lunes, 19 de diciembre de 2011

Golpes Bajos - Golpes Bajos EP / A Santa Compaña


El verano pasado me obsesioné bastante con la música de Golpes Bajos, el grupo en el que comenzaron sus carreras German Coppini y Teo Cardalda. No me veía con capacidad para escribir una entrada sobre ellos, pero voy a intentarlo ahora para atestiguar de alguna forma mi pasión por su música. De hecho, ahora que termina el año, el EP Golpes Bajos y el álbum A Santa Compaña son en retrospectiva lo mejor que he escuchado en 2011. Que cosas.

¿Porqué me da ahora por escuchar a esta gente? Todo vino por descubrir en una página web el Top 100 que Rockdelux había publicado hacia años con los mejores discos nacionales de la historia. En una posición que ni era buena ni mala (el nº 36) se encontraba A Santa Compaña, el único LP que publicaron como grupo el año 1984.

La única referencia que tenía sobre ellos hasta hace poco era el vago recuerdo de la reunión que Coppini y Cardalda habían fraguado durante el año 1997 y que terminó con la publicación de un nuevo álbum de directo en el estudio recordando viejas glorias (era la época de los acústicos, cuando Revolver/Carlos Goñi los puso de moda). Yo tenía 18 años y recuerdo la impresión que me causaron temas como Malos Tiempos Para La Lírica o No Mires a los Ojos de la Gente. Por simple curiosidad, y deseando descubrir por fin qué se escondía detrás de esa misteriosa portada, me lancé a escuchar A Santa Compaña durante el verano pasado. La primera en la frente, ya que las canciones que he nombrado y que recordaba de 1997 no aparecían en este disco. Sin embargo, esa decepción se vio mitigada por el descubrimiento de nuevas canciones que no me cansaba de poner una y otra vez.


A Santa Compaña es un álbum arrebatador, donde encajan tan bien elementos tan dispares que no hay otra que dejarse llevar. Esos ritmos latinos en algunos temas, los excelentes textos de Coppini interpretados con esa voz tan personal y, lo que es más importante: las canciones, que podríamos atribuir al dúo formado por Cardalda y Coppini, aunque me da la impresión de que Cardalda llevaba en la sombra la mayor parte de esa responsabilidad. Digo todo esto, teniendo en cuenta que Teo Cardalda era claramente el músico con mayúsculas en Golpes Bajos y, aunque su dúo con Maria Monsonis llamado Complices no quiere reivindicarlo nadie a estas alturas (algo que me parece incomprensible), es innegable que fue el miembro de Golpes Bajos con mayor éxito comercial posterior al grupo. He leído comentarios en youtube donde se exalta la carrera en solitario de German Coppini y se derriba por sistema la obra posterior de Cardalda. Suele ocurrir en estos casos, confundir actitud con aptitud musical. No es la primera vez que pasa, y si no que le pregunten a Lennon y McCartney.


Mi canción favorita es la que le da título al disco. A Santa Compaña es una canción que, de siniestra, da vergüenza ajena en las primeras escuchas, pero que gradualmente se convierte en un temazo. Además, esa temática de mitología rural siempre me ha dado escalofríos y hay que reconocer que Coppini resume perfectamente todo lo referente a esa comitiva de almas que vagan de noche en los bosques gallegos. Colecciono Moscas, por su parte, hace de esas letras totalmente locas una feroz crítica a la sociedad (o vete tú a saber) y Cena Recalentada resulta una excelente composición que, además, juega una baza oculta para los de mi generación, ya que no pocos recuerdan haber visto el vídeo alguna que otra vez en La Bola de Cristal. Escenas Olvidadas es un genial arranque para el álbum, otra gran canción que hace de un defecto una virtud: esos ritmos latinos que chocan en un principio, se echan de menos si no aparecen (la versión de Escenas Olvidadas para el Vivo de 1997 parece desangelada sin ellos). Finalmente, y no menos importante, mencionar un corte como Hansel Y Gretel. Antes hablabamos de la capacidad compositiva de Teo Cardalda, pero sin las letras de Coppini Golpes Bajos no serían ni la mitad de buenos de lo que fueron. El todo vuelve a ser mayor que la suma de las partes.


En una entrevista que podéis ver en youtube para La Edad de Oro con Paloma Chamorro puede verse a dos imberbes Coppini y Cardalda hablar sobre sus influencias y sus expectativas de futuro como grupo. A su lado, Jesús Ordovas no puede ocultar su pasión por la música que el grupo dio a conocer en una timida maqueta. Decía aún incrédulo que de una maqueta pueden gustarte dos o tres temas, pero no en su totalidad como ocurrió con Golpes Bajos. En esa entrevista puede intuirse lo creído que se lo tenía la Movida Madrileña a principios de los ochenta, donde se afirmaba sin medias tintas que Golpes Bajos podría ser el único grupo de fuera de Madrid que podría medirse con las mejores bandas de la capital.


En ese momento, la única prueba de la excelencia de la música del grupo vigués era un EP llamado Golpes Bajos. No Mires A Los Ojos De La Gente y Malos Tiempos Para La Lírica, dos de los cinco temas del EP, han sido considerados por varias publicaciones entre las 50 mejores canciones de la historia del pop español. Poco queda por decir sobre estos clásicos más que conocidos. Sin embargo, los otros tres temas tampoco desmerecen sin llegar, por supuesto, a ese asombroso nivel. Estoy Enfermo y Lágrimas podrían ser dignos descartes de A Santa Compaña, el álbum publicado un año después que ya hemos comentado al principio de esta entrada, mientras Tendré Que Salir Algún Día al piano es una rara avis en el corto catálogo musical del grupo que nos remite a la obra posterior de Cardalda o a Una Décima de Segundo de Nacha Pop (donde Cardalda también tocó el piano junto a Antonio Vega).


Después de la brillantez del EP y LP comentados, sólo faltaría hacer una breve mención sobre el mini-LP posterior llamado Devocionario, que resultó canto de cisne de la banda y del que sólo merece la pena destacar una canción llamada La Virgen Loca. En este tema, la voz de Coppini nunca se había parecido tanto a la de Morrissey, con esos lamentos al final de cada estrofa. Y es que ese paralelismo en lo musical entre The Smiths y Golpes Bajos no deja de resultar curioso. En youtube aparecen comentarios sobre el parecido entre ambas bandas, a pesar de que fueron casi coetáneas en su génesis y la influencia entre ambos resulta prácticamente imposible. Similitudes hay varias: cuatro componentes entre los que hay un excelente compositor (Marr, Cardalda) y un letrista sobresaliente (Morrissey, Coppini). Las pintas de Coppini, incluido el tupé, la delgadez y las camisas de flores, se asemejan a las de Morrissey un año antes de que los Smiths se dieran a conocer con Hand In Glove. En definitiva, curiosas coincidencias fruto quizá de la coyuntura cultural de la época, que generó dos bandas similares en el tono pero muy diferentes en lo demás.

Devocionario es un mini-LP que no recomendaría ni loco. La música es aburrida y las letras tan enigmáticas que, de poco entendibles, sirven tan sólo para aportar nuevas melodías al conjunto. Este último disco nos serviría para una última reflexión: Golpes Bajos fue un grupo que brilló tan fuerte en sus dos primeros trabajos que quemó todas sus posibilidades antes de llegar a despegar por completo. Sin embargo, es preferible brillar tan fuerte al principio que dejar una carrera larga, pero plagada de medias tintas.

8 comentarios:

Luis de Vigo dijo...

Te pediría que escuchases el tema Still on Fire de Aztec Camera y te asombrarás de la similitud del sonido de este tema con Golpes, esos ritmos latinos que están presentes en mucha música de la época temas incluso de baile discotequero de aquel momento que recuerdo pero que no se de quien era pues, incluso el Dress Me Up as a Robber de MacCarney del 81 o algunas cosas de Bowie de aquellos años sobre todo con Carlos Alomar se dejan llevar por esto, pero este tema de Aztec Camara lo clava es del mismo año que A Santa Compaña.
Golpes Bajos fue para mi por talento y calidad de sus trabajos el mejor grupo de aquellos años, no tuvieron continuidad y su obra no es muy grande por eso su repercusión fue pequeña. No te olvides de Nacho Novoa, un virtuoso multinstrumentista que estaba detras de esos ritmos latinos. El cliche es que la música era de Cardalda las letras de Coppini pero los arreglos y algo más eran de Novoa, cuando volvieron a fines de los 90 lo hicieron sin Novoa y fue un error monumental, no eran Golpes.

Luis de Vigo dijo...

Fe de Erratas.
En el anterior comentario mio llamo Nacho a Pablo Novoa, me pasa por no repasar lo que escribo que es casi siempre.

Fran G. Lara dijo...

Cuando aparecieron Golpes Bajos fueron todo un... golpe. Nadie hacía nada que se le pareciera en España. Música sofisticada y enigmática inmediatamente después de la explosión de color de la Movida. Habíamos pasado del hágalo-usted-mismo a tener una banda que se podía comparar sin complejos con lo que venía de las islas británicas. Me parece que el primer disco de La Unión, muy estimable, tomó el mismo camino hasta que perdieron el rumbo. Hay que ver lo pelmazo que se puso Jesús Ordovás con Golpes Bajos en El Diario Pop de Radio 3, pero es verdad que lo merecían. Y A Santa Compaña nos descolocó a todos, pero tenía canciones tan buenas...

Y casi coincido con Devocionario. Después de la altura cegadora de los anteriores trabajos, esta despedida fue un bajón, aunque yo no lo considero tan tan tan pésimo. Pero a mí me parece la evolución lógica. Coppini pasó de balar en Siniestro Total a destaparse en Golpes Bajos. Luego intentó ser un crooner que igual colaboraba con Nacho Cano que se ponía esotérico y, claro, se le fue la mano. Y Teo Cardalda a Complices, ya ves.

Beatles dijo...

Un fantástico disco "A Santa Compaña" del que conozco de cabo a rabo todos sus temas,y esto en uno que solo escuchaba Heavy en aquellos días ya es una buena muestra de la calidad que tiene.

Aunque ya te lo ha apuntado más arriba Fran, Coppini no comenzó su carrera en "Golpes Bajos" si no en "Siniestro Total".Lo hizo con varios singles como "Los chochos voladores" ó "Me pica un huevo" y el Primer L.P. del grupo.

Addison de Witt dijo...

Tenia 14 años cuando "me lo pedí" a los reyes magos. Los Golpes Bajos fueron una impresion en aquella época, diferente a todo, fueron amados y tambien odiados por mucha gente, que no entendia canciones como "Colecciono moscas", a mis padres les parecia una idiotez. Creo que os olvidais de "fiesta de los maniquies" que fué la mas puesta en las radios, osea en los 40 que es lo que había.
"Hansel y Gretel" y "Escenas olvidadas" me parecen los dos supertemazos de este gran disco que celebro que hayas recordado.
"Devocionario" bajo mucho el nivel, es cierto.

Saludos.

Johnny dijo...

Con permiso, grandiosa reivindicación. Yo no lo situaría en el nº 36 del ranking nacional sino mucho más arriba, continúa atrapándome desde el día de su publicación y ha llovido, un disco distinto a cualquiera. Como apuntan los interesantes comentarios anteriores Golpes Bajos fueron lo más vanguardista dentro del vanguardismo, todo un golpe de innovación en su momento. Todavía podría tararear integramente todas sus canciones casi sin riesgo a equivocarme, un grupo que cautivó a toda una generación.

Como bien dices quizás se pusieron el listón demasiado alto y realmente en el Devocionario solo "La virgen loca" era rompedora. Por otra parte me ha llamado mucho la atención el comentario de Luis más arriba, hasta hoy nunca había asociado ese tema de Aztec Camera, interesantísima apreciación. Saludos.

Anónimo dijo...

Disculpar por mi ignorancia. Pero, me podríais decir quien es el miembro de Golpes Bajos que aparece a la derecha con tirantes?.
Por favor, necesito saberlo.
Gracias de antemano.

Koniec dijo...

Pablo Novoa. Guitarra y teclados.