martes, 3 de enero de 2012

Passion For Acoustics - Watching The Wheels


El catálogo beatle se ha expandido contra todo pronóstico durante la última década con varios álbumes, algunos muy criticados, pero casi todos esperados por los fans del grupo. Ha habido lanzamientos muy acertados, como aquel Let It Be... Naked de 2003 o la discografía remasterizada al completo de hace dos años, pero también otros que dejaban mucho que desear, como el innecesario recopilatorio 1 o aquel horripilante álbum llamado Love que hacía una indigesta mezcolanza de canciones de los Fab Four auspiciada por George Martin y su hijo Giles como BSO para Le Cirque Du Soleil.


El catálogo de Lennon tampoco ha estado libre de malas decisiones, teniendo en cuenta además que su obra en solitario resulta raquítica para vivir de sus rentas durante tantos años como pretende su viuda. Lennon estuvo inactivo más de la mitad de su breve carrera en solitario y los dos últimos trabajos que publicó antes de aquel retiro de 1975 para cuidar de su hijo Sean, salieron al mercado por requerimientos judiciales o contractuales. Grabó el álbum Rock'N'Roll por un acuerdo judicial debido al evidente plagio de Come Together/You Can't Catch Me, mientras que con el recopilatorio Shaved Fish se libraba del álbum que le debía a Capitol por contrato discográfico.


Todos los recopilatorios posteriores que se han ido publicando tras la muerte del músico, hacían uso de casi todos los temas de Shaved Fish y abuso de las canciones de Double Fantasy con el objetivo de completar un recopilatorio debidamente durante la era del CD. The John Lennon Collection, por ejemplo, contiene un 40 % de canciones del Double Fantasy, dejando el 60 % restante para singles y canciones publicadas antes de 1974. El resto de recopilatorios posteriores suelen mantener el mismo esquema.

Tampoco hay mucho más donde escoger, y Yoko Ono debería darse con un canto en los dientes por la gran calidad de los temas que su marido aportó para Double Fantasy (tan sólo el tema Clean Up Time se libra de aparecer en recopilatorios). El escualido catálogo de la carrera de Lennon da pocas opciones a su viuda, aparte de la publicación de Greatest Hits periódicos para continuar explotando el mito. Se han publicado antologías, a semejanza de lo que hicieron los Beatles a mediados de los noventa, y varios documentales, algunos de ellos redundantes entre si, como aquel Imagine de 1972 y Gimme Some Truth del año 2000. Casi todos los fans de los Beatles protestamos por el poco amor que la japonesa suele demostrar hacia el legado de Lennon, aunque también hay que reconocer que dicho legado está en los huesos desde hace varias décadas. No queda prácticamente nada inédito, y lo que no se ha publicado a estas alturas debe ser de muy poca relevancia.


El año pasado, debido al trigésimo aniversario por la muerte de Lennon, el blog Plasticos y Decibelios publicaba un artículo bastante duro sobre los últimos días de Lennon (click aquí). En él, se daban datos algo pesimistas sobre las capacidades de Lennon para componer después de su retiro de cinco años. Esta información contrasta con el asombroso nivel que el ex-beatle demostró en las canciones para Double Fantasy. En dicho artículo se usaron tres de sus últimas canciones para mostrarnos los temores que John tenía tras su vuelta al negocio discográfico. Hay que tener en cuenta que Double Fantasy no despegó en las listas de éxitos hasta después del asesinato del músico. Lennon por su parte, siempre fue muy autorreferencial en su obra en solitario, por lo que las hipótesis de Julian Ruiz pueden guardar mucho de verdad. Resumiendo el extenso artículo, podemos extraer que un tema como You Save My Soul deja entrever dos escalofriantes intentos de suicidio por parte del propio Lennon durante los setenta, mientras Dear John y Help Me To Help My Self se destapan como dos composiciones de autocompasión ante los pasados éxitos con los Beatles y la encrucijada en la que se veía el propio Lennon tras el escaso éxito inicial de su vuelta al mundo discográfico con Double Fantasy. Leed el artículo, porque resulta sorprendente.

Después de esta retahila hablando sobre legados y legajos, toca el álbum del que vamos a extraer la versión acústica de Watching The Wheels: Acoustics de 2004. Quizá el disco más criticado por todos los fans de Lennon. Incluso partidarios de Yoko Ono (que haberlos, haylos) asumen que este disco está diseñado con el objetivo de sacar los cuartos al fan de los Beatles y al mitómano medio. Yoko pensaría que si el unplugged estaba tan de moda durante la segunda mitad de los noventa, ¿por que no iba a publicar ella su desenchufado particular de Lennon? El proyecto en concreto tiene dos pegas que se ven a leguas. En primer lugar, varios de los temas publicados en Acoustics habían aparecido ya en el Lennon Anthology de varios años atrás. Por otro lado, se ve que tuvieron que rebuscar bastante para completar este particular unplugged, ya que la calidad de los temas no es muy homogénea. Se cuelan temas de directo, demos caseras y de estudio... así que, igual escuchas una reverberación horrible en la voz que te sorprendes con aplausos entre corte y corte. Un disco por compromiso en toda regla con una de las peores portadas del catálogo de Lennon.


Finalizamos hablando del tema que anunciábamos en el título de la entrada: Watching The Wheels es quizá la última gran canción de la carrera del músico. Sobresale de entre los temas de Double Fantasy, ya que, además de ser una soberbia composición, resume perfectamente los últimos años de Lennon cuidando de su hijo. En un foro de los Beatles escuché decir a alguién que Watching The Wheels era más representativa de la carrera de Lennon en solitario que la propia Imagine. Si Imagine era un tema que hablaba de sus ideales y compromisos con la sociedad como figura pública, Watching The Wheels resumía su actitud ante la vida de una forma más auténtica e intimista. La versión que escuchamos de Watching The Wheels aparece en este Acoustics y nos ha servido para soltar toda esta parrafada sobre Yoko Ono, el legado de Lennon y sus últimos años.

8 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Gran entrada Manuel. Ya tenia ganas de una entrada como esta...

El disco Acoustics me lo compré cuando salió esperando encontrarme con algo nuevo y excitante. La decepcion fué tal que creo que lo escuché dos veces y lo abandoné. Una verguenza que saca lo peor de la japonesa que tanto queremos muchos (es broma).

Sabes que mi afición por la carrera en solitario de John es normalita. Hay cosas que me gustan mucho aún con ciertas reservas (sus dos primeros discos, fundamentalmente) y otras que me echan para atras. Pienso que se le acabó la inspiracion en determinadas fases de su carrera y de ahí que me cueste comulgar con ella.

Este Watching The Wheels es un tema excelente. De lo mejorcito de sus ultimos años. Y esa muestra acustica (de la que ni me acordaba por lo que comentaba antes) me gusta.

Un abrazo

Addison de Witt dijo...

Entrada muy muy interesante, yo con todo los respetos pienso que John tenia sus facultades intactas en sus últimos años, de echo en mi opinion Double Fantasy encierra un ramillete de temas excelentes, (las de John, claro), pero incluso en Milk and Honey hay algun tema muy bueno. Desde luego que este Acoustics es de lo mas irracional que se puede lanzar al mercado, un sinsentido total.

Por supuesto Watching the Wheels es un temazo espectacular.

Enhorabuena por esta magnifica entrada.

Saludos

Beatles dijo...

Un gran tema que suena espectacular de cualquier manera que lo escuchemos.

La japonesita se pasó con el disco,desde luego,pero creo que aún nos queda de ver algunas barbaridadades más en los años venideros.

Un abrazo.

Paco dijo...

Todo se resume con el dicho de "la pela es la pela".
Tienes mucha razón en tus planteamientos. Han destrozado el "poco" legado que nos dejó en solitario. No estoy de acuerdo, para nada, con Julián Ruiz, pero sí es verdad que perdió mucho al no contar con las aportaciones de McCartney (...y a la inversa).
El Watching the wheels es su respuesta a la industria discográfica que él tanto destestaba. Precioso tema.
Saludos.

josecarvallo dijo...

Yo iba pasando por aquí y me encontré con esta critica....¿una carrera escualida?...¿una obra en solitario raquitica ?...¿poco legado ?.....pero despues me invitan a leer a Julian Ruiz.....que me inmagino que con la admiración que se le presenta....debe ser una especie de mesias con la buena nueva...................
Les pregunto ¿Lennon se parecía a alguien ?......y... ¿cuantos se parecen a Lennon?
Todo el britpop parte en la carrera de Lennon.....canciones como "working class hero","god","inmagine","mind games","woman is the nigger of the world","steel and glass","i¨m loosing you", "watching the wheels","woman", "nobody told me"...etc, etc,....todas canciones fundacionales para la música de la segunda mitad del siglo pasado.....
No sé quienes sean uds. pero simplemente estan mal informados y estan mal informando..
saludos de Chile

Bruno dijo...

Music is my savior: haciendo amigos en las Américas desde 2009 xD

Bruno dijo...

Coñas aparte :P

Recuerdo perfectamente cuando salió este disco: cuando lo escuché por primera vez me llevé un chasco del copón. Valiente porquería de disco, una chapuza como pocas. Y me hace gracia que comentes la portada: también me chocó en su momento.

En cuanto al tema es de mis favoritos de Lennon en solitario. De hecho estuve planteando una entrada sobre este mismo tema un poco antes de que la escribieras. En la colección "The Lost Lennon Tapes" hay varias versiones más del tema.

HARI dijo...

...y "Real Love" y "Free as a Bird".

El ordeño del Jefe parece no tener fin.