automatic For The People. La segunda canción de esta triada magistral es Nighswimming. Una melodía maravillosa sobre un piano en la que Stipe nos lleva por un camino de emociones increíble. Una de mis favoritas de su carrera. Y lo mismo podríamos decir de Find The River. Una de esas canciones que justifican un disco. El final perfecto para un disco perfecto.

A pesar del éxito absoluto del album, R.E.M decidieron no salir de gira para defenderlo, al igual que con su predecesor. Tuvo que llegar la gira del siguiente album (el antagónico y reivindicable Monster) para que el mundo pudiera disfrutar de una de las bandas mas importantes de su tiempo.







6 comentarios:

Chals dijo...

También uno de los discos de mi vida, aunque había olvidado que lo era. Todas las canciones me gustan, y supera al anterior, bajo mi punto de vista. Nightswiming y Try not to Breathe son obras de arte, bueno, casi todas. Que gran reseña Mansion. Hoy me lo pongo a tu salud y a la de Music is my savior, que mejor disco para figurar en un blog con ese título. Genial. Saludos

eric waits dijo...

Nunca vi en Automatic la obra maestra en la que todo el mundo parece coincidir. Prefiero otros discos del grupo aunque debo reconocer que aqui estan temas como Nightswimming y Everybody Hurts que pese al uso y abuso siguen sonando como las maravillas que son ...

Mansion On The Hill. dijo...

Chals: Para mi Automatic es el mejor disco de REM y gana por goleada a Out Of Time, que dicho sea de paso, tampoco es un disco que hoy dia me diga mucho (salvo Losing y Country Feedback que son enormes).Gracias por pasarte.

Eric: Es curioso, pero conozco muchos aficionados a REM que piensan como tu. Se acaban quedando con otros discos del grupo antes que con Automatic. Yo en cambio no tengo dudas: esta es su obra cumbre. Un abrazo

revolver dijo...

Los que me conocen ya saben que soy un incansable reivindicador de la obra 'independiente' de R.E.M.
Aquella que firmaron en I.R.S. antes de pasar a WEA.
Yo no veo "Out of Time" como un gran disco, vendió mucho, sí, pero eso no lo hace maravilloso. Si basamos la grandiosidad de "Automatic" en su comparación con el anterior, reconozco que lo supera con creces. Pero amigo mío, "Murmur", "Rekoning" y, sobre todo, "Document" superan a "Automatic"...La obra de R.E.M. es abundant e intensa, con altibajos, pero siempre ha sido honesta...creo que se debería tener en cuenta toda su obra, y no solo el periodo WEA.

Mansion On The Hill. dijo...

revolver: Estoy de acuerdo en lo de la obra de REM en I.R.S. Ahí esta la esencia de REM para lo que vino despues. Mi favorito es sin duda Document aunque realmente me gustan todos. Hablaré en el blog sobre esa etapa, no lo dudes.

Tambien reivindico la obra post-automatic hasta Reveal incluido.

PPK dijo...

Beatlémano irredento, me sumo a la fascinación por el grupo de Athens. Tengo toda su discografía en CD, pero estoy de acuerdo con el autor del blog en que este, y no otro disco, es su obra maestra. Me gustan prácticamente todas, pero ese final... "Find the river" forever