sábado, 4 de abril de 2009

Ladies & Gentlemen... The Beatles!!!


He caido en la cuenta de que en este blog sólo he hablado indirectamente de mi grupo musical favorito, los Beatles. Error garrafal, pero comprensible. Llevo años escribiendo en foros de internet sobre ellos, por lo que sobreentiendo que todo el mundo conoce mi pasión por los cuatro de Liverpool. Confesar en primer lugar que he tenido que rehacer este texto varias veces y he eliminado párrafos muy descontento por el resultado. Espero que salga algo presentable después de todo.

Mucha gente se ríe cuando digo que la música de los Beatles cambió el panorama musical mundial hasta nuestros días. Están acostumbrados a escuchar música actual y consideran que las canciones de los Beatles no tiene nada de especial, nada que la diferencie de la música con la que ya están familiarizados. En algunas ocasiones, suenan incluso anticuados. Es necesario ver las cosas con perspectiva y pararse a averiguar cual es la música que se escuchaba por ejemplo en 1962, dos años antes de la irrupción de la Beatlemania en 1964, y situarnos a continuación dos años después de la fecha clave, en 1966. ¿Porque no comparamos dos canciones en concreto, Return To Sender de Elvis Presley (1962) y Tomorrow Never Knows de los Beatles (1966)? Sólo han pasado cuatro años y el salto es abismal. ¿Que grupo musical antes o después que ellos fue capaz de revolucionar la música de su tiempo de una forma tan devastadora? Los ecos de esa revolución aún pueden oirse y, de hecho, la mayoría de los músicos anteriores al aterrizaje de los Beatles en EEUU tuvieron que jubilarse anticipadamente para dejar paso a la nueva ola de grupos que seguían los pasos de los de Liverpool componiendo sus propias canciones.

Los Beatles fueron escuela para todo lo que vino después. La industria discográfica pre-beatle se basaba principalmente en disponer de compositores asalariados que creaban canciones para los interpretes profesionales, generalmente chicos y chicas fotogénicos que daban bien en pantalla. El hecho de que los Beatles compusieran la mayoria de sus temas al igual que Bob Dylan, animo a las nuevos grupos musicales a componer y crear su propio material. En esto de la música siempre hay ciclos y la imagen del creador autodidacta que interpreta sus propias composiciones suele alternarse con la del atractivo solista que se abastece de material ajeno. No hace falta decir con cual me quedaría.

Se han escrito muchos libros analizando la revolución que los Beatles fueron forjando disco a disco durante los sesenta. Si el salto es más que apreciable entre los álbumes Beatles For Sale y Help!, ya no digamos entre el propio Help! y Rubber Soul... o el abismo entre Rubber Soul y Revolver. Sin embargo, los Beatles no fueron un grupo encerrado en su propia música, ellos mismos se describen como los mejores plagiadores de la historia, incorporando ideas ajenas a su música y haciéndolas propias. La sombra de Bob Dylan sobrevuela en albumes como Help! o Rubber Soul y el LSD campa a sus anchas en Revolver o el mítico Sgt. Pepper. La escena músical de los sesenta promovía la sana competencia entre grupos y, dejando a un lado la lucha por el número uno de las listas, todos los músicos influían y se dejaban influenciar en sus trabajos.

Desde la primera hasta la última canción que publicaron se nota la enorme calidad que imprimían a sus trabajos. Llevo muchos años escuchándolos y sus álbumes siguen emocionándome como el primer día. Puedo llevarme meses sin ponerlos en el reproductor, pero siempre están ahí para volver a ellos. Creo que si hubieran aguantado juntos algunos años más, habrían publicado otro buen puñado de obras maestras. Tras la separación del grupo, la propia inercia creativa les hizo publicar grandes álbumes en solitario: George Harrison con su All Things Must Pass, John Lennon con Plastic Ono Band y Paul McCartney con Ram... aún tenían mucho que decir musicalmente.

Creo que sin ellos, no me gustaría tanto la música. Fueron una gran escuela y me rescataron de los 40 Principales. Por entonces no había Internet y conseguir uno de sus discos o alguna fotografía era un logro sin precedentes. Fuí conociéndolos poco a poco, saboreando cada canción que escuchaba por la radio y cada álbum que caía en mis manos. Volviendo la vista atrás, me resulta extraño el enorme interés que sentí por ellos con tan solo 15 años. Llevaba mucho tiempo escuchando música del momento, aquella que promocionaba Fernandisco en su programa matutino del sabado "Del 40 al 1"... ¿Qué hizo que todo cambiara? Nadie de mi familia conocía a los Beatles y sólo disponia de una cassette grabada que me habían prestado con los primeros éxitos del grupo: From Me To You, She Loves You, I Want To Hold Your Hand, etc. Supongo que me pasó lo mismo que a Brian Wilson de los Beach Boys cuando, enrollándose con una chica en el asiento trasero de un coche, escuchó en la radio la canción Yesterday recientemente publicada. Tuvo que dejar todo lo que estaba haciendo hechizado por la preciosa melodía.

4 comentarios:

paul_is_live dijo...

Creo que fue Willie de Ville (o como se escriba) el que declaró una vez que el rock'n'roll murió cuando los Beatles llegaron a USA (que tócate los coj*** Mariloli, a ver qué ha hecho él a la altura de cualquier tema de los fab four). Aparte de ser una mamarrachada totalmente discutible, nos deja muy claro cómo los Beatles supusieron un antes y un después en la historia del rock. Hasta los detractores tienen que admitir que hicieron raya.

Sinceramente, e intento ser lo más objetivo posible, en mis humildes conocimientos musicales no alcanzo a ver otro músico/grupo/fenómeno musical de talla comparable. Ni siquiera Dylan o Bowie, y por supuesto los Stones están bastante más lejos de lo que se suele decir. Led Zeppelin no iban mal encaminados pero tampoco... Puede que tan solo Elvis esté en la misma categoría.

Los Beatles seguramente no inventaron nada, pero supieron absorber lo mejor de la música (y de la época), mezclarlo con sabiduría, interpretarlo con talento, y vendernoslo como unos genios. Su sombra es alargada aún hoy. En ese sentido el prólogo de la reedición de la biografía de Hunter Davies es poco menos que escalofriante: cómo, cuarenta años después, los de Liverpool siguen siendo referente musical, influyen en cantidad de grupos y canciones, siguen vendiendo millones de discos al año, siguen siendo objeto de los más variados estudios, artículos, libros...

Manuel J dijo...

Lo de "tocate los cojones Mariloli" lo digo casi todos los días en el trabajo desde que he descubierto que hay fans del "Contigo no, bicho" XD

Pensamos igual, como no podía ser de otra manera. Gracias por el comentario ;)

Kinezoe dijo...

Es curioso observar cómo en tu pasión por los Beatles puedo ver un fiel reflejo de la que yo sentí por Queen años atrás. Incluso nos empezamos a aficionar a la misma edad... Jejeje...

Saludos! ;)

PPK dijo...

Firmo todas y cada una de tus palabras. Yo, que trabajo en un instituto, hago bolos de vez en cuando y doy charlas sobre los chicos de Liverpool. Suelo empezarlas, sin decir nada, con una escucha de "Love me do", y justo después pincho "Helter Skelter". Después pregunto: ¿es el mismo grupo en las dos canciones?
Pretendo demostrar, como tú dices, quién ha revolucionado, no cambiado, la música popular de esa manera tan bestial en tan solo 7 años. NADIE.